Miraron equí

30 nov. 2012

NEL AMARO


ECHO DE MENOS A NEL AMARO


      Depués del funeral de la madre de Jose, mientres esperamos la breda pa comer nuna terraza, pidimos sidra. De sópitu, na distancia, acolumbro pintada na paré una pequeña silueta familiar. “Ye Nel Amaro”, digo n’alto de la que me llevanto a comprobalo. N’efectu, ta pintáu en negro sobre la piedra, con una plantilla, el contornu inconfundible de la so cabeza baxo la lleenda “N A tuvo equí”. Una intervención del propiu autor, seguramente, fecha enantes de que lu alcanzara la muerte na primavera del 2011[1].
     Pienso entós en Nel Amaro, l’inquietu creador en busca permanente, impertinente y bonaz al mesmu tiempu, críticu y constructivu. Nun ye que tuviéramos una especial relación de camaradería y amistá. El vínculu que nos xunía yera más lliterariu que personal, pero altravesaba cinco décades, dende’l remate de los años setenta al empiezu d’esos diez del sieglu XXI qu’él entamó, como siempre, enllén de proxectos y realidaes. Una relación qu’empezó per carta convencional y acabó a través d’e-mail, como tien que ser en quien empezó publicando en “vietnamita” y terminó colgando la so obra n’internet. Conocímonos na seronda de 1977, nun recital poéticu qu’organizaba l’Ateneo de Oviedo nos locales de la cai Melquiades Álvarez 7, nel qu’Amaro lleía xunto con José Luis Argüelles y Dionisio Gómez (l’autor d’aquellos versos qu’empezaben: «Mieres,/ que en la distancia era de plomo se concreta/ bajo la silenciosa llovizna de la tarde...»). Había un presentador, Fernández Canteli, y el públicu formábemoslu un sociu del Ateneo vinculáu al axedrez y yo, qu’acababa de llegar de Tuña arranando (ye la palabra) por conocer poetes y por entrar en contactu cola poesía que se taba faciendo nel mio tiempu.

Nel Amaro y Pulgu
     Escribi-y mandándo-y dalgún poema, contestóme, y empezamos una llarga relación intercambiando publicaciones, lo que me permitió facer un bon siguimientu de la so evolución artística, dende los poemes axitaos de los años setenta, pasando pela serie mesta dedicada a Marta B., la poesía comprometida, la superación de la fotocopia, el mail art, la poesía visual, les intervenciones... Unos quince díes enantes de qu’Ismael González Arias me diera la mala noticia del so fallecimientu, Nel Amaro mandóme una convidada pa una acción na Galería Texu d’Uviéu, y tovía enantes llegara l’últimu regalu visual, “Preso político. Poema objeto”: una semeya de dellos clips negros nuna cadena que ruempe la presencia d’un clip coloráu. Usáramos esa imaxe como cartel pa la exposición que fexo na mio Llibería Trabe en payares de 2005, inaugurada con una serie d’acciones que nos fixeron rir y pensar, como-y prestaba al poeta de Mieres.

De Nel Amaro: Preso político. Poema objeto

     Nel Amaro yera imprevisible y sorprendente. Tengo pa min que yera tímidu, pero nada descubro diciendo que tenía fuertes convicciones y una humanidá candial y cariñosa. Nel anecdotariu social que cuerre sobre él hai de too, de grandes excesos a enceses polémiques, dalguna bofetada a dalgún padre de la patria, la detención pol asuntu del atentáu de la cai Correo de Madrid, nel que la policía implicaba a la so hermana (“Mariluz/ n’Asturies/ faltes tu”), una xenerosidá ensin llende y un espíritu llibre y contradictoriu más cercanu al anarquismu qu’al marxismu, capaz de conxugar nel so santoral laicu xente tan dispar como Brecht, Cristo, Joplin, Kerouak, Hendrix, Bartók, Beckett, Otero, Antígona, Brel, Cortazar o Fernán-Coronas (quixo que publicáramos una foto suya na que ta delantre la tumba del poeta de Cadavéu). Nun yera un escritor delicáu y primorosu; la so fuercia creativa venía de la so sinceridá radical y d’una claridá expositiva qu’apoyaba na intuición.

Ánxel Nava, Nel Amaro y Antón García na inauguración
de la exposición de Nel Amaro na Llibrería Trabe en 2005.
Foi na Xunta d’Escritores de Llanes (1989), cuando tuvimos oportunidá de falar más posadamente per primer vez y cuando Nel Amaro me sorprendió col so saber variáu y informativu. Nun sé cómo un grupu de los presentes diéramos en falar de Marx, un tema sobre’l que yo confieso que nun tengo muncho que dicir, siendo como soi poco dau a la llectura de teoría política. Col so acentu tan característicu de la cuenca na que nació y vivió, falando a ráfagues, como suelen facelo los tímidos, Nel Amaro diba esbillando con convencimientu la so opinión sobre l’análisis que Marx y el so camarada ideolóxicu Engels fixeran sobre lo que llamaben les revoluciones españoles del sieglu XIX, onde tuviera un papel relevante na segunda (según el cómputu d’aquellos filósofos) el mio paisanu Riego. Nel Amaro, más favorable a les tesis anarquistes de Bakunin qu’a la ortodoxia organizativa del marxismu, refugaba que pudiera dáse-y el nome de revoluciones a les asonaes militares del sieglu XIX. A la de Riego, por exemplu, la de 1820, esplicaba’l de Mieres que-y faltó cuayu pa da-y una patada en culu al rei Fernando VII y echalu del tronu. Dicía que nun se podía falar de revolución cuando se trataba namás d’un cambiu d’orientación nel que les clases desfavorecíes nun teníen papel nengunu nin meyora posible.
Poco podía yo aportar a una discusión qu’ensiguida foi monólogu, porque naide de los presentes sabía que Karl Marx s’ocupara de la historia d’España, que tuviera una opinión favorable de Xovellanos na midida en que s’oponía al feudalismu o de Riego, porque cola so actuación permitiera a les colonies americanes emancipase y llograr la independencia. Alcuérdome que Nel Amaro, naquel discursu, manifestó pa la mio sorpresa cierta simpatía por Mendizábal, el responsable de la desamortización de los bienes eclesiásticos, que según nos dixo venía d’una vieya familia conversa y qu’elli mesmu camudara’l so apellíu orixinal, Méndez, por Mendizábal, que dexaba un menor rastru xudaizante. Nun saliera bien la so intención de poner al algame de los campesinos les tierres de les “manes muertes”, la igresia y les órdenes relixoses, que trabayaben. Aquelles propiedaes terminaron pasando al patrimoniu de los especuladores o de los ricos porque nun dexaran a Mendizábal rematar el procesu.

De Nel Amaro: Autorretratu
Pero lo que Nel Amaro dominaba como naide yera la historia contemporania del valle que riega’l ríu Caudal y del so entornu cultural. Da bona prueba d’ello nes sos noveles, especialmente na qu’igual ye la más ambiciosa de les que publicó, ¡¡¡Falanxista!!! (1995), una obra que de tar escrita n’español diba llevantar angüeñes na so villa natal, onde los que la lleeron son a identificar a persones conocíes protagonizando fechos de los qu’igual nun taríen agora nada orgullosos. Como fonte d’información, poniendo a disposición de cualquier iniciativa’l so archivu ricaz y suficientemente ordenáu como pa topar nél lo que se precisaba, resultaba un colaborador impagable y xenerosu. ¿Cómo agradece-y yá que me mandara los dos llibros de poemes de Virgilio Garsaball, una vez que me quexé de que nun había manera de lleer a esti poeta revolucionariu asturianu?  

De Nel Amaro

     Que Nel Amaro desbordaba enerxía sábelo cualquiera que tratara mínimamente con él. Por eso a lo llargo de la vida fundó y desfundó sinfinidá de publicaciones peles que pasó tola poesía asturiana. Por eso nun momentu determináu decidió dar vida a colectivos artísticos que formaba él consigo mesmu, enllenándolos de conteníu baxo nomes tan rescamplantes como Auxilios Mutuos SL, Yves Klein Blue Bank, Fundiziom Malevich o la Fundación Perruno-Situacionista Laszlo Kovacs, na que tenía como colaborador habitual al so perru Pulgu. Na poesía visual, na intervención, nes acciones, alcontró Nel Amaro la so voz más personal, permitiéndo-y inmediatez, reflexión y brillu.
     Al pie de la paré dende la que me mira en forma de graffiti, mientres faigo una semeya col móvil, alcuérdome del poema col que remata Cementeriu cívicu, el so últimu llibru de poemes publicáu n’asturianu. Son tres versos que dicen simplemente: “Guapa babayada/ muérreste y/ ¡yá ta!”. Sí, yá ta. Ye fácil dicilo cuando yes quien muerre, pero los que quedamos vivos echámoste de menos.




     [1] Marta Baquero sácame del mio error. Nun ye del propiu Nel Amaro, sinón una obra homenaxe de Delfu pel so cabudañu.