Miraron equí

30 may. 2016

CELEBRACIÓN DE LA CARNE


Cubierta
  
El sol de medianueche
Luis Salas Riaño
Xixón, Impronta, 2016

     Luis Salas Riaño (L'Infiestu, 1960) vive en Noruega dedicáu a la enseñanza. Nos primeros años ochenta compartía pisu d'estudiante n'Uviéu con Carlos González Espina, qu'acabaría siendo'l so editor, y col poeta Miguel Allende. Coincidimos na tertulia lliteraria Oliver cuando los tertulianos, amás de González Espina, yeren Víctor Botas, García Martín, el yá fallecíu bibliotecariu d'A Veiga Félix Menéndez, Eduardo Errasti, Xuan Bello o Felicísimo Blanco, ente otros. Les primeres publicaciones de Salas Riaño, n'español, nacieron dientro de la tertulia y fueron relatos o poemes propios («Fragmentos de metro incierto», 1985) o traducciones, como la colección de sonetos eróticos italianos «El vaso de Pandora» (1986). Ensin que la reivindicación del asturianu-y resultara completamente ayena, foi la expatriación la que lu fexo volver a la llingua familiar pa traducir, primero cuentos populares noruegos (1990) y ensiguida'l «Peer Gynt» d'Ibsen (1991). En 1996 reunió los sos relatos, que van de lo sentimental a lo pornográfico, n'«A teyavana».
     La so obra poética n'asturianu, que va adelantando nel blog que caltién abiertu baxo'l so nome, suma dos títulos, «La llingua encesa» (2004) y el recién salíu volume «Al sol de medianueche» (2016), que nun nun son difíciles de poner en relación: entrambos llibros recueyen sonetos, cásique sesenta y siete nel casu del primeru y los casi ciento cuarenta y siete'l d'agora (dalgún poema nun tien los catorce versos canónicos), más unitariu nel tema: una poesía que podemos llamar concupiscente (erótica, de celebración carnal, llibertina y divertida) inclusive a sabiendes de que ye una etiqueta negativa pa la moral de la igresia; precisamente por eso la usamos. Salas Riaño pasea pelos sos poemes un personaxe masculinu atentu a lo que lu arrodia, que se desenvuelve nesi sol de medianueche que da títulu al conxuntu; esi sol que nos países nórdicos nun s'apaga del too y crea la penumbra que necesiten les pasiones, les más baxes y les más altes. 

Luis Salas

     Estos versos, anque escritos n'asturianu, nun beben na tradición lliteraria secreta d'esta lliteratura (que conocemos poco: les cosadielles de Cuesta y seique de Fabricio, la defensa del peu de Caveda; nada sabemos de les «desvergüences» del romance de la Marica que Xosefa Xovellanos tomó como afrenta que-y lu atribuyeran), sinón la clásica que vien de Catulo y pasa por Verlaine y Apollinaire, dos poetes de los que Salas Riaño tradució «poemes llibres» al español en 1985 y 1986. Pero tamién la que sigue la escondida sienda de la poesía orxiástica española, la que floreció ente los sieglos XVIII y XIX y tentó a Moratín y a Samiego o a Espronceda y Valera, poniendo en relación eros y tánatos. Sicasí, al protagonista de los poemes de Salas Riaño la muerte, menos la pequeña, esmolezlu poco: busca correspondencia nel sexu femeninu y canta esa busca: la mirada que restola y escueye, l'averamientu fallíu cuando pudo ser y nun fue, la celebración de la conquista, la consumación de l'atopada carnal, l'amante solitariu... L'humor, la ironía, la doble intención... son rasgos que definen estos poemes (como «La más turbadora»: «Fuxiste cola música a otra parte / y dexástime solu na estacada, / boca arriba, col techu na mirada, / privando al instrumentu del to arte.»), nos qu'a la poesía se xunten munchu trabayu, inxeniu, placer y diversión: «Y que l'aire al salir de madrugada / la calme, fecha polvu, paya, nada.»

20 may. 2016

LLITERATURA Y VIDA



Lliteratura, revista lliteraria asturiana
Númberu 32, mayu 2016
Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, 2016

     Dende l'añu 2014 la revista Lliteratura, que dirixe Xosé Bolado, fai coincidir la so salida añal cola celebración de les Lletres Asturianes. Puntual, llegó asina esti númberu 32 nun añu nel que la institución que la edita, l'Academia de la Llingua Asturiana, anunció la creación d'un Premiu Nacional de Lliteratura que se va dar cada tres años y que se convocaría yá pal añu veniente. Bienllegáu seya esti premiu, que siguiremos con interés y atención, del qu'esperamos a lo menos qu'aballe un poco les agües manses, pigarcioses, d'una lliteratura enllena de sacrificios y que recibe poques allegríes.
     Esti númberu 32 vien ordenáu por secciones, zarrándolu una reseña firmada por Marta Mori. En «Narrativa» préstanos destacar los dos cuentos d'Elisabet Felgueroso, que lleva tiempu ensin publicar llibru y que namás tenemos oportunidá de siguir per revistes. El valencianu Josep Carles Laínez, qu'escribe dacuando n'asturianu, publica «Palabres espardíes», les páxines escrites ente 2007 y 2010 nesta llingua en Tabularium, el so diariu. Al suprimir les feches, los testos qu'apurre, anotaciones atemporales, lléense «como si foren prosa, pero en poemes», tal y como pide l'autor. Diego Nieto publica unos fragmentos de conversación, Ánxel Álvarez Llano dos cuentos breves premiaos en sendos concursos y Xuan Porta un relatu.
     La estaya con más colaboraciones ye la de «Poesía», que recupera la voz de dellos poetes que lleven tiempu ensin publicar al par de xente mozo o qu'entama a dar los primeros pasos nesta llingua. Berta Piñán publica siete poemes, José Luis Rendueles nueve. Luis Salas Riaño calienta motores dende Noruega, el país nel que vive dende hai delles décades, al publicar tres sonetos escatolóxicos (del más acá, convién avisar) qu'anticipen el llibru que va sacar ensiguidina. Ana Vega publica un poema en gallego-asturianu. Los tres poemes d'Alfonso López Alfonso son, seique, los primeros que publica nesta llingua. Yá señalamos hai poco a Raquel Fernández Menéndez y a Andrés Astur Treceño como dos voces nueves qu'hai que siguir nel panorama de la poesía n'asturianu.
     Vicente García Oliva abre la sección «Ensayu» con una llarga reflesión sobre la nuesa lliteratura infantil y xuvenil comparándola cola gallega, catalana y vasca, con una llamada d'atención a l'atonía editorial y al baxu nivel creativu de lo que se ta publicando. Señala como causes, ensin dulda acertando, la falta de relevu nos llectores, los competidores mediáticos, la falta de texíu social, la desaparición de llibreríes especializaes, la protección institucional menguante... Too ello podría resumise en cuatro palabres: falta d'industria cultural. La poesía asturiana aguanta la comparación con otres llingües del estáu (a ello se refier Oliva) por ser un xéneru que pue sobrevivir ensin industria, lo que nun pasa colos demás. Xuan Xosé Sánchez Vicente dedica'l so artículu a Caveda como exe esencial de la lliteratura asturiana al establecer el canon de lo que lu precedió y marcar l'estándar llingüísticu que siguimos. Víctor Suárez repasa lo qu'hai de ciencia ficción n'asturianu (anque escaez dalgún cuentu de los años ochenta de Neto, el dibuxante, supongo que difícil de topar). Na sección «Varia» Miguel Allende traduz el poema «La carretilla colorada» de Williams Carlos Williams (del que yá fixera una versión Héctor Fernández), que-y sirve pa contanos la historia d'un vecín, Oscar el de la carretilla, col que fai lliteratura a partir del poema de Williams y de la vida.

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el xueves 19 de mayu de 2016]

15 may. 2016

DESALCUENTROS


Pin, lleendo a Proust
     Enantes de saber que se llamaba Xosé Antonio  y de que lu llamaben Pin, aquel poeta yera pa min Foŝa, el de los poemes existenciales que s’asomaben con regularidá a la revista El Cuélebre Literario que, con Sapiens, fuera de les primeres publicaciones salíes del taller creativu y arrogante de Nel Amaro. Falo d’a finales de los años setenta del pasáu sieglu XX. Aquellos poemes nun s’entrugaben retóricamente sobre la vida y la muerte, directamente facíen diagnósticos, daben respuestes escures, desesperanzaes, mui en consonancia col momentu vital pel que transitábemos los que tovía nun cumpliéremos los dieciocho años: educaos nel franquismu, asistíemos esfotaos a los cambios sociales que trayía la Democracia. Tolos díes pela mañana estrenábemos esta palabra (usábase poco’l términu Transición) ensin que los nuesos hermanos mayores, al mandu del procesu, nos dexaren participar nel enriedu políticu.
Na II Xunta d'Escritores, en Llanes
     La mocedá d’aquel tiempu buscaba abellugu nos bares y na lliteratura, onde embrocábemos l’angustia (angoxa, diríemos daquella) d’un futuru qu’empezábemos a ver abiertu no social, pero nel que se nos pesllaben, pa tiempu, la mayor parte de les puertes que llevaben a la estabilidá económica y al desarrollu de la nuesa cultura llariega. Dalgunos tamién entreteníemos les hores d’ociu nes aules de la Universidá. Cuando yo entré na d’Uviéu, en 1978, metiéronnos a los trescientos alumnos qu’empezábemos primer cursu nuna aula na que nun cabíen cien, imaxino que col esfotu de desanimanos a la mayoría. Comigo llográronlo fácilmente, y madrugaba cada día pa dir a les ocho la mañana a la cafetería de Leoncio, na Plaza Feijoo, a xugar al axedrez con otros desanimaos.
     Julio Obeso, Mercedes Arriaga, Félix Menéndez, José Luis Caramés, Juan Magaz, Álvaro Díaz Huici, Julio César Iglesias, Eduardo Errasti, Enrique Bueres, Miguel Solís Santos, Esther Prieto, Miguel Allende, Consuelo Vega, Lourdes Álvarez, Xosé Manuel Valdés... son dalgunos de los nomes que tengo na memoria, d’ente los que se movíen alredor de la lliteratura, d’aquellos primeros años universitarios. Per Filoloxía tuvi que coincidir con Pin, pero nun guardo d’elli alcordanza nenguna. Un poco más tarde, nun momentu d’aquellos años ochenta, escribí-y contándo-y dalgún de los proxectos editoriales que tenía ente manes, pidiéndo-y colaboración. Toi seguru de que me mandó dellos poemes (que nun tengo localizaos) pa una revista que nun llegó a salir.

Xosé Antonio García col fíu

     Empezamos asina una relación de desalcuentros, más físicos que lliterarios: quedamos pa venos un día n’Uviéu y Pin nun se presenta; faigo por convidalu a la I Xunta d’Escritores Asturianos (Villamayor, 1987) pero nun soi a dar con él; confírmame per carta que me va mandar un llibru de poemes pa dalguna otra iniciativa que tengo en marcha, pero que nun llega nunca. En 1989, cuando Mieres se convierte na capital de la poesía asturiana, publica Pin el so primer llibru, Cuartetu de la criación, un llibru mayor nel que la contención del rigor métricu vien-y mui bien a un autor que na obra publicada enantes tendía a derrubiase. Daquella, cuando facemos la II Xunta d’Escritores en Llanes, consigo falar con él y qu’asista. Hai dalgunes semeyes feches por Xuan Ardisana onde se lu ve, unes na aula de la casa de cultura y otres frente a la mar llanisca. Pero en llegando la primer nueche los sos excesos dexáronlu al marxe del grupu y yá nun volvió aparecer: malapenes si tuviemos tiempu de saludanos. Años más tarde, cuando yá publicara Alcordances d’un home muertu, volvimos coincidir en Mieres, nel Abellugu, y al so saludu ente tímidu y foscu respondí yo col saludu protocolariu que se da a los desconocíos cuando la nueche yá va entrada. Con llargues melenes, bastón y barba nin remotamente imaxiné qu’aquel home flaque y andáu pudiera ser Pin. La siguiente noticia, poco más tarde, yá venía nel periódicu y falaba de la so temprana muerte.

Xosé Antonio García, Pin (1961-1997)
     Siempre quixi pregunta-y a Pin, nesa conversación que nunca tuviemos, pol alcuñu col que firmaba los primeros versos. Imaxino que “foŝa” tenía pa él el sentíu de “barru”, “trelde” común del asturianu. Pero nel mio vocabulariu lliterariu siempre quixi entender esa palabra asociada nél al verbu “afollar”, nel sentíu de ceder un cuerpu o un obxetu por falta de fuerces o de conteníu: una temprana amuesa del vacíu existencial qu’enllenó los sos versos y de dalguna manera la so vida. Como yo naquellos años, igual Pin pudiera facer d’él aquelles palabres que John Steinbeck punxo en boca d’ún de los personaxes desesperanzaos del so llibru Los fechos del Rei Arturo y de los sos nobles caballeros, que s’editaba n’español en 1979: “Dizque los paganos inventaron un númberu qu’equival a nada, a un non, que s’escribe como una O, una fuexa, un escaecimientu. Mialma podía coseme esa nada al pechu”.  Una foŝa, seique.

[Testu publicáu nel llibru Xosé Antonio García, un poeta del fin de sieglu. Uviéu, Principáu, 2010]

13 may. 2016

CUESTIÓN DE TIEMPU


Formientu, 14

Formientu, revista de lliteratura MUI moza
Númberu 14, avientu 2015
Xixón, Xareos!, 2015

     Dende hai dellos númberos, la revista «Formientu» que dirixe Inaciu Galán dedica les últimes páxines a apurrir una amuesa de cómo escribíen los nuesos payuelos enantes de que cumplieren los trenta años, esa barrera temporal que permite tar dientro o fuera d'esta publicación. Pepín de Pría o Pachín de Melás yá salieron nesa estaya, si nun me confundo. Nesta nueva entrega, la númberu 14 d'una revista que camina pa cumplir los diez años, ye Ángel de la Moría (1858-1895) quien asoma a eses páxines. El testu escoyíu d'esti autor que dalguna vez clasificamos dientro de la Xeneración del Folclore ye un sonetu, «Al Carrocéu». La inclusión d'estos endecasílabos espresivos y sonoros zarrando la revista (con un error grave nel testu: nel versu 12 corrixen el "to" orixinal –del verbu tener = tengo o teo– como "too", indefiníu) complica abondo, no llingüístico y no lliterario, la valoración de la nueva lliteratura "mui moza" que xurde nestes páxines.
     Como siempre, les colaboraciones de la revista «Formientu» son desiguales y, como siempre, los meyores testos fírmenlos unos pocos autores. Por supuestu llama la nuesa atención, por razones extralliteraries, la poesía de Tiégui Alves, un bordelés (de Burdeos, Francia) de 1983 con raigañu na Miranda portuguesa qu'escribe na variedá mirandesa del asturlleonés. Entendemos, lleendo a Alves, les enormes dificultaes qu'ha tener la Tierra de Miranda, un llugar pequeñu que sufre la despoblación de lo rural, pa que la so llingua se siga tresmitiendo. Esa tresmisión cúmplese bien na autora cola qu'abre esti númberu, Irma González-Quevedo (Uviéu, 1987), fía y nieta d'escritores, que publica un poema emocional y narrativu, al que quiciabes-y falte contención y-y sobre adxetivación, una característica que yá vimos n'otres obres suyes y en dalgunos de los poetes que lleemos na revista. Nun hai namás poesía nestes páxines; de los diecinueve colaboradores, siete publiquen prosa. El primeru d'ellos, Xurde Álvarez Antón (Mieres, 1990), entrega un cuentu que parez sacáu de la tradición narrativa asturiana anterior al Surdimientu.
     «Formientu» 14 permite conocer una amuesa significativa de los "Poemes pa nueches de media lluna" de Moisés Cima (Uviéu, 1983), el llibru col que ganó'l Fernán-Coronas del añu pasáu y que ta inéditu. D'ente los autores de los que yá tuviemos oportunidá de lleer más obra, banciando ente'l castellán y l'asturianu, Raquel F. Menéndez (Salas, 1993) ye, xunto con Andrés Astur Treceño (Uviéu, 1992), la voz poética más formada de les que suenen nestes páxines. Nel cuentu de Blanca Fernández Quintana (Bimenes, 1994) alcontramos, nuna evolución estimulante, una narradora con oficiu. Pero hai más autores a los qu'emprestar atención: Francisco Priegue, Olaya Mallada, Alba Carballo y Héctor Menéndez Aneiros tienen en común que nacieron n'Avilés, la ciudá d'Asturies más castellanizada, la más complexa llingüísticamente falando. Dalgunos d'esos apellíos parecen nicios de la condición migratoria de les sos families; que se comprometan col asturianu (nun lo olvidemos: escribir güei nesta llingua nun ye una simple opción natural) permite un relativu optimismu. Na otra parte de la balanza un usu escolar de la llingua fainos sospechar que falta, ente la mayor parte de los autores asturianos más nuevos, la llectura atenta de lo que se vieno escribiendo y traduciendo nestes décades de Surdimientu. Quiciabes seya, únicamente, cuestión de tiempu.

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el xueves 12 de mayu de 2016]  

10 may. 2016

PREMIOS CONTRA LA PRECARIEDÁ





Antón García, Vicente García Oliva, Ruma Barbero,
José Ángel Gayol y Francisco Álvarez, los premiaos








     Poques veces, na recepción d'un premiu, tenemos oportunidá de sentir un discursu tan apasionáu y conmovedor como'l que dio Ruma Barbero na entrega de los premios lliterarios n'asturianu que convoca'l Principáu d'Asturies, el vienres 29 de xineru, nel patiu del Palaciu Porlier d'Uviéu. Ganador de la séptima convocatoria del premiu Alfonso Iglesias de cómic pola obra El viaxe a la lluz, Barbero foi el primeru en recibir la pieza de cerámica de Charo Cimas por ser el suyu'l gallardón con menos convocatories celebraes. Contó esti dibuxante que'l premiu-y llegaba nun intre personal clave, permitiéndo-y ver un poco de lluz nun momentu especialmente duru de precariedá llaboral y económica. El veteranu escritor Vicente García Oliva foi el siguiente en recibir el suyu, nel so casu la octava edición del María Josefa Canellada de lliteratura xuvenil. Con Fontenebrosa III: el final pieslla la triloxía qu'entamó hai más de trenta años al publicar, en 1984, Fontenebrosa: El reinu de los silentes a la que siguió Fontenebrosa II. La rebelión de los homosaurios en 2011. Voz autorizada y respetada del asturianismu lliterariu, ún de los dos o tres escritores qu'empezó a publicar nos años setenta y que sigue n'activu, pidió la cooficialidá («¿qué voi pidir, a estes altures?») con humor y convicción.
Los ganadores de los Premios Del Principáu d'Asturies,
n'otra semeya





     José Ángel Gayol ganó la 21 edición del premiu Fuertes Acevedo d'ensayu cola obra Vértigu. L'atracción del abismu, una semeya de les sensaciones de vaciu, angustia y vértigu de les sociedaes del nuesu entornu, influenciaes pol pensamientu neolliberal y emburriaes pola pasión de los númberos, l'acumulación y la velocidá. L'últimu en recibir el premiu foi Francisco Álvarez, que ganó la 36 edición del Xosefa Xovellanos de novela con Lluvia d'agostu, un averamientu a la figura de Buenaventura Durruti, el líder anarquista español, qu'empieza col atracu al Banco d'España en Xixón en 1923 y que se proxecta hasta l'actualidá de la mano d'una periodista y de los que sobrevivieron a aquellos tiempos. A Álvarez llamó-y l'atención el fechu de que tolos ganadores fuéramos homes, circunstancia que reconoció ayena a los xuraos y a los organizadores (los premios convóquense baxo plica), pero que-y permitió facer una reflesión sociolliteraria sobre la participación de la muyer na lliteratura asturiana.
Antón García, Cristina Valdés, Ruma Barbero, Xenaro Alonso, Vanessa Gutiérrez, Fernando Padilla, José Ángel Gayol, Vicente García Oliva y Francisco Álvarez.


     Les palabres de Barbero fixeron que yo cambiara'l discursu que pensaba dicir na mio condición de ganador del premiu Xuan María Acebal de poesía, col llibru Ferralla, na so 21 edición: en cuenta de falar del xéneru poéticu como columna vertebral de les cultures subordinaes, como l'asturiana, improvisé unes palabres sobre les conclusiones de la I Xunta d'Escritores Asturianos, celebrada en 1987: amás de pidir la oficialidá, más atención al teatru, una escuela de traductores, un bancu de datos terminolóxicos o un premiu nacional de lliteratura, reivindicaciones que siguen vixentes, aquella Xunta vía necesaria la profesionalización del trabayu lliterariu. Cásique trenta años más tarde nun ye qu'avanzáramos poco, ye que retrocedimos al respective de los llogros consiguíos hai seis o siete años, y son estos premios (xunto con tres o cuatro más) los pocos ingresos que se pue permitir un escritor n'asturianu. En 1987 convocábase un únicu premiu de novela n'asturianu con dotación económica y asina sigue siendo güei.
     Sicasí,  poques veces una entrega de premios resultó tan animada como esta. La evidente amistá y simpatía ente los premiaos, una bona representación d'escritores ente un públicu ampliu, l'actuación d'Anabel Santiago y Xulio Arbesú, la presencia del Conseyeru de Cultura, Xenaro Alonso (qu'asistió acompañáu polos directores Fernando Padilla y Cristina Valdés y faló n'asturianu), de Roberto Sánchez Ramos, conceyal de Cultura del Ayuntamientu d'Uviéu, o del alcalde de Cabranes, Gerardo Fabián, contribuyeron a crear un clima allegre y distendíu. Nun pasó desapercibida tampoco la presencia de tres diputaos de Podemos na Xunta Xeneral, Emilio León, Paula Valero y Lorena Gil. 

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el xueves 4 de febreru de 2016] 

5 may. 2016

LA PASIÓN DESCOMANADA DE GUILLAUME APOLLINAIRE


     Guillaume Apollinaire tuvo a puntu de convertise nun d'esos poetes canónicos, imprescindibles hasta'l puntu de qu'espliquen una época, pero que nun se lleen. A la perda d'influencia lliteraria de la llingua francesa, na qu'escribió la so obra, sumó la facilidá cola que se lu identifica colos caligrames y cola vanguardia d'a primeros de sieglu, de la que foi la voz indiscutible, pero qu'hai obra que pasó de moda. Sicasí, cada ciertu tiempu dalguién vuelve sobre los sos textos y descubre pa nós aspectos nuevos que nos fain regresar a lo qu'escribió y maravianos otra vuelta de la so capacidá creativa, tan viva güei como na so época. Ye, por exemplu, lo que fexo Marta Pino al editar n'Acantilado les Cartas a Lou (2008), escrites con pasión y cola urxencia de la guerra (la Primera Mundial), na que participaba, y del amor a Louise de Cologny, aristócrata ensin dineru.


     Anque muerre xoven, con trenta y ocho años, esti poeta, novelista y ensayista tuvo tiempu de dexar una güelga indeleble na cultura del sieglu XX.  Nació en Roma en 1880 llamándose Wilhelm Albert Włodzimierz Apolinary de Kostrowicki. Escribió'l manifiestu fundacional del cubismu, bautizó como «surrealista» la lliteratura que conocemos con esti nome, inventó la palabra «caligrama» pa los poemes que formen dibuxos con palabres, tuvo acusáu y deteníu por cómpliz del robu de La Gioconda nel Louvre, foi autor d'obres erótiques y pornográfiques, amigu de Picasso, del matrimoniu Delaunay, de Matisse, de Braque, d'Henri Rouseau...  La mesma pasión que punxo na creación lliteraria, na amistá y nel amor, tamién la punxo na guerra, alistándose contra Alemania, entrando en combate volviendo a París feríu. Convaleciente, morrió nesta ciudá en 1918 por mor d'un andanciu de gripe, la que se conoz como española. Ta enterráu nel cementeriu de Pére-Lachaise en París, baxo un monolitu diseñáu por Picasso.

     [Les traducciones al asturianu de dellos poemes d'Apollinaire que fexo Marina Pangua pa Campo de los Patos 5-6 afaláraonme a volver sobre esti autor. Esa vuelta materializóse na mio colaboración pal númberu 3 de la revista Brixel (II época, 2015), onde se publiquen estos mesmos poemes.]



LA GUAPA ROXA

Velequí que toi delantre toos un home acordies
Que conoz la vida y de la muerte lo qu'un ser vivu pue conocer
Que probó la pena y l'allegría del amor
Que supo dacuando imponer les sos idees
Que conoz delles llingües
Que nun viaxó poco
Que vio la guerra n'Artillería y n'Infantería
Mancáu na cabeza trepanáu baxo'l cloroformu
Que perdió los meyores amigos na espantible llucha
Sé de lo antiguo y de lo nuevo lo qu'un home solu pue conocer d'entrambos
Y ensin que m'esmuela güei esta guerra
Ente nós y pa nós amigos mios
Voi xulgar esta llarga querella entre tradición y invención
            Ente Orde y Aventura

Vós cola boca fecha a imaxe de la de Dios
Boca que ye l'orde mesmu
Sei indulxentes al comparanos
Con quien fueron la perfección y l'orde
Nós que per auquiera buscamos l'aventura
Nun somos enemigos vuesos
Queremos davos amplios y estraños dominios
Onde'l misteriu grana pa quien quiera pañalu
Hai fueos nuevos colores nunca vistos
Mil bisarmes imponderables
A les qu'hai que dar realidá
Esquizar la bondá rexón enorme onde too calla
Tamién ta'l tiempu pa echar fuera o pa facer que vuelva
Piedá pa nós que combatimos siempre nes fronteres
De lo ilimitao y de lo venidero
Piedá pa los nuesos enquivocos piedá pa los nuesos pecaos

Velequí que vien el branu la estación violenta
Y la mio mocedá morrió como la primavera
Oh Sol ye'l tiempu de la Razón encesa
            Y yo espero
Pa siguila siempre la forma noble y duce
Que garra ella pa que solo la pueda amar
Llega y atráime como a un fierru l'imán
            Tien la pinta encantadora
            D'una adorable roxa

El pelo ye d'oru diría
Un guapu y durable rellampu
O eses llapaes que s'empavonen
Nes roses de té qu'amostalguen

Ríi ríi de mi
Homes de toles partes sobre too los d'equí
Porque hai tantes coses que nun m'atrevo a dicivos
Tantes coses que nun dibeis dexame dicir
Tenéi piedá de mi



SOLOMBRA

De nuevo tais equí al mio llau
Recuerdos de los mios compañeros muertos na guerra
La olivera del tiempu
Recuerdos que nun sois más qu'unu solu
Como cien pelleyes formen un solu mantu
Como eses milenta feríes que fain solo un artículu de periódicu
Apariencia impalpable y sombriza que garresti
La forma cambiante de la mio solombra
Un indiu al acesmu per tola eternidá
Solombra arrástreste al par de mi
Pero yá nun m'oyes
Nun vas conocer más los sublimes poemes que canto
mientres yo t'oigo y te veo entá
Destín
Solombra múltiple que'l sol guarde
A ti qu'ames abondo como pa nun dexame nunca
Y que dances al sol ensin llevantar polvu
Solombra tinta del sol
Escritura de la mio vida
Arcón de penes
Un dios que s'humilda

Sous le pont Mirabeau, Mona Fontina


LA PONTE MIRABEAU

Baxo la ponte Mirabeau cuerre'l Sena
                        Y los nuesos amores
            Fairá falta recordalo
Vuelve l'allegría tres la pena

            Vien la nueche la hora sonó
            Los días marchen quedo yo

Cara a cara garraos de les manes
                        Mientres baxo la ponte
            De los nuesos brazos pasen
De mirar eternu les cansaes foles

            Vien la nueche la hora sonó
            Los días marchen quedo yo

L'amor marcha como agua qu'escapa
                        L'amor marcha
            Como la vida va lenta
Como ye la esperanza violenta

            Vien la nueche la hora sonó
            Los días marchen quedo yo

Pasen los días y les selmanes
                        El pasáu nun regresa
            Nin tampoco l'amor
Baxo la ponte Mirabeau cuerre'l Sena

            Vien la nueche la hora sonó
            Los días marchen quedo yo


SERONDA ENFERMA

Seronda enferma y adorada
Has morrer cuando l'airón sople nos rosales
Cuando hebia nieve
Nes pomaraes

Probe seronda
Muerres col blancor y la riqueza
De la nieve y la fruta maduro
Nel picu del cielu
Los ferres esnalen
Sobre parvolines ninfes de pelín verde
Que nunca amaron

Nos llinderos lloñanos
Los venaos bramen

Y cuánto amo oh estación el to murmuriu
La fruta cayendo que naide paña
L'aire y la biesca que lloren
Fueya a fueya toles llárimes de la seronda

La fueya
Triao
Un tren
Que rueda
La vida
Esmuzse


Robert Delauney (1912)
«Fenêtres ouvertes simultanément»

(pintura qu'inspira'l poema «Les ventanes»)

LES VENTANES

Del encarnáu al verde tol mariellu muerre
Cuando canten los loros nos montes nativos
Zanques de pihís
Hai por facer un poema al páxaru que solo tien una ala
Unviarémoslu como mensaxe telefónicu
Traumatismu xigante
Fai llorar
Qué guapa la rapaza ente les moces turineses
El probe rapaz suénase na so corbata blanca
Vas llevantar la cortina
Y velehí que s'abre la ventana
Arañes cuando les manes texíen la lluz
Guapura palidez insondables violetes
En devanéu intentaremos un pigazu
A medianueche empezaremos
Cuando hai tiempu hai llibertá
Bígaros Pixín múltiples Soles y l'Oriciu del poniente
Un vieyu par de zapatos mariellos énte la ventana
Torres
Les torres son les cais
Pozos
Pozos son les places
Pozos
Cabornios qu'abelluguen les vagamundes mestices
Los mulatos canten sones desgarraos
A les mulates cimarrones
Y el gansu cuá-cuá trompetia pal norte
Onde los cazadores de mapaches
Rallen les pelleyes
Diamante resplandiente
Vancouver
Onde'l tren blancu de nieve y de fueos nocturnos fuxe del hibiernu
Oh París
Del encarnáu al verde tol mariellu muerre
París Vancouver Hyères Maintenon Nueva York y les Antilles
La ventana abre igual qu'una naranxa
El guapu frutu de la lluz




SALIDA

Y les sos cares taben pálides
Y los sos solluezos rotos

Como la nieve de puros pétalos
O les tos manes nos mios besos
Cayía la fueya serondiego

3 may. 2016

ROMANOS Y ASTURES SOBRE'L TARRÉN


Las Guerras Astur-Cántabras
Jorge Camino Mayor, Eduardo Peralta Labrador y Jesús Francisco Torres Martínez (Coordinadores)
Oviedo, KRK Ediciones, 2015

Cubierta
     Nun llegaron a nós les principales fontes d'información romanes sobre les Guerres Astur-Cántabres, el llibru 135 y siguientes d'«Ab urbe condita» de Tito Livio y l'autobiografía d'Octavio Augusto, asina que los investigadores lleven sieglos conformándose colos resúmenes que fixeron los historiadores Floro y Dión Casio. Tito Livio, cronista oficial d'Augusto, hubo describir tan puntualmente les campañes del primer emperador romanu que los analistes contemporanios d'él malapenes s'ocupen d'estos fechos. De la importancia que los propios romanos dieron a la pacificación del noroeste peninsular lléguennos ecos lliterarios de primer orde: la oda III 14 d'Horacio fala del victoriosu Augustu que vuelve a Roma depués de dir buscar al últimu requexu d'Hispania'l lloréu que namás se gana cola muerte. Quiciabes pola ausencia d'eses fontes, que podemos suponer riques en detalles, y pol hermetismu de los resúmenes que llegaron, los datos escritos sufrieron la interpretación imaxinativa de quien quería rescatar aquellos episodios históricos de la nueche de los tiempos, colocando nel mapa de los intereses localistes los pocos topónimos que nos dieron los romanos.
     Pal profanu en temes históricos, como ye'l mio casu, nun dexa de resultar llamativu enterase de que namás nestes últimes décades l'arqueoloxía empieza a ocupase con dalgún sistema d'estes guerres, a partir de les investigaciones del territoriu qu'hai en Cantabria ente los ríos Pas y Besaya, que continúa na Carisa asturiana y n'otros sitios pel norte de Palencia y Burgos, aportando mui valioses informaciones aillaes que necesitaben una puesta en común. Ello foi lo que se fixo en Xixón, del 2 al 4 d'ochobre de 2014, nel «Primer Encuentro Arqueológico de las Guerras Astur-Cántabras», del que se publiquen nesti llibru les actes, informando de cómo tán nesti momentu estos estudios sobre'l tarrén, too ello acompañao d'abundantes ilustraciones y mapes que permiten localizar con facilidá la ubicación de los campamentos romanos y observar la magnitú del territoriu (60.000 km2) nel que se desarrollaron estos fechos.
     Depués d'unes páxines d'homenaxe a González Echegaray, Casado Soto y Diego Santos, hai nel llibru una sección qu'estudia la figura d'Octavio Augusto nel so momentu históricu, contextualizando tamién los pueblos ástures y cántabros n'Hispania; un artículu de Ramírez Sábada repasa los intentos d'identificación de los topónimos que dan les fontes romanes. El volume ocúpase de les fortificaciones y asentamientos correspondientes a les guerres cántabres (Cantabria, Palencia y Burgos) per un llau, y a les ástures per otru (Asturies, Lleón y Galicia), atestiguando colos nuevos campamentos  que van apareciendo la intensidá de la intervención romana nel noroeste peninsular. Estos estudios arqueolóxicos confirmen l'avance militar de les lexones de sur a norte a través de cuatro víes d'entrada (l'Escudu, la Carisa, la Mesa y a Corredoira), corroborando de pasu la so importancia, señalada por Xulio Viejo yá en 2003, na configuración del mapa dialectolóxicu, y seguramente del sociocultural, de l'Asturies que llega a los nuesos díes. Quiciabes por eso estes actes, onde se recueye malapenes un niciu de lo que puen dar de sí estos estudios arqueolóxicos, falen de fechos históricos d'un tiempu remotu que, ensin que yá séyamos conscientes, conformaron el nuesu presente como nengún otru.

1 may. 2016

TEXTU, CONTEXTU


Lletres Asturianes, 114

Lletres Asturianes
Númberu 114, marzu 2016
Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, 2016

     A un de los textos más singulares de la lliteratura asturiana, el «Viaxe del Tíu Pacho el sordu a Uviedo», dedica Xuan Xosé Sánchez Vicente'l so artículu nesti nuevu númberu de la revista «Lletres Asturianes», publicada pola Academia de la Llingua Asturiana. Fai nél un análisis pormenorizáu y intelixente de la obra, una novela («novelina» llámala Sánchez Vicente) escrita por Enriqueta González Rubín (1832-1877), impresa n'Uviéu en 1875 y que desapareciera llamativamente, hasta'l puntu de que los repertorios bibliográficos de la tradición (Canella, Fuertes Acevedo, Somoza, Oliveros) nun la citen siquiera. Les úniques referencies parecíen aportar de la otra banda la mar: Constantino Suárez «Españolito» y Alfonso Camín. Sicasí, el llibru apareció cerca casa: en Llanes, un únicu exemplar guardáu dientro d'otru llibru. Sánchez Vicente, como vien faciendo de va tiempu coles obres más representatives d'esta lliteratura, llee la obra con atención, desentellízala y fai por desvelar les partes más escures, como la interpretación d'esi «pote/porte» na que parez acertar de llenu. Deldora de Marirreguera, la obra inxértase dientro de la conocida tradición del paisanu de pueblu que viaxa a la capital y se maravía de les novedaes que ve, pero arriquecida con carga social y crítica política, anque tengo pa min que se nos escapen la mayor parte de les claves qu'escuende la obra. ¿Ye esta la primer novela de la lliteratura asturiana? Canella diz qu'esta mesma autora publicara en 1864 una novela na prensa asturiana, entendemos que por entregues y desconocida pa nós, que nun sería esta. Sabiendo que la primer novela de la Renaixença catalana ye de 1862 y la primera gallega de 1870 (anque publicada en 1880) podemos entender meyor l'aventura extraordinaria de la escritora Enriqueta González Rubín.
     Esti númberu de «Lletres Asturianes», el 114, complétase con dellos artículos valideros: sobre prefixación verbal, sobre l'infinitivu flexionáu, sobre la negación n'asturianu, sobre l'orixe de la palabra guah.e, sobre'l doblaxe al asturianu y sobre les referencies a la Corona d'Asturies nun testu del sieglu XIV de Paolino de Venecia. Pel so llau, Cristina Valdés Rodríguez publica «Un enfoque polisístemicu a la traducción n'asturianu: normes y estratexes», un trabayu programáticu del mayor interés. Nél avérase, dende l'enfoque polisistémicu que tanta atención empresta al contextu, a la traducción como procesu cultural esencial pal desarrollu de les llingües. Los epígrafes que dedica al papel de la traducción na historia y a les teoríes culturales de la traducción permiten entender a Branchadell, a quien se refier Valdés Rodríguez, que prefier falar de «llingües menos traducíes» enantes que de minorizaes. El remate del so artículu, «Estratexes, posibilidaes y conclusiones», quier poner les bases de lo qu'ha ser el trabayu futuru pa que la traducción termine convirtiéndose nun instrumentu de cambiu cultural. Sicasí, cuando analiza la traducción n'asturianu y manexa la bibliografía curtia qu'hai sobre'l tema (d'Andrés, Martino, Cortina, Llano, González Arias, Mori) Cristina Valdés obvia l'aportación temprana y esencial de Xosé Gago, que nin siquiera cita na bibliografía; échase en falta. Esti poeta y traductor (Safo, Homero, Kavafis...) participó na I Xunta d'Escritores Asturianos (1987) con una llarga ponencia que tituló «La traducción n'Asturies: problemes y perspectives» y nella averábase con llucencia a la traducción n'Asturies (la lliteraria y la non lliteraria) como fenómenu cultural y dientro del so contextu, analizando les necesidaes, los peligros y los errores. Sigue teniendo abonda vixencia, llamentablemente.

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el xueves 28 d'abril de 2016]