Miraron equí

30 abr. 2016

FERRALLA

21 premiu de poesía «Xuan María Acebal»

Ferralla

A Félix Menéndez, compadre, amigu,
llexando’l mar perpetuu de la sombra.




Vitæ summa brevis
spem nos vetat incohare longam
[La cuenta breve de la vida
quítanos de concibir llarga esperanza]


            Horacio
            (Oda 4 del Llibru I)

Y aquella lluz clisada

            Xuan María Acebal
            («La Fonte de Fascura»)



LA SOMBRA Y LES PALABRES

       Lo que buscamos na edá adulta nun ye volver a la infancia como quien regresa a casa, a la patria: sabemos que la vida ye una llinia recta pela que caminamos nuna sola dirección y que nun tien vuelta. Quiciabes hebia quien busque l’arrecendor, los soníos, los colores, el tactu y el tastu d’aquel tiempu. Otros namás queremos que dalguién vuelva facenos el relatu de lo que vivimos cuando nenos. Si yá nun hai quién, o si lo que cuenten nun casa cola nuesa alcordanza, sentamos a escribir.
       Cuando yo tenía tres o cuatro años, de la mano, fui cola mio madrina Cari a en ca la Recoqueta. Pilar, la fía, una moza rubísima, acababa de volver al pueblu a morrer, desahuciada polos médicos y pola vida. Recibía na cama, nuna habitación enllena xente, nuna casa coles parés de lladriellu vistu y les contres entornaes; nel corral, un hermanu llocu atropaba’l metal del so oficiu de chatarreru, separándolo de lo orgánico con un fueu qu’ardía día y nueche. Díbemos a da-y la bienvenida y a despidila. La xente qu’entraba en cuartu mandaba por Pilar recaos a los muertos de la familia, asuntos cotidianos, memories.
       Morrió a los pocos díes. Nesi mediu tiempu aparecíemos pela era de delantre casa una caterva nenos grandes y pequenos, cargaos toos cola disculpa de la ferralla pal hermanu, por si ella asomaba a la ventana, por si nos convidaben a entrar. Un día pareció que la víemos nel picu les escaleres. El rebuscu de chatarra terminó siendo una aventura, cruciamos el ríu conquistando tierres cada vez más lloñe. La llerza acompañábanos; escucábemos detrás de les parés de los güertos, ente les figales, atentos al pasu de la muerte cuando fuera buscala. El día que sentimos les campanes tocar a posa vistiéronnos de domingu, peñáronnos con colonia y pudimos ver cómo baxaben una caxa per aquelles escaleres a mediu facer. Llovía a xarraos, de tuena, pero en corral el fueu siguía amburando, perenne.
       Agora que yá nun arde ando a la busca de quien me vuelva a contar lo que viví, de que me faigan el relatu d’esi momentu. Dacuando pienso na ferralla y naquel fueu y preciso escribir de l’atopada cola muerte. Pero, ¿cómo perfilar la sombra con palabres, cómo algamar la sintaxis intuitiva de la infancia?

A. G.
(Xineru de 2009 / setiembre de 2015)



FERRALLA
(Fragmentu, primeros versos)
 

Si supieres poner n’orde les palabres
concasar les idees
            la razón
prender la llave de la lluz
de la que baxes
d’una nuna
           les paseres
                   de les escalaes
                        de Xacó
y apagala otra vez
cuando vuelves per elles          arriba
                  arriba
apurando un últimu tragu
de vinagre
         de vida
         l’agua de la lluvia
sobre’l rostru y la chatarra
   
si supieres
acuriosar el miedu             la esperiencia
saltate los preceptos
esi oropel
        que brilla
engarzáu nel güeyu del poder

si supieres
ignorar la norma
el catecismu
             y entrar no prohibío
igual que’l fueu termina apoderando
el ciernu duro de la faya

si supieres
podíes convocar agora
   
aquella hora na qu’entresti
na alcoba del dolor
y frente a frente

        (nuna lámina
        llatíen na paré
        aquellos perros)

y frente a frente
mirándola a los güeyos
a plena lluz del día



visti qu’aportaba la muerte
col camberu d’almes
                 al costín
dispuesta a acarretar
recaos pa la otra oriella

Fervía’l pote
el pan sobre la mesa
                lleldaba arropao
por un báramu de mosques
(nel rumor del silenciu
solo l’aire
            sabe
                     del festín)

22 abr. 2016

FURAR PELA SEBE, CERVANTES Y SHAKESPEARE N'ASTURIANU


Fernán-Coronas, noviciu OMI

     Traducir ye, esencialmente, importar cultura. Nes llingües en desarrollu lliterariu hai una primer etapa, de formación, na que la tradución ye un exerciciu diletante, d'estilu, col que se quier demostrar, a un mesmu o a una tercer persona, hasta qué puntu «se posee» (como dicía Enrique Gra.-Rendueles a cuenta de Xuan María Acebal) esa llingua en crecimientu. La lliteratura asturiana tien exemplos d'esa manera de traducir: l'evanxeliu de San Matéu y los demás textos relixosos de Fernández Castro, les distintes versiones d'Horacio, les d'Anacreonte y otros autores griegos... Ye posible qu'esi mesmu espíritu animara la traducción del Principín que fai García Arias a primeros de los ochenta, que nun tuvo continuidá nél. Pero hai otru momentu nel que los escritores sienten la necesidá de vivificar el so discursu a través del contactu colo estraño y empiecen a traducir, ordenadamente, pa revitalizar «una lliteratura nacional enxertando nella garcios d'una lliteratura estranxera» como quería Pérez de Ayala. Anque Fernán-Coronas s'anticipó, como en casi too, n'Asturies nun se fexo con dalgún sistema hasta mediaos de los años ochenta (Safo, Andrade...), empezando un camín nel qu'aínda siguimos. Si en 1905 Rubén Darío falaba de que les traducciones consiguieran abrir una puerta na vieya muralla medieval de la lliteratura española y ponela na hora del mundu, bien podemos dicir, con dalguna ironía, qu'estes tres décades traduciendo abrieron la sebe lliteraria asturiana pa poner n'hora la nuesa: Stevenson, Handke, Blanco-Amor, Cunqueiro, Kavafis, Marco Polo, Trakl, Ferrín, Lispector, Scott Fitzgerald, Kafka, Torga, Vinyoli, Balzac, Roth, Verne, Hofmannsthal, Berger, Fole, Eliot... por citar dalgunos de los que tienen llibru exentu n'asturianu.

John Berger

     Ye difícil saber qué impactu tienen estes traducciones sobre la manera d'escribir de los autores contemporanios. Lo esperable ye que tuviera y muncho: de la mesma manera qu'hubo un enantes y un depués de la traducción de la Odisea al llatín fecha por Livio Andrónico, la de Xosé Gago al asturianu tamién dota a esta llingua d'unos recursos espresivos que, bien aprovechaos polos llectores/escritores de güei, permitiríen elevar el canon poéticu del asturianu. Anque ye difícil saber si se ta dando esa llectura atenta de les traducciones, yá nos conformamos con que sigan saliendo, formando un corpus de lliteratura universal nesta llingua; lo evidente ye qu'estes publicaciones salen agora más espaciaes qu'hai una o dos décades. En 2015 recibíamos contentos la traducción del Quixote al asturianu, un llabor paciente y bien fechu por Pablo Suárez García (al que l'Academia de la Llingua noma anguaño académicu correspondiente), que permite agora celebrar estos 400 años de la muerte de Cervantes lleendo la so obra más universal na llingua de Marirreguera, contemporaniu suyu. Ehí ta, pa los nuevos narradores n'asturianu, na so propia llingua, l'orixe de la novela moderna: personaxes complexos, comedia y traxedia, acumulación de materiales narrativos...

Primer tomu del Quixote n'asturianu

     Dica poco va salir la traducción al asturianu de los sonetos completos de William Shakespeare, del que tamién se celebren anguaño los 400 años del so fallecimientu. Héctor Fernández, poeta él mesmu, traductor escelente, lleva dellos años pasando posadamente al asturianu los 154 sonetos de Shakespeare (154, como los poemes propios qu'autorizó Kavafis, un homenaxe evidente). Atrás queda l'antecedente de 1994, cuando Faustino Álvarez publicó l'antoloxía Dellos sonetos, traduciendo trenta y siete n'endecasílabos, un llabor difícil porque resulta cásique imposible caltener n'asturianu la carga semántica del versu inglés de diez sílabes, esi pentámetru yámbicu. Héctor Fernández ensaya el versu de trece sílabes y consigue importar pa nós aquella poesía, la so cultura; fai que podamos sentir n'asturianu, a través de los sieglos, la voz del poeta por escelencia. Asina, un llector asturianu de güei va poder, como dizque facía Lampedusa, llevar en bolsu esta edición de los sonetos y, como si fuera una cigua de la bona suerte, abrir el llibru al azar cada vez que'l mundu se-y vuelva insoportable. 

Los Sonetos n'asturianu

William Shakespeare
Dellos sonetos n’asturianu, por Héctor Fernández
 
William Shakespeare
(De la traducción al asturianu de los sonetos completos: William Shakespeare, Sonetos. Traducción al asturianu y prólogu d’Héctor Fernández. Uviéu, Saltadera, 2016. Edición conmemorativa de los 400 años de la muerte de Shakespeare).

XVIII

¿He comparate a ti con un día de branu?
Ye’l to xeitu más dulce, abondo más templáu:
aspros vientos secuden la flor nuevo en mayu
y el plazu del estivu abulta muncho escasu.

Quema dacuando’l sol col so mirar ardiente,
otres veces tapez el so rostru doráu,
y tolo que ye bello dexa alcuando de selo
desiguao pol azar o’l trescursu del tiempu.

Mas nunca va ablayar el branu tuyu eternu:
nin se va perder nada de la to belleza
nin la muerte va ser a llevate a les sombres
si pervives per siempre n’inmortales versos.

Mentres haya nel mundu quien aliende y vea
esto ha vivir tamién, y ha date a ti la vida.



LV

Nin rexos monumentos, nin el mármol mesmu,
podrán sobrevivir a estos versos qu’escribo:
más brillará’l to nome nes palabres míes
que na estela olvidada a la qu’esgasta’l tiempu.

Cuando la infame guerra arruine les estatues
y esfeches les muralles por tumultos caigan
nun han borrar el fueu o la espada de Marte
el testimoniu vivu de la to alcordanza.

Escontra olvidu y muerte qu’escontra too pueden
has de sobrevivir, y esta allabanza tuya
perdurará nos güeyos de les xeneraciones
qu’habiten esti mundu hasta’l fin de los tiempos.

Por eso, hasta’l día del xuiciu habitarás
nestos versos de mio y en güeyos de los qu’amen.



LXV

Si bronce, piedra y tierra y hasta’l mar inmensu
son menos poderosos que la murnia muerte,
¿cómo habrá plantega-y dal pleitu la belleza,
que ye non menos débil qu’una simple flor?

¿Cómo ha de ser el branu col so dulce aliendu
a resistir l’asediu hostil del día a día
si nun fueron a ello inexpugnables roques
nin puertes de metal a les que venció’l tiempu?

¡Meditación horrible! ¿Ónde habré d’escondete,
oh xoya pol cofre del Tiempu cobiciada?
¿Ú la fornida mano que’l so pie detenga,
ónde aquel que-y impida espoliar la belleza?

Niundes tán, a nun ser que yo faiga’l milagru
de que siempre mio amor n’escura tinta brille.



LXXIII 

Ver puedes en mi agora esa estación del añu
na que marielles fueyes, poques, escolinguen
de cañes qu’énte’l fríu vientu s’estremecen,
coros vacos y en ruina u páxaros cantaren.

En mi ver puedes el día nel crepúsculu
cuando la lluz del sol s’esvanez al oeste
adulces arrastrada pola negra nueche
que, hermana de la muerte, a too impón descansu.

En mi ver puedes el rellumu d’aquel fueu
que na ceniza xaz de la so xuventú
como en llechu de muerte en qu’habrá d’espirar,
pola llama morrer na qu’alitare enantes.

Y al alvertir too esto, faise’l to amor más fuerte,
como quien sabe qu’ama aquello qu’ha perder.



CXXX  

La mio amada nun tien los güeyos como’l sol,
muncho más coloráu ye’l coral que sos llabios,
si blanca ye la nieve, escuru ye’l so sen,
si hai pelo como l’oru, oru negro ye’l d’ella.

Tengo visto roses de Damasco, encarnaes
y blanques, mas nenguna nes mexelles d’ella,
y hai más delicadeza en dalgunos perfumes
que nel aire que’l pechu de mio amada alienda.

Consuelo cuando fala anque yo sé perbién
que la música suena abondo más prestoso.
Almito qu’enxamás vi a una diosa pasar:
la mio amada, al andar, lleva los pies en suelu.

Mas sabe’l cielu bien que ye tan especial
como esotres qu’usen pa falses comparances.



CXXXVIII

Cuando xura mio amada ser la verdá mesma,
que miente sélo bien, mas faigo que la creo
pa que piense que soi un xoven inespertu
que nin del mundu sabe nin de les sos mañes.

Yo faigo que se-y fai que yo soi inda xoven
anque sé qu’ella sabe que pasó’l mio tiempu:
a la so llingua falsa asina creitu-y doi
y entrambos ella y yo la verdá escabildamos.

¿Por qué calla y nun diz que me ta engañando
y yo engáñome y callo que soi vieyu yá?
Ye vezu del amor nun dase cuenta d’eso
y nun quier el querer que d’años-y echen cuentes.

Unu enriba del otru axuntamos engaños
y nun llechu d’engaños axuntaos gociamos.

 
Héctor Fernández, traductor

[Publicao en «Cultura» 1132, suplementu de La Nueva España, xueves, 21 d'abril de 2016]