Miraron equí

1 jul. 2014

LO MARAVIOSO DE CADA DÍA

Un palaciu enllenu ortigues
Pablo Antón Marín Estrada
Xixón, Suburbia, 2014



       Si hubiera que señalar dos llibros pa resumir les expectatives abiertes pa la lliteratura asturiana a partir de los años ochenta, yo indicaría dos firmaos por Pablo Antón Marín Estrada: les entregues que publicó del so diariu, "Agua que pasa" (1995) y "Suma y sigue" (1998). Por supuestu, nun son los únicos que podíen valir como modelos, nin van ser la obra mayor d'esti poeta y narrador xenial, que tanto almiramos, pero esa contribución al xéneru diarísticu, desconocíu nesta lliteratura hasta la publicación d'esos dos volúmenes, daba la impresión de normalidá, de que llográramos la madurez creativa, una industria cultural, de que por fin tábemos dientro d'un sistema lliterariu que se podía llamar asturianu. Les reflesiones intelixentes y apasionaes de Marín Estrada sobre la vida y la escritura, la descripción del momentu social, el repás de les novedaes lliteraries, les noticies d'otros escritores, de tertulies y llectures..., facíennos creer que tábemos dientro, o a lo menos a un pasu de llograr la tan ansiada normalización, que nun ye otra cosa que poder desenvolvese n'asturianu ensin tener que tar xustificándose una y otra vez.
       Por desgracia, esta lliteratura necesita xustificación pa siguir siendo, agora como hai trenta años (quiciabes más qu'entós), y tamos mui lloñe de cásique too, especialmente d'una mínima profesionalización, imprescindible pa llograr esa normalización. Media docena de profesionales yera lo esperable a estes altures. Ún d'ellos tendría que ser Pablo Antón Marín Estrada pol so talentu creativu, dende llueu, pero tamién pola constancia nel trabayu y l'arrogancia cola que nos apurre día a día'l so llabor. Marín Estrada ye autor de dalgunos de los meyores llibros d'estes últimes décades; ye prolíficu, fértil, d'esos que necesiten contactu habitual col públicu pa dar salida a una producción caudalosa y mui rica. A la lliteratura asturiana, siempre colos llectores alcanzaos, da la impresión de que-y gusten más los autores d'obra escasa. Asina foi qu'hubo un momentu en que Marín Estrada, quiciabes sintiéndose poco arropáu, anunció que nun publicaría más. Por suerte, internet vieno a axudalu a difundir los sos escritos y a nós a recibilu acaldía como quien abre les noticies de la mañana.

       Nos últimos llibros que publica, vida y lliteratura van cada vez más xuntos, tanto nos poemes como nos relatos. Va tiempu qu'él mesmu, y la familia y amigos, son los principales personaxes de les sos histories, enllazando asina estes últimes entregues con aquellos diarios de los años noventa. Ye lo qu'ocurre col llibru qu'acaba de sacar, Un palaciu enllenu ortigues, onde recueye relatos que foi adelantando peles redes sociales, pero que xuntos componen una crónica impagable de lo maravioso no cotidiano que caracteriza la so obra. Equí topamos el retratu de la vida social de les cuenques nes últimes décades (memoria propia d'un nenu que se crió per ende y memoria de los sos mayores, como la del güelu Estrada, la del tallista de bales o la del Zamorano), pero con importantes novedaes: Galicia, referencia lliteraria constante pa él, llogra materializase alredor de les histories de Valga (la Bella Otero, el Crupier...). Otres Asturies, Portugal y Miguel Torga, el País Vascu, Irlanda y les distintes personalidaes del revolucionariu Charlie Regan, la lliteratura china, una aventura caribeña... asomen nestes histories poles que nos trai y nos lleva fascinaos Marín Estrada ensin que sepamos nunca ónde termina la realidá y empieza la fabulación. Pero con un empeñu: que tamién Asturies dure mil primaveres más.