Miraron equí

19 ene. 2016

ACTA DE LA VIDA


 



Chicolate espeso
Esther Prieto
Prólogu d'Inaciu Iglesias
Uviéu, Trabe, 2015

     L'aventura editorial del selmanariu Les Noticies, publicáu íntegramente n'asturianu ente 1996 y 2012, contribuyó de manera eficaz a fixar l'estandar asturianu, esa llingua media o neutra que yera la gran esmolición d'una parte del asturianismu lliterariu pelos años ochenta y noventa del sieglu XX como respuesta harmonizadora a les teoríes de los munchos bables. Naquelles páxines escribió bona parte de lo más destacao de les lletres asturianes, dacuando como redactores y otres veces como columnistes: Xuan Bello, Pablo Antón Marín Estrada, Berta Piñán, Sixto Cortina, José Luis Piquero, Martín López Vega, Marta Mori, Vanessa Gutiérrez, Milio Rodríguez Cueto, Henrique Facuriella y un llargu etcétera. Esther Prieto (Arenas de Cabrales, 1960), poeta de referencia con dos llibros publicaos indispensables (Edá de la memoria, 1992, y La mala suerte, 2000), colaboró como articulista en dos etapes distintes, de finales de los noventa a 2002 y nos tres últimos años del periódicu. 
Esther Prieto

     Una selección d'aquellos artículos breves y directos, que caminaben de lo particular a lo xeneral en menos de doscientes palabres, ye lo que recueye agora esta publicación de Trabe, la editorial qu'ella mesma codirixe. La llectura de Chicolate espeso permite, d'un llau, establecer un diálogu cola autora, que vacia nestos testos los sos esmuelgos cotidianos. Asina, equí queden apuntaes les llectures que fai (César Vallejo, Cristina Peri Rossi, Crista Wolf, Daniel Pennac, una reflesión sobre la traducción de Palacio Valdés al asturianu que da sentíu a la novela más conocida d'esti autor...), les noticies que la conmueven, los asuntos políticos que la movilicen, lo que la enfada... Hai sitiu pal asturianismu, esa preocupación recurrente a la que tanto-y cuesta echar una mirada positiva al mundu; queda reflexada tamién la militancia feminista como parte d'AFA, la histórica Asociación Feminista Asturiana; l'autora declárase muyer d'esquierda plenamente consciente del sitiu qu'ocupa en mundu una fía de la emigración económica a la Europa nel desarrollismu de posguerra; asoma la televisión o el cine, descúbrese la llectora de periódicos, la persona atenta a les noticies que marquen el nuesu tiempu.
     Porque, d'otru llau, la llectura d'esti llibru, que recueye los artículos nel orde cronolóxicu nel que se publicaron, permite que refresquemos la memoria y observemos cómo siguimos dando vueltes a los mesmos asuntos que nos ocupaben hai diez o quince años: lo público, la crisis económica, la igualdá ente homes y muyeres, la corrupción, la violencia de xéneru, la reivindicación llingüística, la obstinación de la igresia por regular aspectos más carnales qu'espirituales... Pero si hai un tema recurrente nesti llibru ye'l palestinu. Prieto, vinculada familiarmente con esi pueblu, narró en 2001 la so peripecia na novela Güelu Ismail (premiu Xosefa Xovellanos). Xunida sentimentalmente a la suerte d'esta xente que sufre como naide la xeopolítica del mundu, militante propalestina, va dando amarga cuenta de les novedaes qu'ocurren n'Oriente Mediu: la colonización polos israelís de tierres que nun-yos correspuenden, la intifida, los desplazamientos, Sabra y Chatila, Naplusa... Cachinos d'historia, dacuando a munchos kilómetros d'onde se tomen les decisiones y se sufren les consecuencies, otros que suceden al nuesu llau, de los qu'Esther Prieto va llevantando acta.

18 ene. 2016

DE «XUEGOS P'APOSTALGAR LA MUERTE», TRES POEMES DE VINYOLI



     A lo llargo d’estos años, ensin más propósitu que facer mía la poesía de Joan Vinyoli (Barcelona, 1914-1984) a través de la más aliella llectura que soi quien, fui traduciendo d’un llau y d’otru dalgunos poemes d'esti poeta catalán. En 2013, cuando volví sobre eses versiones pal mio homenaxe al poeta, que s’anticipaba a les celebraciones del centenariu del so nacimientu, parecióme que llegara’l momentu d’ufrir al llector asturianu la mio visión de la so obra. A aquellos poemes traducíos dende los años ochenta p’acá añadí dalgunos otros seleccionaos a costafecha cuando yá pensaba nesti llibru, Xuegos p’apostalgar la muerte, un títulu que tien orixe nos últimos versos de «Mar puercu» y que tamién usó Juan Luis Panero en 1984 pa dar títulu a la so poesía reunida: Juegos para aplazar la muerte. Les mios traducciones de Vinyoli salen agora publicaes por Saltadera.

Joan Vinyoli

     El conxuntu ha ser una selección subxetiva y representativa a la vez: proxectu personal, tán equí los poemes que más m’interesaron en dalgún momentu como simple llector de poesía, pero quiero pensar que tamién queden recoyíos los esenciales na traxectoria lírica de Vinyoli. Nun traduzo nengún poema del inau­gural Primer desenllaz; tampoco de los Poemes en prosa, publicaos inicialmente como apéndiz n’El grifu (1978) y como colección unitaria a partir de la Obra poética de 1979. Ofrezo los poemes agrupaos por llibros, ordenaos de forma cronolóxica; pa los orixinales catalanes siguí’l textu que fixó Xavier Macià na edición de la poesía completa, asina como los sos criterios a la d’ordenar la obra de Vinyoli. 
Joan Vinyoli

     Agradezo a Jordi Llavina, Pep Solà y Xavier Macià los sos trabayos sobre la vida y la obra de Vinyoli, que m’acompañaron na parte final del mio llabor de corrección y edición, y l’atención cola que respondieron a les mios pidimientos y consultes. Siempre que traduzo al asturianu faigo por tener presentes les llargues parolaes que tuvi sobre esti llabor (y sobre Vinyoli y la poesía catalana en xeneral) con Xosé Gago, maestru, amigu, al que me presta dedicar esti trabayu.


TARDE NA CAFETERÍA 

I 

Ye velea tener siempre en caxón,
bien a mano, dispuesta, l’ampollina
de cianuru por si riquiera usalo
énte l’absurdidá del universu
o bien del home, inútil importón
nel orde imaxináu por un demiurgu.

Aparada la sangre, nun fairía falta
pesllar y abrir más veces esa puerta
bicada nin prender tampoco fueu,
que l’estofáu de vida sabe mal,
nin fer la cama, nin nada.
                                               Quitu de fame,
de duelgos y placeres, ¿qué soi a la fin?
Nun valen conxetures. Metafóricu
con too menos la muerte, yá responderán
los viermes na tiniebla.
                                          Agora sé que tengo
dientro mi españíos, umbráculos d’alcordances,
incendios metalúrxicos y tucanes de vuelu
sele y llandiu que falen d’una selva
remota. Pero l’ave del pareisu,
¿enxaulada? ¿Y qué, toos nosotros?
Tamién na xaula.
                                 ¡Qué cargante murnia
d’un sol perpetuu y d’un llugar abiertu
onde vivir siempre!
                                    Qu’el texón nos abrigue
n’hibiernu y l’hipopótamu grasu nos lleve,
pel tiempu la calor, a los ríos onde remueya.
 

VESPRE A LA CAFETERIA

I

És un malson tenir sempre al calaix
tocant a mà, desada, l’ampolleta
de cianur per si m’urgís d’usar-lo,
davant l’absurditat de l’univers
o bé de l’home, inútil preguntaire
dins l’ordre imaginat pel demiürg.

Aturada la sang, ja no caldria
tancar i obrir cap altre cop la porta
corcada ni tampoc encendre foc,
que l’estofat de vida té mal gust,
ni fer-me el llit, ni res.
                                Quiti de fam,
de plers i de dolors, què sóc a l’últim?
No hi valen conjectures. Metafòric
amb tot menys amb la mort, ja respondran els cucs
en la tenebra.
                  Ara sols sé que tinc
dins meu esclats, umbracles de records,
incendis metal·lúrgics i tucans de vol
silenciós i tou que em parlen d’una selva
remota. Però l’au del paradís,
engabiada? I què, nosaltres tots?
Engabiats també.
                       Quina punyent recança
d’un sol perpetu i d’un gran lloc obert
on viure sempre!
                 Que el teixó ens abrigui
quan és hivern i hipopòtam gras
ens porti, en el temps cald, als rius on es rabeja.




EL MECÁNICU Y LA SO FAMILIA

Llenes de grasa, n’alto, desvalíes,

les gordes y carnudes manes piden

que la muyer-y ensugue col pañuelu

blancu la cara espesa, y ella failo.

Les nenes griten: ¡pá!, y ríen poniéndose

de dides, colgándose al pescuezu anchu

del home gachu, mientres la muyer

con destreres manes d’obrera riesga

sele’l finu papel d’un bruyu y muestra 

(atopóles barates), mui feliz, 

dos pares de sandalies pa les nenes.

Aportaba nos baxos d’una plaza
mui transitada y rica d’aire antiguo,
con xente y con camiones, carretes y motos,
con taxis y triciclos; munches vides
vienen de parte tarde; de la brisa
disfruten unos y hai quien bebe
nel cañu de la gran fonte ferrial;
pero otros munchos, murnios, guarien
nes grietes y furacos húmedos
de les cases en ruina. Decái’l día
cansáu, con rumor sordu, pegañosu.

Y mientres, ¿yo qué faigo? El branu repítenos
un frescor de sandíes pelos puestos,
la xolda afirmativa de los mozos,
l’esbabayar sedientu de los perros.
Ye vieyu’l tiempu y l’anduliar embreda
a sitios fastidiosos. Pensatible,
embébome de tiempu, trafico col ecu
de les campanes muertes, atesoro
secretes voces, faigo volar los palombos
de la palabra cola caña seca
de realquiláu nel palombar del cantu.

EL MECÀNIC I LA SEVA FAMÍLIA

Plenes de greix, enlaire, desvalgudes,
les grosses mans carnoses fan senyal
que amb el blanc mocador l’espessa cara
li eixugui la dona. I ella ho fa. Les nenes
criden: pare!, rient, posant-se de puntetes,
penjant-se a l’ample coll de l’home jup,
mentre la dona amb curioses mans
de menestrala esquinça flonjament
el paper fi d’un embolcall i mostra
(les ha tingudes a bon preu), feliç,
dos parells de sandàlies de nena.

Això passava als porxos d’una plaça
molt rica d’aire antic, molt transitada
per gent i camions i carretons i motos
i taxis i tricicles; moltes vides
hi vénen cap al tard; uns a gaudir
l’aire rellent, altres a beure al doll
de la gran font ferrissa;
molts, però, tristos, s’encofurnen
a les clivelles i forats humits
de les rònegues cases. Cau el dia
cansat, amb sorda fressa, enganxifós.

I jo, què faig? L’estiu ens repeteix
la frescor de la síndria a les parades,
xiscles i jocs afirmatius de nois,
els gossos bavejant assedegats.
És vell el temps i les marrades porten
a llocs de mal estar. Jo, consirós,
m’embec de temps, trafico amb el ressò
de les campanes mortes, atresoro
secretes veus o faig volar els coloms
de la paraula amb una canya seca
de rellogat al colomar del cant.



GALLU

Gallu empericotiáu na torre más alta,
equí toi, nel llintel de la nueche y l’aurora.
Grita siempre’l to cantu na nueche del tiempu.

Tiempu muertu, tiempu muertu, véote
como un ríu allargándose no escuro.
De la tierra soi güéspede inespertu,
siempres n’esiliu, dientro min,
mirando pa les agües ente murios
de la abandonada ciudá.

Gallu empericotiáu na nueche,
gallu montesín enfusáu
na viesca trupa –aquel que nun se mueve
de la ribera triste, contemplando
el pasu pesadón de l’agua muerto,
nin va vete nin va sentir el to gritu.

Pero’l bon cazador que se llevanta
a la hora fadia ente la nueche y l’alba,
escucha la llamada en monte,
llen de secretes agües vives,
y garra’l camín qu’empobina
dica la voz intacta.

Xiranda acariñada pola aurora,
nel más altu cumal de la llapada,
posadamente vira’l gallu.


GALL

Gall que cimeges en la torre més alta,
heus-me ací en la partió de la nit i l’aurora.
En la nit del temps crida sempre el teu cant.

Temps difunt, temps difunt, et veig
com un riu allargant-se en la fosca.
De la terra sóc hoste inexpert,
sempre en exili, dintre meu,
mirant les aigües entre murs
de la ciutat abandonada.

Gall que cimeges en la nit,
gall salvatge endinsat
en la boscúria espessa –qui no es mou
de la ribera trista, contemplant
el pas feixuc de l’aigua morta,
mai no et veurà ni sentirà el teu crit.

Però el bon caçador que es lleva
a l’hora greu entre la nit i l’alba,
sent la crida en el bosc,
ple de secretes aigües vives,
i pren el camí que duu
cap a la veu intacta.

Penell tocat per l’aurora,
al cim de tot de la flama,
pausadament gira el gall.

 
 (Joan Vinyoli traducíu al asturianu por Antón García)

13 ene. 2016

AMBICIÓN SUBLIME



Punto de ebullición
Antología de la poesía contemporánea en gallego
Selección, traducción y prólogo de Miriam Reyes
Madrid/México, Fondo de Cultura Económica, 2015

     La propuesta que fai Miriam Reyes, poeta gallega qu'escribe n'español, na antoloxía Punto de ebullición qu'edita billingüe'l Fondo de Cultura Económica ye arriesgada, y quiciabes por eso mui interesante: nun tien problema n'escluir nomes «imprescindibles» del periodu del que s'ocupa. Como esplica nel prólogu, punxo la barrera na mitá del sieglu XX, en 1950, dexando fuera poetes que nacieron enantes d'esa fecha y que nun tengan dos llibros publicaos. Un prólogu bien informáu empieza repasando a grandes rasgos l'estáu de la cuestión poética en Galicia: Rexurdimento (Rosalía, Curros, Pondal) nel sieglu XIX, Manuel Antonio na primer mitá del XX, el grupu formáu alredor de Galaxia na posguerra, hasta la renovación de los setenta y l'empiezu de los ochenta: Ferrín, López Casanova, Pexegueiro, y el Cunqueiro d'Herba aquí e acolá, que coincide cola oficialidá del gallegu y el «camino de (re)conocimiento oficial de una joven lengua antigua». 

Miriam Reyes

     Pa contanos lo qu'ocurre na poesía gallega, Reyes déxase guiar polo que llama «focos de calor»: grupos y publicaciones colectives, en primer llugar (Brais Pinto nos años 50, Loia, Rompente, Cravo fondo y Alén nos 70, Letras de Cal nos 90, Redes Escarlata na primer década del sieglu XXI...). El segundu «foco de calor» fixa l'atención na voz de les muyeres, constatando qu'en gallegu «las poetas alcanzaron la visibilidad de la que carecen en otras literarturas» gracies al llabor de muyeres qu'exercen la crítica, y d'una revista fundacional Festa da palabra Silenciada (1983). El tercer focu ocúpase de la poesía fuera del papel: videopesía (Antón Reixa como pioneru), performance, acción y internet. Darréu, l'antóloga fai un repás rápidu y completu de les principales antoloxíes que recueyen poesía gallega dende los años ochenta hasta agora, pa terminar proponiendo tomar la temperatura d'esta poesía a través de la so selección: quince poetes (ocho muyeres y siete homes) nos que me parez ver como puntu de xuntura lo qu'ella mesma dicía a cuenta de la renovación poética que llegaba nos setenta de la mano de Ferrín: «un espacio en el que el compromiso social no implicase renunciar a la experimentación poética y hubiese lugar también para lo íntimo».
     En 1950 naz el mayor, Xosé María Álvarez Cáccamo, el poeta de la memoria; guardamos alcordanza del so pasu per dalguna de les xuntes que punxeron les bases de la lliteratura asturiana, igual que más tarde lo fairíen otros autores incluyíos: Manuel Rivas (1957), María do Cebreiro (1976) o Yolanda Castaño (1977). Aparte d'estos, los de más edá son los que meyor conocemos: Chus Pato (1955) y Pilar Pallarés (1955), Lois Pereiro (1958-1996), de quien el Día das Letras Galegas de 2011 rescató la obra, o Xela Arias (1962-2003). Olga Novo (1975) tamién trespasó les llendes de la so tierra al tar traducida al español. El restu de nomes, anque seyan bien conocíos ente los llectores gallegos, lleguen a min per primer vez, cumpliendo sobradamente esta antoloxía cola so función divulgativa: Antón Lopo (1961), Ana Romaní (1962), Manuel Outeiriño (1962) o Xabier Cordal (1965). Los dos autores más mozos, Olalla Cociña (1979) y Daniel Salgado (1981), los dos de Lugo y con propuestes poétiques mui distintes, son voces mui interesantes, d'ambición sublime, que nos fain llamentar otra vuelta más la desconocencia que tenemos dende Asturies de lo que se ta faciendo en Galicia: de qué poco nos val compartir con ellos una de les llingües d'Asturies. 

[Reseña d’Antón García publicada nel suplementu «Cultura» de La Nueva España, del xueves 26 de payares de 2015].

12 ene. 2016

LOS «SEIS POEMES GALLEGOS» DE FEDERICO GARCÍA LORCA, N'ASTURIANU


SEIS POEMES GALLEGOS

FEDERICO GARCÍA LORCA


Versión asturiana y nota d’Antón García

Federico García Lorca

Ernesto Guerra da Cal y Federico García Lorca
     En 1987 editaba l’Atenéu Obreru de Xixón una publicación, Federico García Lorca, en memoria de los 50 años del homenaxe al poeta granadinu qu’organizara l’Atenéu nel Teatru Robledo de Xixón el 16 de xineru de 1937. Colaboraba yo naquel llibru, por aciu de José Luis García Martín, con una traducción d’estos “Seis poemes gallegos” al asturianu occidental, xuntando asina la antigua devoción pol poeta del 27, la querencia pola llingua de Galicia y la pasión por traducir al asturianu. Vuelvo agora sobre aquella versión intentando acuriosala un poco, sabedor de qu’una traducción nunca s’acaba, tolo más abandónase.

Ernesto Guerra da Cal
     Queda pa otra vez contar la historia d’estos poemes, que yá se conoz bien, escritos ente 1932 y 1934. Federico García Lorca atopó nos cancioneros medievales galaico-portugueses y na obra de Rosalía de Castro voces amigues y quixo facer un homenaxe a los trovadores, a la poeta y a la ciudá de Santiago en gallegu (“su dialecto o idioma, para lo maravilloso es igual” diz Lorca en 1933). A ello contribuyó la relación d’amistá que mantuvo con dos galleguistes: Ernesto Pérez Guerra (o Guerra da Cal), al que dedica la “Cantiga del nenu de la tienda” y que lu axuda na redacción; y Eduardo Blanco Amor, quien s’encarga de la edición na editorial Nós (1935), escribe’l prólogu, fai dalguna corrección y suxerencia y suprime la dedicatoria a Pérez Guerra.
Eduardo Blanco Amor
     Esta traducción publicóse na páxina 11 del númberu 1 de Brixel (segunda época) nel 2013, la revista que dirixe Henrique G. Facuriella.


Manuscritu de García Lorca

MADRIGAL A LA CIUDÁ DE SANTIAGO

Llueve en Santiago
mio duce amor.
Camelia blanca del aire
brilla entenebríu’l sol.

Llueve en Santiago
na nueche escura.
Yerba de plata y sueñu
cubre la valera lluna.

Mira la lluvia na cai,
quexa de piedra y cristal.
Mira nel aire esvaíu
sombra y ceniza del mar.

Sombra y ceniza del mar,
Santiago, llonxe del sol.
Agua de mañana antigua
trema nel mio corazón.


Manuscritu de Federico García Lorca

ROMANCE DE NUESA SEÑORA DE LA BARCA

¡Ai viada, viada, viada
de la Virxe pequena
y la so barca!

La Virxe yera pequena,
la so corona de plata.
Mariellos los cuatro bueis
que nel carru la llevaban.

Palombes de vidru train
la lluvia pela montaña.
Muertes y muertos de niebla
peles cuendies aportaban.

¡Virxe, dexa la carina
nos güeyos de la vacada
y lleva sobre’l to mantu
flores de l’amortayada!

Pela tiesta de Galicia
yá vien sollozando l’alba.
La Virxe mira pal mar
dende la puerta de casa.

¡Ai viada, viada, viada
de la Virxe pequena
y la so barca!

Manuscritu de Federico García Lorca posiblemente falsu





CANTIGA DEL NENU DE LA TIENDA

Una gaita Bonos Aires
tien nel Río de la Plata,
tócala’l vientu del norte
cola gris boca moyada.
¡Probe Ramón de Sismundi!
Ellí, na cai Esmeralda,
polvu d’estantes y caxes
día tres día escobiaba.
Nes llargues cais infinites
los gallegos paseaban
soñando un valle imposible
na verde oriella la pampa.
¡Probe Ramón de Sismundi!
Sintió la muñeira d’agua
mientres siete bueis de lluna
pacíen na so alcordanza.
Foi pa la vera del ríu,
vera’l Río de la Plata.
Salgueros y potros mudos
quebran el vidru de l’agua.
Pero nun topó’l xemíu
señaldiosu de la gaita,
nin vio l’inmensu gaiteru
cola boca engalanada;
probe Ramón de Sismundi,
vera’l Río de la Plata,
vio na tarde esmorecida
bermeyu muriu de llama.




NOCTURNU DEL ADOLESCENTE MUERTU

Vamos callandino a la oriella del vau
pa ver l’adolescente afogáu.

A la oriella del aire vamos callandino,
antes que pal mar se lu lleve’l ríu.

La so alma lloraba, ferida y pequena
baxo los arumes de pinu y de yerba.

Agua depeñao baxa de la lluna
cubriendo de llirios la montaña nuda.

El vientu dexaba camelies de sombra
na llumera mostia de la triste boca.

¡Veníi mozos roxos del monte y del prau,
pa ver l’adolescente afogáu!

¡Veníi xente escuro del valle y cumal,
enantes que’l ríu lu lleve pal mar!

Lu lleve pal mar de blancos contruezos
onde van y vienen bueis d’agua vieyos.

¡Ai, cómo cantaba el sotu del Sil
sobre verde lluna, como un tamboril!

¡Venga, mozos, vamos, aína, llegar,
porque yá esi ríu me lu lleva al mar!



AÑADA PA ROSALÍA CASTRO, MUERTA

¡Llevántate, mio amiga,
que yá los gallos cantan el día!
¡Llevántate, mio amada,
que yá l’aire brama como una vaca!

Los llabiegos van y vienen
dende Santiago a Belén.
Dende Belén a Santiago
un ánxel que vien en barcu.
Un barcu de plata fina
que trai’l dolor de Galicia.
Galicia, deitada y quieta
transida de triste yerba.
Yerba qu’anubre’l to llechu
y la negra fonte del to pelu.
Pelu que llega hasta’l mar
au tienen les nubes nidiu palombar.

¡Llevántate, mio amiga,
que yá los gallos cantan el día!
¡Llevántate, mio amada,
que yá l’aire brama como una vaca!



DANZA DE LA LLUNA EN SANTIAGO

Mira aquel blancu galán,
mira’l so transíu cuerpu.

Ye la lluna que bailla
na Quintana los Muertos.

Mira’l so cuerpu transíu
de sombres y llobos negru.

Ma, la lluna ta baillando
na Quintana de los Muertos.

¿Quién fiere potru de piedra
na mesma puerta del sueñu?

Ye la lluna, ye la lluna
na Quintana de los Muertos.

¿Quién mira mios vidros grises
llen de nubes los sos güeyos?

Ye la lluna, ye la lluna
na Quintana de los Muertos.

¡Soñando con flores d’oru
dexáime morrer en llechu!

Ma, la lluna ta baillando
na Quintana de los Muertos.

¡Ai fía, vuélvome blanca,
de pronto, col aire’l cielu!

L’aire non, la triste lluna
na Quintana de los Muertos.

¿Quién brama con tal llancir
de doliosu buei inmensu?

Ma, ye la lluna, la lluna
na Quintana de los Muertos.

¡Sí, la lluna, la lluna
coronada d’espetos,
que bailla, bailla y bailla
na Quintana los Muertos!