Miraron equí

25 sept. 2012

DOS POEMES DE VINCENZO CARDARELLI


VINCENZO CARDARELLI (1887-1959)
  
     A primeros del sieglu XX, en Roma, mientres los poetes vanguardistes llevantaben la voz pa facese oyer y gritaben unes consignes que non siempre yeren a entendese, un poeta solitariu y austeru, doce años más nuevu qu’Antonio Machado, taba empeñáu en caminar contra la moda esperimentalista. Llamábase Nazzareno Caldarelli, fíu de madre soltera y con un defectu nel brazu isquierdu que lu marca de nenu. Yera del Lazio italianu (naciera en Tarquinia), y a los diecisiete años escapa a rodar pel mundu, con una formación autodidacta y un ideariu socialista, a trabayar nos más variaos oficios hasta terminar dedicándose al periodismu en Roma. Mantuvo una relación sentimental cola escritora feminista Sibilla Aleramo, en terminando la cual (1912) acentuóse la so tendencia a la soledá.

Vincenzo Cardarelli
     A partir de 1919, cuando dirixe la revista La Ronda, afonda na idea de refugar l’irracionalismu de D’Annunzio y les vanguardies, proponiendo una vuelta a la modernidá de la tradición. Leopardi ye pa él, que yá firma Vincenzo Cardarelli, el modelu a siguir, como tamién lu seríen Baudelaire o Nietzsche. Los temes principales de la so poesía van ser les alcordances, el desapegu, les despidíes, el pasu del tiempu que marquen les estaciones, la soledá o la muerte, nun tonu racional, pesimista y meditativu, anque serenu y resignáu. Pero lo verdaderamente orixinal, lo que creó un estilu cardarelianu, foi que consiguió comunicar, coles palabres cotidianes, el sentíu melancólicu de la vida. Colos años la so tendencia a la soledá foi acentuándose, y asina muerre, solu y probe, en Roma. Quixo que lu enterraren en Tarquinia, frente a la Civita etrusca.



NUECHE DE LIGURIA

Lenta y rosada sube dende’l mar
la nueche de Liguria, perdición
de corazones amantes y coses lloñanes.
Les pareyes espacien nos xardinos,
les ventanes enciéndense una a una
como munchos teatros.
Na bruma sepultáu arreciende’l mar.
Les igresies na oriella semeyen naves
que fueran a zarpar.



EL PASÁU

Los recuerdos, solombres llargues
del nuesu breve cuerpu,
zalegos de muerte
que dexamos viviendo,
avesíos y duraderos recuerdos,
velequí qu’aparecen:
señaldiosos y mudos
pantasmes qu’aballa un fúnebre vientu.
Yá nun yes otra cosa qu’un recuerdu.
Na mio memoria tas muerta.
Puedo dicir agora
que me perteneces
y que dalgo ente nós pasó
irrevocablemente.
¡Acabó too tan rápido!
Urxente y leve
el tiempu apiónos.
D’instantes fugaces texí una historia
zarrada y triste.
Habíamos saber yá que l’amor
la vida quema y fai que’l tiempu esnale.





21 sept. 2012

UNA VISIÓN ASTURIANA DEL MUNDU


Refraneru asturianu
Xuan Xosé Sánchez Vicente – Xesús Cañedo Valle
Uviéu, Trabe, 2012

     Depués de cuatro décades de trabayu continuáu y provechosu, tán claros los temes qu’interesen a Xuan Xosé Sánchez Vicente como investigador de la cultura asturiana: la lliteratura, la llingüística, la mitoloxía y la paremioloxía o ciencia qu’estudia los refranes. En cada una d’estes disciplines la so contribución ye siempre extraordinariamente rica, ofreciendo en toes elles conocimientu, capacidá d’análisis y relación y agudeza interpretativa. Pa los casos de la mitoloxía y de la paremioloxía vien asociándose con Xesús Cañedo Valle nuna colaboración que fructifica de nuevu nel llibru que nos ocupa: Refraneru asturianu.
     Baxo esti títulu vuelve a reeditase’l de 2002, ampliándose nesta ocasión hasta los 4033 refranes, cifra qu’impresiona tovía más si se tien en cuenta que frente a trabayos anteriores d’otros recopiladores, los autores procuren evitar la repetición de refranes que nun presenten otra diferencia que les variantes dialectales o morfolóxiques, apostando (como ye habitual nes sos obres) pola normalización llingüística.
     Lo que más crez nesta edición ye la parte que se dedica al estudiu de los refranes. Asina, publíquense les notes que yá se topaben na edición anterior sobre tipos, formes d’expresión, asturianidá o significación social de los refranes, igual que les que dediquen a la paremioloxía del cuerpu, la enfermedá y l’alimentación, pero añádense otros trabayos bien interesantes: un repás actualizáu sobre la bibliografía asturiana del tema y delles consideraciones sobre «problemes y retos futuros» qu’abre’l debate sobre lo que ye un refrán (y contribuyo yo comentando que María Josefa Canellada nos sos estudios sobre’l refraneru español nun consideraba refrán los refranes-cantares compuestos por cuatro miembros o versos) y lo qu’ha entendese por refrán asturianu: tamos d’alcuerdu colos autores con que la llingua (“más o menos culta, más o menos amestada”) sirve pa delimitar l’asturianidá. ¿El marcu xeográficu o referencial tamién, como proponen? Yo nun dexaría fuera d’un recopilatoriu asturianu paremies como «Si España qu’españe» o «Madrí, yá t’oyí».
     Como na edición del 2002, el corpus de refranes preséntase clasificáu por temes: el llabor, el mediu material, el cuerpu humanu, el carácter, comportamientu, sociedá y lo que los autores llamen pescudamientu del mundu, quier dicise, la indagación sobre él. Cadún d’estos apartaos preséntase tamién subdividíu y, por último, los refranes ordénense alfabéticamente. Sánchez Vicente y Cañedo Valle fain un vaciáu de los trabayos que s’ocuparon nos dos últimos sieglos de los refranes asturianos incorporándolos al llibru, pero nun renuncien al trabayu de campu, anotando los qu’oyen. Esta nueva edición mantién la magnífica novedá de l’anterior, un utilísimu índiz alfabéticu de les palabres que podemos alcontrar nos refranes recopilaos, que permite al investigador y al simple curiosu localizar rápidamente aquellos que lleven el términu qu’interesa.



19 sept. 2012

NOTICIES DE PORTUGAL


TRES POEMES DE LUÍS FILIPE PARRADO

     Esta entrada debería ser un reflexión sobre la casualidá. Sobre la manera en que llegas al mesmu sitiu dende distintos puntos de partida ensin saber por qué camín tas diendo. Esi llugar llámase Luís Filipe Parrado, un poeta portugués que descubrí llexando per internet y que llamó la mio atención hasta’l puntu de que traduxe dellos poemes suyos al asturianu, esa manera que tengo de lleer con procuru aquello que m’interesa especialmente. La poesía de Parrado, reflexiva, doméstica, orixinal y sabia, resultaba cercana y d’enorme llamamientu pa min. Pensé que nun próximu viaxe a Portugal tenía que me facer col so llibru, Entre a carne e o osso (Lingua Morta, 2012).

Luís Filipe Parrado
     Pero otra vuelta la casualidá crucióse pel camín. Hai un par d’entraes, nesti mesmu blog, daba cuenta  d’una páxina portuguesa, Do trapézio, sem rede, onde se podía alcontrar muncha poesía del mundu traducida al portugués por LP, dellos asturianos ente otros autores. Desveláu’l misteriu d’eses iniciales, el responsable, la persona qu’emprestaba atención a la poesía n’asturianu (tamos tan poco avezaos a que nos escuchen fuera de casa) yera Luís Filipe Parrado. De les tres traducciones que publico darréu, les dos primeres son poemes que pertenecen al llibru yá mencionáu, Entre a carne e o osso; el terceru ta sacáu d’internet.


ABOMINACIÓN

Per un momentu parezte posible
un sentíu pa la vida. Despiertes un fíu,
baxes les escaleres, andes les cais pesllaes
al tráficu de la memoria, les máquines
en movimientu trabayen con escasu esplendor.
Y notes que cuerpu y piel coinciden,
que les vértebres de los caballos sostienen
l’aire, que nel vasu quedó una borra del vinu
que te traxeron amigos que yá nun tán contigo.
Pero nesa traza de lluz darréu vuelve l’abominación
de la costume, y tu sientes el xelu de los sueños,
el ferruñu de los llibros llenos de cuspia, l’ascu
y la sospecha fixaos con plombu a la repisa
de los tos güeyos negros que nun van entender
enxamás cómo, dacuando, pudisti escribir
la palabra vida depués de la palabra sentíu.


CON UÑES Y DIENTES

Tar vivu
ye abrir un caxón
na cocina,
garrar un cuchiellu de mangu negru,
pulgar una naranxa.
Vivir ye otra cosa:
dexes el caxón zarráu
y arránqueslo too
con uñes y dientes,
el sabor amargo del pulgu,
de tan duce,
nun lo escaeces.



NA ASSEICEIRA, LLEENDO SOBRE LA VIDA Y LA OBRA DE PAUL GAUGUIN

La lluz de finales d’agostu depicua sobre
la terraza d’esta casa en pueblu
onde lleo que

el pintor Paul Gauguin
safóse de les obligaciones familiares
abandonando muyer y fíos

pa poder viaxar pelos Mares del Sur
y «persiguir el so arte».
En lleendo estes palabres

alzo los güeyos de la páxina 57
y veo enfrente mío
el báramu de cuervos posáu

nos gordos cables de la lluz,
la llanera del cielu, la tierra de maíz
más estensa de la contorna

onde s’escuenden los mios fíos
ún del otru, y los dos de min.
Pa Gauguin, volviendo a la llectura,

la llamada de la creación,
l’amor profundu pola pintura
falaran más alto que la prosa

de la esistencia pequenu-burguesa
na segunda mitá del ochocientos,
motivu que lo condució al refugu

«de los deberes convencionales
pa cola familia»,
definitivamente dexada atrás.

Pero, ainda sorrayando frases clares,
nun se vuelve evidente pa min
si’l pintor fexo lo «que sintió

que tenía que facer p’algamar
el so más altu grau de excelencia personal»
y, d’esta miente, facer manda a los homes

«del frutu del so arte»
(como argumenten Shai Biderman
& Eliana Jacobowitz)

o si, más exasperadamente
de lo que pueda parecer,
la pintura foi la tabla de salvación,

l’últimu recursu pa escapar
de la llamuerga (otros van dicir del infiernu)
de la vida conxugal, en Copenhague,

con Mette Sophie Gad y cinco nenos.
Tocante a mi,
prestábame desfacer la dulda

y siguir cola llectura,
de magar, en pueblu,
el sol de finales d’agostu dílese

per detrás del teyáu de la casa
y la nueche va arramando un aire frescu
que fai prácticamente imposible


l’actu de lleer.
Yá cásique a ciegues
lléguenme, entá, los gritos de los fíos,

nayundes,
y la voz de la mio muyer diciendo
qu’hai que poner la mesa pa la cena.

Por eso,
porque nun tamos en Taití
nin nel sieglu XIX

nin yo soi’l famosu pintor primitivu
modernu Paul Gauguin,
marco la páxina, piesllo’l llibru

y llevanto
pa tresnar los platos y cubiertos.
El poema, perdonen, tien qu’acabar equí.






18 sept. 2012

LA VOZ DE LA TIERRA


Queixas, conxuros ya poemas gráficos d’un tiempu que foi
Naciu ’i Riguilón
Edición bilingüe asturiana y castellana
Uviéu, Trabe, 2012

     Aprovecha Naciu ’i Riguilón (Mual, Cangas del Narcea, 1962) los títulos de los tres llibros diferentes que formen esta entrega pa componer, sumando, el del volume nel que los publica agora Trabe nuna edición mui curiada y oportuna. Na solapa avísennos de que tamos delantre de la poesía completa d’esti activista cultural, aficionáu a los estudios etnográficos y, a lo menos nuna etapa de la so vida, un dibuxante mui estimable, anque desconozo si sigue cultivando esta faceta artística. Suel dicir la crítica, mui gráficamente, que la poesía asturiana de los años ochenta punxo esta lliteratura n’hora pel meridianu de la poesía peninsular, pero cuando se diz suelen dexase de llau propuestes poétiques daquella en marcha, como esta de la que falamos equí, que se movía entós y agora a contracorriente.
     L’impulsu creativu de Naciu ’i Riguilón («Naciu de casa Riguilón» quier dicir el so alcuñu) naz de la idea de perda, cuando’l poeta se da cuenta de que’l mundu nel que vivió hasta la so xuventú, na alta montaña canguesa, ta condenáu a desaparecer. «Queixas ya conxuros», la primer parte, empieza siendo una llamada d’atención a los sos paisanos (“Cúmu despertavos/ la concencia”), énte’l fechu constatable de que toa esa cultura, arreyada a les palabres que conformen el llinguaxe del poeta, camina hacia la desaparición. Na so ayuda invoca a un personaxe míticu, el bardu Xalabam (que toma emprestáu de la poesía de Roberto González-Quevedo), pa que dea vida a esos pueblos qu’esmorecen, los que conformen el territoriu tamién míticu de Pesicia, la tierra onde se fala asturianu occidental.
     Los «Poemas gráficos» son un conxuntu de 55 dibuxos de llinia clara, esquemáticos, que representen homes y muyeres moviéndose de manera expresiva. Básta-y el trazu que marca’l contornu pa captar l’estáu d’ánimu de cada figura, nuna obra personal y llamativa. Dalgunos d’estos dibuxos aparecieron en 1987 ilustrando’l númberu 3 (especial nueva narrativa asturiana) de la revista Adréi
     La tercer parte del llibru, «D’un tiempu que foi», abandona con cierta resignación la llamada angustiosa de la primera pa facer una propuesta más intimista, celebrando l’amor y los recuerdos, anque ensin dexar de compartir l’escenariu de «Queixas ya conxuros». Hai dalgo na poesía de Naciu ’i Riguilón que recuerda la cenciellez creativa del primer Uxío Novoneyra, el poeta gallegu del Caurel: la busca de la pureza de les palabres, l’aprehensión de les coses con solo nomales, l’austeridá expresiva... Lo que los separa ye la importancia que da Riguilón al paisanaxe frente al paisaxe del gallegu: el sentimientu cósmicu y telúricu col que Novoneyra interpreta’l so mundu nun tien sentíu, na obra del asturianu, si se prescinde del ser humanu que da voz a les palabres de la tierra.