Miraron equí

12 oct. 2012

ENRIQUETA GONZÁLEZ RUBÍN


UNA NOTA SOBRE ENRIQUETA GONZÁLEZ RUBÍN
  
     Nun-y gustaba a Julio Somoza’l llibru compiláu por Protasio González Solís en 1890, Memorias asturianas, nel que quedaben recoyíos artículos, poemes, narraciones y dellos textos más publicaos pel sieglu XIX nel Faro Asturiano y n’otros periódicos de la época. Escribió nel so Registro asturiano:
“Forma una pirámide de papel, y es un mamotreto aparatoso, constituyendo una espantable compilación de artículos soñolientos, pesados, farragosos, y de relleno, publicados en El Faro Asturiano y otros diarios ovetenses, en el período de 1854 á 1868, y que tenían por máxima suprema, servir á todo trance al público, una ración cumplida de galeradas, hasta dejarle ahito”[1].
     Ye verdá que’l llibru Memorias asturianas[2] resulta avalumáu: cásique mil páxines en foliu de lletra apretao. Cuando Julio Somoza se quexaba d’esta edición, enantes de 1926, l’accesu a la prensa asturiana del sieglu XIX había ser tovía posible, pero de magar 1934, cuando a resultes de la Revolución d’Ochobre quema la Universidá d’Uviéu y con ella la so biblioteca, que funcionaba como hemeroteca asturiana, la riqueza y variedá de la prensa asturiana decimonónica pasó al territoriu de lo mítico: acceder materialmente a exemplares de la época ye una xera difícil, cuando non imposible. Un llibru como’l de Protasio González Solís rescató pa nós una parte a lo menos de lo que publicaba aquella prensa. Ente más coses, una amuesa esencial de la obra d’Enriqueta González Rubín.

Falsu retratu d'Enriqueta González Rubín
que circula per internet
     Esta muyer de Ribesella aprucía pa nós hasta hai mui poco como la más tapecida d’ente los escritores asturianos. Nin conocíemos la so biografía nin teníemos más obra que la que nos apurría González Solís[3]. Nos estudios que dedicamos a la lliteratura asturiana intentamos llamar l’atención sobre ella, ocupándonos en 1989 de reivindicala como narradora[4]. Tamién avanzamos daqué nel conocimientu de les llendes nes que se movió la so vida cuando precisamos per primer vez la so fecha de nacencia, que tuviera llugar el 17 d’abril de 1832 en Santianes de l’Agua, o el datu de que fuera madre soltera con ventidós años[5]. Más tarde completó la so peripecia vital Juan José Pérez Valle[6], polo que pudimos saber que morriera, con cuarenta y cinco años y seis fíos vivos, el 9 de payares de 1877.
     Sicasí, siguíamos ensin ser a desvelar otres zones escures. Por exemplu, na biografía d’esta autora, Constantino Suárez dexaba apuntao[7] que publicara en 1875 el volume Viaxe del Tio [sic] Pacho el Sordo [sic] a Uviedo, una obra que naide más citaba, nin Fermín Canella, nin Fuertes Acevedo, nin Julio Somoza..., de la que nun se daba cuenta de niún exemplar en ninguna biblioteca asturiana o de fuera. Na so busca atopamos una curiosa edición, Junto al Sella, publicada en Cuba en 1929[8], que se limitaba a recoyer la obra de González Rubín publicada por Protasio González Solís. Nin un datu más, nin una referencia al Viaxe o a manuscritos: de dalguna manera, una y bones muerre González Rubín o el so vilbu, Juan Echevarría, que lo fai en 1881, quedara rotu’l filu familiar y los descendientes d’esta autora que sienten dalgún interés pola so obra nun tienen accesu a otros textos que los conocíos por mor de les Memorias asturianas. Los intentos a lo llargo del sieglu xx de Gonzalo de Palacio, nietu d’Enriqueta González Rubín, de localizar otros escritos de la güela o dalgún exemplar del Viaxe resultaron infructuosos, según testimoniu de la so vilba Mercedes C. de Palacio[9]. Pero hacia 1912 Alfonso Camín publicara na ciudá de Cienfuegos, Cuba, a lo menos un fragmentu del Viaxe, dientro de la so revista Tierra Asturiana[10].
Casa natal d'Enriqueta González Rubín

     Nel añu 2007 aparez en Llanes, por fin, un exemplar del Viaxe del Tiu Pacho el Sordu a Uviedo[11]. Failo como correspuende al arniu de misteriu qu’arrodió siempre esti llibru: l’investigador llaniscu José Antonio Anca tópalu na biblioteca que fuera propiedá de la familia Sánchez Ezquerra, del Palaciu del Cuetu de Llanes, dientro d’un tomu d’historia editáu en 1875. El llibru asturianu ye una edición cenciella, en cuartu, de venticuatro páxines, impresa en 1875 por Eduardo Uría nos talleres que tenía na casa númberu 3 de la cuesta la Noceda, n’Uviéu. El nome de l’autora nun figura na portada del exemplar que nos llega, sinón al final del textu, que ta dividíu nun prólogu (“A los asturianos de aquí y de l’otra banda del mar”) y tres nueches que se correspuenden con tres etapes de la narración del viaxe a Uviéu del tíu Pacho. Esta obra ta escrita en clave d’humor, a la manera de la Relación de un aldeano...[12], enfrentando al home de pueblu a los vezos y curiosidaes de la ciudá. Pero nun ye ensin más un humor inocente, sinón mui a menudo crítico o, como diz Patricio de la Escosura na noticia que da del llibru (y que reproducimos más abaxo), “cáusticu”. Ente broma y broma, son munchos los pasaxes qu’apunten claves polítiques y sociales que nos cuesta entender dende la perspectiva actual. D’un llau, resulta suxerente qu’esti llibru s’edite na imprenta d’Eduardo Uría Rea, periodista afectu a la política republicana[13], y per otru llau que l’añu d’edición seya’l de 1875. Nesi momentu, fracasada la I República pol golpe d’Estáu del Xeneral Pavía del añu anterior, regresa a España Alfonso XII, empieza a redactase’l proyectu de Constitución que s’aprobaría en 1876 y sigue tovía la guerra carlista. A dalgunos d’estos episodios pue que se refiera Enriqueta González Rubín cuando fala de los “faciosos” o de les “costituciones”; esi aparente carácter políticu podía ser una de les razones probables qu’axudaría a esplicar el raru ocultamientu d’esti llibru que, hasta la referencia bibliográfica de Constantino Suárez, naide parez que lu cite n’Asturies.
     Quien sí da noticia de la publicación ye l’escritor nacíu n’Uviéu Patricio de la Escosura, que mantenía nel periódicu El Imparcial de Madrid una sección titulada “Bibliografía”, onde publica baxo l’epígrafe “Acuse de recibo a una dama” la siguiente nota:
Patricio de la Escosura
“Agradezco aquí rendidamente á  la señora Enriqueta G. de Rubín, á quien personalmente no tengo la honra de conocer, el favor que me ha dispensado enviándome desde Asturias un ejemplar del curioso y entretenido folleto, que muy bien escrito en el dialecto Bable (asturiano), acaba de publicar en Oviedo con el título de Viaxe del Tiu Pacho el sordo a Uviedo.
Oriundo de la capital del Principado de Asturias, donde nació mi padre y están enterrados mis abuelos; diputado á Cortes alguna vez por aquella provincia y teniendo todavía en ella parientes muy cercanos, naturalmente cuanto de allí procede, no puede menos de interesarme, y tiene derecho á mi atención privilegiadamente.
Esté, pues, segura la ingeniosa autora de Viaxe del Tiu Pacho de que no tardaré en dar cuenta a los lectores del Imparcial de su discreta y á veces cáustica producción literaria: pero mientras el momento de hacerlo así llega, he creido de mi deber acusarle recibo del folleto, y ofrecerle este testimonio de mi agredecimiento y consideración respetuosa”[14].

     Pal añu 2009 ta previsto dedicar la XXX Selmana de les Lletres Asturianes a Enriqueta González Rubín. Amás d’otros llibros, como una edición facsimilar del Viaxe, los llectores asturianos vamos tener la posibilidá d’acceder a tola obra localizada d’esta autora, editada baxo’l curiáu de Taresa Fernández Lorences[15]. A los textos conocíos y recoyíos en Memorias asturianas, y al recientemente aparecíu y yá citáu Viaxe del tiu Pacho, xúntase agora un poema en castellanu inéditu y manuscritu, “A Lala. Cuento de miedo, dedicado a Fermín Canella que debe ser miedoso”, guardáu ente los papeles de Fermín Canella que conserva la familia Tolivar Alas[16].
Portada interior
     Va ser una bona manera de rindir tributu a esta escritora del sieglu xix, muyer d’amplia formación, periodista, narradora, poeta, qu’escribía con igual procuru n’asturianu qu’en castellanu y qu’inaugura pa la so llingua llariega’l xéneru novelísticu. Abonda con enumerar estes xeres públiques nuna época na qu’a la muyer (y tovía más a la que vive nun pequeñu pueblu del oriente d’Asturies) se-y asignaba namás dalgún protagonismu nel ámbitu de lo privao, pa decatase de que la so vocación lliteraria y dalgunos episodios de la so vida seguro que dieron muncho que falar. Enriqueta González Rubín, y esta pue ser la segunda razón pa que’l Viaxe desapareciera, nun respondía al modelu domésticu que la sociedá de la época proponía pa la muyer (nun parez que fuera obediente nin sumisa), pero sí participa de los rasgos que caractericen la vida d’otres muyeres “lliterates” del so tiempu: pertenez a una familia pudiente, recibe dalgún tipu d’educación que-y permite tar al tantu de les novedaes lliteraries, axuda colos sos ingresos a una maltrecha economía familiar, tien amores desgraciaos y un matrimoniu que, según testimonios contemporanios, nun-y dio la felicidá. Aprovecha la creciente industria periodística del sieglu xix pa difundir los sos escritos. De la obra que-y conocemos hasta agora podemos concluir que nun parez que punxera en cuestión de manera radical el modelu de normes sociales y culturales qu’impedía a la muyer desendolcar una actividá profesional o intelectual, pero yá reflexiona sobre los dos grandes temes del feminismu decimonónicu: la educación de les muyeres (insiste na necesidá de que la muyer reciba instrucción, na idea de qu’ello-y pue permitir educar meyor a los fíos y nun ser un obxetu decorativu al llau del home), y la “sororidá” o solidaridá ente muyeres: llevanta la so voz siempre que dalgún periodista desamerita’l llabor o los conocimientos de la muyer humilde, consciente de que’l trabayu femeninu se desendolca sobre too en casa, ensin que naide lu valore. Escribía en 1865:
“Es más fácil ser célebre escritora, que tierna esposa; buena madre, hija respetuosa y cariñosa hermana. Las coronas de laurel que alfombran el camino de la primera, la compensan de sus fatigas; pero la mujer fuerte de la Escritura vive y muere desconocida, y sólo Dios ciñe á su generosa frente la aureola de la gloria”[17].
Ribesella, a finales del sieglu XIX
     En definitiva, cuando nos referimos a Enriqueta González Rubín tamos falando d’una de les escritores del so tiempu que se mueve, n’asturianu y en castellanu, na vanguardia de la conquista del espaciu públicu pa la muyer. Una pionera que nun tuvo siguidores n’Asturies: nin creó escuela como brillante narradora asturiana, nin toi en que la creara tampoco na defensa de los derechos de la muyer. Resultaba, como muyer, como progresista, como escritora n’asturianu, más cómodo echala n’olvidu qu’intentar entendela o explicala.

[Artículu publicáu na Revista de Filoloxía Asturiana, volume 6/7/8 - Años 2006/2007/2008, Uviéu, Alvízoras/Trabe. Páxs. 487-493]



[1] Julio Somoza, Registro asturiano de obras, libros, folletos, hojas, mapas, y ediciones varias, exclusivamente referentes al Principado, que no se hallan en bibliografías anteriores, Oviedo (Centro de Estudios Asturianos), 1926, páx. 197.
[2] Protasio González-Solís y Cabal (rec.), Memorias asturianas, Madrid (Imprenta de Diego Pacheco Latorre), 1890.
[3] Las citadas Memorias asturianas son la fonte de la que nacen toles publicaciones qu’editen a lo llargo del sieglu xx obra d’esta autora, ente elles Enriqueta González Rubín, Collaboraciones periodístiques, Uviéu (Academia de la Llingua Asturiana), 1992, que recueye “Una boda por amor” y “Un indianu como hay pocos”, los dos relatos n’asturianu que conocíemos.
[4] Antón García, “Esa narrativa que nos vien”, Orbayando, 2, Xixón, marzu-abril 1989, páxs. 23-26.
[5] El cuentu asturianu (1860-1939). Edición d’Antón García, Uviéu (Trabe), 1992, páx. 28.
[6] Juan José Pérez Valle, “Una riosellana olvidada: Enriqueta González Rubín”. La Plaza Nueva, 22, Ribadesella (Asociación Cultural Amigos de Ribadesella), noviembre 2006, páxs. 63-67.
[7] Constantino Suárez, Escritores y artistas asturianos. Índice bio-bibliográfico. Edición, adiciones y prólogo de José María Martínez Cachero. Tomo IV, G-K, Oviedo (IDEA), 1955, páx. 379.
[8] Enriqueta González del [sic] Rubín, Junto al Sella. Prólogo de Ricardo A. Casado, Habana (La Casa Fouce), 1929. La edición, según se diz nel prólogu, constaba de cien exemplares y féxola Rogelio Echevarría, fíu de l’autora. Pudimos consultar el negativu que se guarda na “Cuban Heritage Collection” de la Universidá de Miami (EE XX), ente los papeles de Gonzalo de Palacio, nietu periodista d’Enriqueta González Rubín.
[9] Corréu electrónicu del 28 de payares de 2007 con Esperanza Bravo de Varona, directora de la “Cuban Heritage Collection” de la Universidad de Miami.
[10] Tenemos un recorte, páxines 11 y 12, d’un exemplar non identificáu d’esta revista que reproduz l’empiezu de la narración; desconocemos si llegó a publicase entera. Tierra Asturiana nun figura ente la relación de revistes asturianes que circulen nos repertorios hemerográficos. L’únicu datu dalgo concretu que topamos ta sacáu de Jorge Domingo Cuadriello, Los españoles en las letras cubanas durante el siglo xx. Diccionario biobibliográfico, Sevilla (Renacimiento), 2002, páx. 255, onde diz: “Tierra Asturiana. (Cienfuegos) Revista surgida en octubre de 1912. Dtor-Fundador: Alfonso Camín. Col: Hilarión Cabrisas y publicó poemas del Dtor. Estuvo dirigida a los asturianos de esta localidad y no disfrutó de larga vida”. Pela nuesa parte sabemos que tamién publicó obra de Pachín de Melás y de Ramón Huerta Posada.
[11] Enriqueta González Rubín, Viaxe del Tíu Pacho el Sordu a Uviedo. Oviedo (Imprenta de Eduardo Uría), 1875.
[12] Relación de un aldeano llamado Francisco Fernández por mote de la Candonga (1837). Edición, entamu y notes d’Álvaro Arias Cabal, Uviéu (Academia de la Llingua Asturiana, Cartafueyos de lliteratura escaecida, 12), 1996.
[13] A. García Oliveros, La imprenta en Oviedo (Notas para su historia), Oviedo (IDEA), 1956, páx. 126.
[14] El Imparcial, Madrid, 20 de septiembre de 1875. Agradezo esta nota a Juan Carlos Villaverde Amieva.
[15] Son tres les publicaciones que’l Principáu d’Asturies tien previsto facer por mor de los homenaxes d’esta Selmana de les Lletres Asturianes: Enriqueta González Rubín, Obra completa. Introducción, edición y notes de Taresa Fernández Lorences. Enriqueta González Rubín, Viaxe del tíu Pacho el Sordu a Uviedo. Facsímil de la edición de 1875 con prólogu de Taresa Fernández Lorences. Guadalupe Valdés y M.ª Jesús Villaverde (coords.) Enriqueta González Rubín, el sinciu d’una escritora del xix.
[16] Agradezo la referencia a M.ª Jesús Villaverde Amieva.
[17] Protasio González-Solís y Cabal (rec.), op. cit., páx 470.








11 oct. 2012

UN POEMA DE JORDI LLAVINA N'ASTURIANU


Jordi Llavina n'Uviéu, na Plaza Porlier,
retratáu por Jesús Díaz


MESA PROPIA

La mesa ye fría y enfría les manes.

Enantes había nella un fruteru
llenu mazanes verdes y llimones.
Debaxo d’él, un esmaltáu tapete.
Tamién topabes tres o cuatro veles
qu’ella prendía delles nueches.
Redondes como un nieru,
caduna guardaba un biltu de fueu
que, anque enxamás crecería, mancaba.
Xunto a la cera, diba la llapina
fundiendo endientro aquella forma íntima.
Hasta que solo quedaba la imaxe,
recoyida nun platu,
d’unos cachos de nieru revueltos col xelu.

Ella marchó colos adornos
–la tela, la cera nuevo, el fruteru–.
Comió la fruta
y namás dexó lo que yera tuyo.

Güei, al poner les manes
sobre la mesa de nogal desnuda,
quies entender una llección del fríu:
como si árboles que la corta escueye
nos fixeran tiritar depués d’años.



10 oct. 2012

LLETRES ASTURIANES


Al rodiu de la poesía ilustrada
33ª Selmana de les Lletres Asturianes
Edición de Javier González Santos y Juan Carlos Villaverde Amieva
Uviéu, Principáu d’Asturies, 2012

     Un terciu de sieglu cumplió nesti 2012 la celebración de les Lletres Asturianes, desque se punxo en marcha en 1980 con un recital de poesía. Dende 1989 (cuando se cumplía’l sieglu y mediu de l’antoloxía de Caveda) vien dedicándose a recuperar la vida y la obra de dalgún autor antigu o modernu, Caveda’l primeru. De Marirreguera a Xosé Antonio García, con paraes en Xosefa de Xovellanos, Acebal, Enriqueta González, Pepín de Pría, Fernán-Coronas, Canellada o María Teresa González (por citar dalgunos), tamién hubo selmanes dedicaes a la poesía, la narrativa y el teatru actuales. Esti 2012 permitiónos recobrar a dos poetes ilustraos, Benito de l’Auxa y Antón Balvidares. Al tomu que recueye la so poesía xuntóse otra edición conmemorativa que, como suel ser habitual, regalen les llibreríes asturianes el día de les Lletres.
     Al curiu de Javier González Santos y Juan Carlos Villaverde Amieva, el «llibru regalu» d’anguaño, Al rodiu de la poesía ilustrada, sintetiza con escelencia la ilustración asturiana, repasando la sociedá d’aquel tiempu (Lucía Fernández Secades), la economía (Joaquín Ocampo), los personaxes que protagonicen la historia (Santos Coronas), la ilesia (Juan José Tuñón), la llingua (Xuan Busto, documentáu y d’especial interés), la lliteratura (Marta Mori), l’arte y l’arquitectura (González Santos), la talla de madera (Gerardo Díaz), pa terminar Francisco Crabifosse reclamando, a partir de lo yá fecho, otra manera de mirar el sieglu de les lluces asturianes. Tolos artículos comparten rigor y amenidá, proponiendo al llector un averamientu al estáu actual de los estudios sobre esos diversos campos.
     Con too, ye posible que’l mayor valor d’esti tomu tea nes ilustraciones qu’acompañen a los textos, grabaos d’época, semeyes antigües de monumentos o edificios, planos y mapes, galería de personaxes, fotografíes de pintures desaparecíes na guerra civil... A la calidá de les reproducciones, feches sobre orixinales, súmase la precisa identificación de la procedencia y, si ye posible, de la so autoría, polo que’l llibru conviértese nuna guía indispensable de la iconografía del periodu. 
     Dende Política Llingüística yá s’anunció va poco un cambiu de formatu pa les siguientes celebraciones de les Lletres Asturianes, tovía ensin concretar. Habrá qu’esperar eses novedaes, pero da la impresión de que’l modelu actual de recuperación d’autores y edición de llibru sobre la época nun ta agotáu, cuando queden tovía tantos escritores interesantes, yá fallecíos, por investigar y publicar con rigor (por exemplu, Bernaldo de Quirós, González-Villar, Domingo Hevia, Fabricio, Albuerne, Matías Conde, Ánxeles López Cuesta, Nené Losada, Eva González, Nel Amaro, Xosé Álvarez, la lliteratura infantil y xuvenil o l’ensayu). Les Lletres Asturianes, una fecha asentada nel calendariu de celebraciones, nun había dexar de ser la referencia lliteraria anual de la llingua asturiana, l’homenaxe a los nuesos creadores.




9 oct. 2012

VALTABOLOS Y PASABOLOS


Atles de los bolos asturianos
Carlos Suari
Xixon, Suburbia, 2012

     Carlos Suari (Avilés, 1982), llicenciáu en Ciencies de l’Actividá Física y del Deporte, recuerre Asturies nesti Atles de los bolos asturianos observando cómo se practica o practicaba esti xuegu, y traza un mapa bien interesante de los distintos estilos qu’aportaron hasta güei o hasta ayeri. La parte principal del llibru ta dedicada a presentanos, en fiches, les modalidaes bolístiques que topó, con una detallada información: la localización xeográfica, los conquibos colos que se xuega y que nos ofrez dibuxaos, cómo se practica, tipu de bolera y el nome que reciben les partes que tien, si participen homes o muyeres, si ye tradicional o sintética (moderna), federada o non, númberu de practicantes o d’informantes potenciales, vitalidá, espectatives de futuru y si cuenta con midíes de salvaguarda. Rexistra 43 modalidaes, de les mui conocíes (la cuatriada, el bolu palma...) a otres que son verdaderes reliquies, por exemplu’l pasadiez o’l cuatrín como en Cuideiru, un xuegu que yá nun tien practicantes y que yera, curiosamente, d’esclusividá femenina nuna actividá na que la participación de les muyeres solía ser minoritaria hasta hai poco.
     Por si nun fuera suficiente con esti trabayu de campu que nos regala, l’atles ábrese con un completu averamientu teóricu al xuegu de los bolos, tanto no que tien de práctica (tirar los bolos y sumar puntos pa ganar) como d’elementu cultural asturianu, onde Suari trata de manera concisa, pero con rigor espositivu y capacidá de síntesis, los principales aspectos que tocan a esti entretenimientu social qu’agora yá ye un deporte: les families bolístiques, les zones onde se practiquen, la suerte que cuerren, les sos llendes históriques y xeográfiques, la llingua y la realidá social qu’arrodia al xuegu. Resulta una ayalga la denominación que fixa pa eses cuatro families bolístiques qu’establez: valtabolos puros o complexos y pasabolos puros o complexos, atendiendo a si na práctica del xuegu hai que tirar namás los bolos o importa tamién cómo cuerre la bola (valtabolos), o si pa puntuar hai que tirar y desplazar los bolos o ye imprescindible desplazalos a cierta distancia (pasabolos).
     La llección teórica complétase al final cola publicación d’unos mapes que nos permiten ver les característiques propies d’estos xuegos, dende’l xéneru de los sos practicantes al númberu de bolos qu’hai qu’armar, el tamañu, la forma, si hai dalgún bolu especial, el tamañu y la forma de la bola, ónde se practica cada modalidá y lo qu’aguarda’l futuru. Trátase, en definitiva, d’un llibru imprescindible na midida en que xunta esi llabor de campu, difícil de facer dientro poco, con un análisis teóricu brillante y dacuando novedosu, que dexa sentaes les bases fundamentales pa los futuros trabayos sobre esti patrimoniu cultural.