Miraron equí

22 jun. 2016

APUNTE SOBRE XUACO FANA


  

Xuaco Fana y Enrique Soto n'el Ricón del Bable de El Auseva (1957-1966)
Fernando Soto Ortega (comp.)
Oviedo, Real Instituto de Estudios Asturianos, 2015

     Pa quien s'acercara a la lliteratura asturiana, Xuaco Fana yera l'autor d'unos versos a la Santina nel llibru editáu polos Amigos del Bable en 1976, «Covadonga n'a poesía bable», que recoyía los poemes premiaos na so «Andecha de la Poesía» de 1975. Na bibliografía sobre la lliteratura asturiana nun volvía aparecer esti nome. Los que lu conocieron personalmente, los vecinos y pocos más, sabíen que tres d'esi alcuñu taba'l ciudadanu Fernando Sánchez Rodríguez, más conocíu como Tito Sánchez o Tito el de la Ercoa, qu'en 1951 ganara un concursu de teatru costumista convocáu pol Institutu d'Estudios Asturianos cola obra «Los tres cariñinos», ambientada nuna aldea a la que llegara la modernización. Hai unos años el grupu Teatru Carbayín volvió a representala con gran éxitu, con una actualización de José Ramón Oliva (empeñáu na renovación del teatru popular) qu'incluyía cantares interpretaos pol Coru Errante. Aquel poema y esta obra de teatru yera tolo que se sabía d'esti autor.
     Agora, una edición del profesor Fernando Soto Ortega recupera la poca obra n'asturianu del padre, Enrique Soto (con dalgún cuentu y dellos testos en versu), y la más estensa de Xuaco Fana, publicaes entrambes nel selmanariu «El Auseva» de Cangues d'Onís ente 1957 y 1966. Descubrimos asina, nos versos y proses (cartes al director) firmaos por Xuaco Fana, un autor que s'inxerta nos xeitos festivos de la lliteratura asturiana. A diferencia d'otros escritores populares, Xuaco Fana / Fernando Sánchez ye un autor atentu a la oralidá del asturianu, pero que demuestra conocer mui bien la so tradición lliteraria; la puesta n'escena de dellos poemes vien de Marirreguera, anque con mayor intención cómica («¡Taponái d'aquel vieyu el gorgoveru / y torgái, pa que calle, a aquela vieya!»); n'otros oise la voz de Cuesta («El casu ye que fai tres díes y picu / de tal forma enroñáu tengo el focicu...») o la de Marcos del Torniello («Antón de Mingo'l Coxilu / yera'l mozu de la Pacha, / fía de Xixo el del Melandru, / consuegru de tía Serafa...»). Pero dacuando ye orixinal, como nes definiciones del so «Diccionario de la aldea» (publicáu nes páxines d'ochobre de 1958): «Cha-cha-cha: xiringüelu cubanu; Rocanroll: lloquerada; Agrónomu: llabrador d'oficina; Entidad bancaria: toñil sin jondu; Pacto: tratu de muncha robla y pocu tratu; Dividendu: restu que queda dempués de aplicai el multiplicando, etc.».
     Eses llectures xueguen a favor d'esti autor: l'asturianu del que se manda ye bien curiosu, dignu de mayor aliendu creativu. Nun son munches les veces nes que se pon seriu (el poema a la Santina, una elexía a un amigu muertu), pero demuestren dalgún oficiu lliterariu. Él mesmu, sicasí, yera consciente del so papel limitáu; según s'indica nel prólogu, cuando-y piden nuna entrevista que se compare con otros poetes incluyíos na antoloxía bable de Pedro G. Arias (1959) respuende, sinceru, que la so sección del «Auseva» «no es poesía, es ripio». Agora bien, nada desameritaría la so obra al par de dalgunos de los incluyíos nella. Echamos de menos, nel prólogu de Fernando Soto a esta edición, dalgún fechu biográficu concretu de los dos autores recopilaos nel llibru. Polos testos que se recuperen sabemos que Xuaco Fana tuvo na División Azul, que foi pregoneru del Descensu del Sella y otres fiestes de la contorna, pero esta edición yera una bona oportunidá pa ofrecer más datos sobre la so vida; pa corroborar, por exemplu, si les feches de nacencia y fallecimientu que tenemos anotaes (1916-1977) son correctes.

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el xueves 16 de xunu de 2016] 

11 jun. 2016

VALOR Y VALIR EN DURRUTI




Lluvia d'agostu
Francisco Álvarez
XXXVI Premiu de Novela «Xosefa Xovellanos»
Xixón, Hoja de Lata, 2016

     A mediaos de los años ochenta una periodista francesa llega a Moscú cola intención d'entrevistase con Andrés, un vieyu comunista español, exiliáu al terminar la guerra civil, una de les últimes persones que vio vivu a José Buenaventura Durruti. Libertad Casal trabaya nel "Nouvel Observateur", y tanto'l nome como l'apellíu son nicios de la so historia: fía de militantes anarquistes españoles. El padre muerre n'acción de guerra en 1936. La madre, enfermera, va terminar marchando al exiliu francés, nel que muerre dexando a la pequeña Libertad en bones manes: nes d'Elisabeth Eidenbenz, la suiza qu'axudó a salvar a cientos de nenos refuxaos. Lo que busca Libertad Casal en Moscú, una tarde d'agostu na que llueve a xarraos y da títulu al llibru, ye parte de la so historia personal: la madre, Rosalía Casal, foi la enfermera qu'atendió a Durruti nes últimes hores de la so vida, desque recibió un balazu mortal nel frente de Madrid a meudía del 19 de payares de 1936 y la madrugada del día 20, cuando fallez.

Francisco Álvarez (Foto M. Rojas)

     La primer novela de Francisco Álvarez (Xixón, 1970) podía mui guapamente centrase nesti personaxe femeninu qu'abre y zarra la obra relatando, nunes poques páxines y en primer persona, la so vida d'española ensin España. Pero lo que la convoca, lo que la trai a la novela d'Álvarez, ye la investigación qu'entama sobre la muerte de Durruti, y ensiguida ye esta historia, la del revolucionariu anarquista, la qu'enllena la narración de "Lluvia d'agostu". Casal axuda a contar dalgunos fluecos: la miseria na que va vivir la familia de Durruti en Lleón; sobre Mimi, compañera sentimental, y la fía que tuvieron, Colette... Como Casal, Francisco Álvarez tamién ye periodista, y esi oficiu nótase, pa bien, na construcción de la obra, ocupada en narrar los principales acontecimientos de la vida del líder anarquista: la formación en 1922 del grupu "Los Solidarios", la muerte del arzobispu Soldevila, l'atracu al Banco de España de Xixón en 1923, la marcha a Sudamérica y l'acción revolucionaria ellí, la detención en Burdeos y la presión internacional pa que lu lliberen, la so oposición a la república pola que termina deportáu a África, los primeros díes de la guerra en Cataluña y la columna Durruti...
     Hai munchos aspectos sobresalientes en Lluvia d'agostu, una novela entretenida, bien construída, pela que s'avanza entrando nuna parte esencial de la historia d'España; destaca la documentación histórica de la que se manda y la (re)construcción humana d'unos personaxes que llegaron a nós convertíos en mitos. Ensin dulda, la contextualización de los principales episodios biográficos de Durruti ye ún de los grandes aciertos al permitinos entender meyor el sitiu qu'ocupa esti anarquista na historia del movimientu obreru internacional. Como la novela se construye na so mayor parte atendiendo a los detalles llama l'atención que la parte más velada seya precisamente la que centra bona parte de la trama, la de la muerte del líder anarquista. ¿Accidente, un disparu facista, comunista, anarquista...? Francisco Álvarez, qu'espón toles teoríes, nun toma partíu na novela, quiciabes porque, como nel pactu de silenciu nel que se conxuraron los testigos naquel tiempu, el final abiertu agranda'l mitu. Y que fuera un accidente (esi ye'l testimoniu de Cuyás, el so xofer, de vieyu: enfadáu, Durruti pega col fusil nel estribu del coche y l'arma dispárase) nun parez dignu de quien, más temerariu que valiente, como-y diz el comunista Andrés Tudela a Casal en Moscú, una tarde d'agostu con lluvia, nun yera consciente del so valir.

9 jun. 2016

SONETU 146 DE SHAKESPEARE


Ta a piques de salir la edición completa n'asturianu de los sonetos de Shakespeare, publicaos por Saltadera, traducíos por Héctor Fernández. Yá dimos cuenta nesti blog d'esa aventura, equí. Nel empiezu, hacia'l 2010, fixi yo la prueba de poner n'asturianu un sonetu de Shakespeare garráu al azar, que foi'l 146, namás pa qu'Héctor viera que yera posible y afalalu al trabayu. Parezme qu'él, que nun se decidía, sabía secretamente qu'aquel trabayu podía lleva-y años. Pero nunca pensó que seríen seis, llargos, contando sílabes, buscando palabres, axustando significaos. Agora vamos poder celebralo cuando se cumplen 400 años de la muerte de Will. Yá falta poco. Mientres llega, equí ta la mio versión del 146 de Shakespeare:

146
 
Poor soul, the centre of my sinful earth,

[...] these rebel powers that thee array;

Why dost thou pine within and suffer dearth,

Painting thy outward walls so costly gay?


Why so large cost, having so short a lease,

Dost thou upon thy fading mansion spend?

Shall worms, inheritors of this excess,

Eat up thy charge? is this thy body's end?


Then soul, live thou upon thy servant's loss,

And let that pine to aggravate thy store;

Buy terms divine in selling hours of dross;

Within be fed, without be rich no more:


So shalt thou feed on Death, that feeds on men,

And Death once dead, there's no more dying then.


Ai, Probe alma, centru del mio barru culpable,
de tantes fuerces rebeldes presa y tentada,
¿por qué sufres per dientro y aguantes l’empuxe
mientres pintes les muries con adornos caros?

¿Pa qué tantu gastu si l’arriendu ye breve,
pa qué lo fundes nuna casa mediu en ruines?
¿La caresa va ser la qu’heriede esti excesu,
d’ella va ser too? ¿Asina va acabar el cuerpu?

Vivi, alma, d’aquel que te sirve y dexa
que colos sos trabayos miedre’l to tesoru;
merca hores divines, viéndeles de morgazu,
enriquezte per dientro y esquez l’apariencia.

Cébate na Muerte como ella nos mortales,
que muerta la Muerte, más naide va morrer.

5 jun. 2016

PLÁCIDU BRILLU A LES INSIGNIES


  
Encuentros con el 50. La voz poética de una generación
Miguel Munárriz (ed.)
Madrid, Ámbito Cultural del Corte Inglés, 2015

     El primer semestre de 1987 resultó ser d'extraordinaria intensidá lliteraria. Empezámoslu, Xuan Bello, Berta Piñán y yo, presentando'l primer númberu d'«Adréi» que publicáramos a piques de rematar 1986. Mientres díbemos preparando'l númberu dos, un importante saltu cualitativu que diba salir en mayu, la organización y dalgunes ponencies de la I Xunta d'Escritores Asturianos ocupaben el nuesu tiempu. Celebróse aquella xunta en Villamayor, na Casona de les Güelgues, ente los díes 27 y 29 de marzu y supunxo, con sonaes polémiques y una fienda ente distintes maneres d'entender la lliteratura, l'arrancada d'una nueva xeneración lliteraria, lo que diba terminar llamándose la Segunda Promoción del Surdimientu. A primeros de mayu'l Día de les Lletres Asturianes nun consiguió apagar los fueos de la polémica Xunta, avivaos entá pola publicación de la revista de l'Academia dedicada a la creación lliteraria (el númberu 24) y que coordinaren con criterios novedosos Berta Piñán y Xuan Bello.
     Ensin parada, a finales de mayu asistíamos nel Teatru Campoamor, ávidos espectadores, a los «Encuentros con el 50», onde se xuntaben a falar de poesía dellos de los principales poetes españoles de la Xeneración del Mediu Sieglu al par de dalgunos de los sos críticos y estudiosos: Carlos Barral, Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Jaime Gil de Biedma (que nun tuvo n'Uviéu, anque se proxectó una entrevista con él), Ángel González, José Agustín Goytisolo, Claudio Rodríguez y Carlos Sahagún. Hai quien diz qu'esos alcuentros sirvieron pa convertir a los poetes del grupu en verdaderos clásicos de la lliteratura; quiciabes fuera asina, pero pa munchos de los que tábemos ellí aquellos poetes yeren los nuesos clásicos y la so presencia ente nós tenía dalgo de verbu fechu carne: «Como vieyos guerreros arrodiaos de nietos, / saquen plácidu brillu a les insignies», escribió a cuenta de too aquello Xosé Manuel Valdés nun maraviosu poema tituláu, precisamente, «Xeneración de los Cincuenta».
Miguel Munárriz
     Y too aquello, baxo la dirección de Miguel Munárriz, foron debates y llectures (Alarcos, Martínez Cachero, García de la Concha, García Martín, Duque Amusco, Fanny Rubio), nueches de cantares con Amancio Prada, Luis Eduardo Aute y Paco Ibáñez, exposiciones de fotografía, de documentos y de pintura (Linares, Velasco, Alba, Paredes, Herrero, Sierra, Pandiella, Redruello, Sanjurjo...). La ponencia inaugural daríala, la tarde del primer día, Luis García Montero. La intensidá d'aquelles tres xornaes, les primeres d'una serie que se llamó «Los Encuentros» y llegaron hasta l'añu 2000, quedó recoyida nuna publicación que salió en 1990, «Encuentros con el 50, la voz poética de una generación». A puntu de cumplise trenta años d'aquel alcuentru, Miguel Munárriz recupera pa los nuevos llectores una parte d'aquel llibru. Echamos de menos dalgunes aportaciones que taben na primer edición (la de José Doval, por exemplu). La d'agora queda reducida a lo esencial, que nun ye poco: la trescripción de los alcuentros, les entrevistes a Gil de Biedma y Ángel González y les notes crítiques sobre la obra de Gil de Biedma, Carlos Barral, Carlos Sahagún y María Victoria Atencia. Nun taba naquella edición, pémeque, la ponencia que zarra esti volume sobre los poetes hispano-mexicanos del exiliu (seique la otra Xeneración del Mediu Sieglu) que firma Susana Rivera. Esta reedición, necesaria y oportuna, ábrese con un llargu, documentáu y amenu prólogu de Miguel Munárriz onde da cuenta de cómo foi la difícil y guapa aventura de celebrar a los poetes de los Cincuenta, un homenaxe qu'ainda dura na memoria de los que, ávidos espectadores, nun perdimos convocatoria.

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el xueves 2 de xunu de 2016] 

30 may. 2016

CELEBRACIÓN DE LA CARNE


Cubierta
  
El sol de medianueche
Luis Salas Riaño
Xixón, Impronta, 2016

     Luis Salas Riaño (L'Infiestu, 1960) vive en Noruega dedicáu a la enseñanza. Nos primeros años ochenta compartía pisu d'estudiante n'Uviéu con Carlos González Espina, qu'acabaría siendo'l so editor, y col poeta Miguel Allende. Coincidimos na tertulia lliteraria Oliver cuando los tertulianos, amás de González Espina, yeren Víctor Botas, García Martín, el yá fallecíu bibliotecariu d'A Veiga Félix Menéndez, Eduardo Errasti, Xuan Bello o Felicísimo Blanco, ente otros. Les primeres publicaciones de Salas Riaño, n'español, nacieron dientro de la tertulia y fueron relatos o poemes propios («Fragmentos de metro incierto», 1985) o traducciones, como la colección de sonetos eróticos italianos «El vaso de Pandora» (1986). Ensin que la reivindicación del asturianu-y resultara completamente ayena, foi la expatriación la que lu fexo volver a la llingua familiar pa traducir, primero cuentos populares noruegos (1990) y ensiguida'l «Peer Gynt» d'Ibsen (1991). En 1996 reunió los sos relatos, que van de lo sentimental a lo pornográfico, n'«A teyavana».
     La so obra poética n'asturianu, que va adelantando nel blog que caltién abiertu baxo'l so nome, suma dos títulos, «La llingua encesa» (2004) y el recién salíu volume «Al sol de medianueche» (2016), que nun nun son difíciles de poner en relación: entrambos llibros recueyen sonetos, cásique sesenta y siete nel casu del primeru y los casi ciento cuarenta y siete'l d'agora (dalgún poema nun tien los catorce versos canónicos), más unitariu nel tema: una poesía que podemos llamar concupiscente (erótica, de celebración carnal, llibertina y divertida) inclusive a sabiendes de que ye una etiqueta negativa pa la moral de la igresia; precisamente por eso la usamos. Salas Riaño pasea pelos sos poemes un personaxe masculinu atentu a lo que lu arrodia, que se desenvuelve nesi sol de medianueche que da títulu al conxuntu; esi sol que nos países nórdicos nun s'apaga del too y crea la penumbra que necesiten les pasiones, les más baxes y les más altes. 

Luis Salas

     Estos versos, anque escritos n'asturianu, nun beben na tradición lliteraria secreta d'esta lliteratura (que conocemos poco: les cosadielles de Cuesta y seique de Fabricio, la defensa del peu de Caveda; nada sabemos de les «desvergüences» del romance de la Marica que Xosefa Xovellanos tomó como afrenta que-y lu atribuyeran), sinón la clásica que vien de Catulo y pasa por Verlaine y Apollinaire, dos poetes de los que Salas Riaño tradució «poemes llibres» al español en 1985 y 1986. Pero tamién la que sigue la escondida sienda de la poesía orxiástica española, la que floreció ente los sieglos XVIII y XIX y tentó a Moratín y a Samiego o a Espronceda y Valera, poniendo en relación eros y tánatos. Sicasí, al protagonista de los poemes de Salas Riaño la muerte, menos la pequeña, esmolezlu poco: busca correspondencia nel sexu femeninu y canta esa busca: la mirada que restola y escueye, l'averamientu fallíu cuando pudo ser y nun fue, la celebración de la conquista, la consumación de l'atopada carnal, l'amante solitariu... L'humor, la ironía, la doble intención... son rasgos que definen estos poemes (como «La más turbadora»: «Fuxiste cola música a otra parte / y dexástime solu na estacada, / boca arriba, col techu na mirada, / privando al instrumentu del to arte.»), nos qu'a la poesía se xunten munchu trabayu, inxeniu, placer y diversión: «Y que l'aire al salir de madrugada / la calme, fecha polvu, paya, nada.»

20 may. 2016

LLITERATURA Y VIDA



Lliteratura, revista lliteraria asturiana
Númberu 32, mayu 2016
Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, 2016

     Dende l'añu 2014 la revista Lliteratura, que dirixe Xosé Bolado, fai coincidir la so salida añal cola celebración de les Lletres Asturianes. Puntual, llegó asina esti númberu 32 nun añu nel que la institución que la edita, l'Academia de la Llingua Asturiana, anunció la creación d'un Premiu Nacional de Lliteratura que se va dar cada tres años y que se convocaría yá pal añu veniente. Bienllegáu seya esti premiu, que siguiremos con interés y atención, del qu'esperamos a lo menos qu'aballe un poco les agües manses, pigarcioses, d'una lliteratura enllena de sacrificios y que recibe poques allegríes.
     Esti númberu 32 vien ordenáu por secciones, zarrándolu una reseña firmada por Marta Mori. En «Narrativa» préstanos destacar los dos cuentos d'Elisabet Felgueroso, que lleva tiempu ensin publicar llibru y que namás tenemos oportunidá de siguir per revistes. El valencianu Josep Carles Laínez, qu'escribe dacuando n'asturianu, publica «Palabres espardíes», les páxines escrites ente 2007 y 2010 nesta llingua en Tabularium, el so diariu. Al suprimir les feches, los testos qu'apurre, anotaciones atemporales, lléense «como si foren prosa, pero en poemes», tal y como pide l'autor. Diego Nieto publica unos fragmentos de conversación, Ánxel Álvarez Llano dos cuentos breves premiaos en sendos concursos y Xuan Porta un relatu.
     La estaya con más colaboraciones ye la de «Poesía», que recupera la voz de dellos poetes que lleven tiempu ensin publicar al par de xente mozo o qu'entama a dar los primeros pasos nesta llingua. Berta Piñán publica siete poemes, José Luis Rendueles nueve. Luis Salas Riaño calienta motores dende Noruega, el país nel que vive dende hai delles décades, al publicar tres sonetos escatolóxicos (del más acá, convién avisar) qu'anticipen el llibru que va sacar ensiguidina. Ana Vega publica un poema en gallego-asturianu. Los tres poemes d'Alfonso López Alfonso son, seique, los primeros que publica nesta llingua. Yá señalamos hai poco a Raquel Fernández Menéndez y a Andrés Astur Treceño como dos voces nueves qu'hai que siguir nel panorama de la poesía n'asturianu.
     Vicente García Oliva abre la sección «Ensayu» con una llarga reflesión sobre la nuesa lliteratura infantil y xuvenil comparándola cola gallega, catalana y vasca, con una llamada d'atención a l'atonía editorial y al baxu nivel creativu de lo que se ta publicando. Señala como causes, ensin dulda acertando, la falta de relevu nos llectores, los competidores mediáticos, la falta de texíu social, la desaparición de llibreríes especializaes, la protección institucional menguante... Too ello podría resumise en cuatro palabres: falta d'industria cultural. La poesía asturiana aguanta la comparación con otres llingües del estáu (a ello se refier Oliva) por ser un xéneru que pue sobrevivir ensin industria, lo que nun pasa colos demás. Xuan Xosé Sánchez Vicente dedica'l so artículu a Caveda como exe esencial de la lliteratura asturiana al establecer el canon de lo que lu precedió y marcar l'estándar llingüísticu que siguimos. Víctor Suárez repasa lo qu'hai de ciencia ficción n'asturianu (anque escaez dalgún cuentu de los años ochenta de Neto, el dibuxante, supongo que difícil de topar). Na sección «Varia» Miguel Allende traduz el poema «La carretilla colorada» de Williams Carlos Williams (del que yá fixera una versión Héctor Fernández), que-y sirve pa contanos la historia d'un vecín, Oscar el de la carretilla, col que fai lliteratura a partir del poema de Williams y de la vida.

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el xueves 19 de mayu de 2016]

15 may. 2016

DESALCUENTROS


Pin, lleendo a Proust
     Enantes de saber que se llamaba Xosé Antonio  y de que lu llamaben Pin, aquel poeta yera pa min Foŝa, el de los poemes existenciales que s’asomaben con regularidá a la revista El Cuélebre Literario que, con Sapiens, fuera de les primeres publicaciones salíes del taller creativu y arrogante de Nel Amaro. Falo d’a finales de los años setenta del pasáu sieglu XX. Aquellos poemes nun s’entrugaben retóricamente sobre la vida y la muerte, directamente facíen diagnósticos, daben respuestes escures, desesperanzaes, mui en consonancia col momentu vital pel que transitábemos los que tovía nun cumpliéremos los dieciocho años: educaos nel franquismu, asistíemos esfotaos a los cambios sociales que trayía la Democracia. Tolos díes pela mañana estrenábemos esta palabra (usábase poco’l términu Transición) ensin que los nuesos hermanos mayores, al mandu del procesu, nos dexaren participar nel enriedu políticu.
Na II Xunta d'Escritores, en Llanes
     La mocedá d’aquel tiempu buscaba abellugu nos bares y na lliteratura, onde embrocábemos l’angustia (angoxa, diríemos daquella) d’un futuru qu’empezábemos a ver abiertu no social, pero nel que se nos pesllaben, pa tiempu, la mayor parte de les puertes que llevaben a la estabilidá económica y al desarrollu de la nuesa cultura llariega. Dalgunos tamién entreteníemos les hores d’ociu nes aules de la Universidá. Cuando yo entré na d’Uviéu, en 1978, metiéronnos a los trescientos alumnos qu’empezábemos primer cursu nuna aula na que nun cabíen cien, imaxino que col esfotu de desanimanos a la mayoría. Comigo llográronlo fácilmente, y madrugaba cada día pa dir a les ocho la mañana a la cafetería de Leoncio, na Plaza Feijoo, a xugar al axedrez con otros desanimaos.
     Julio Obeso, Mercedes Arriaga, Félix Menéndez, José Luis Caramés, Juan Magaz, Álvaro Díaz Huici, Julio César Iglesias, Eduardo Errasti, Enrique Bueres, Miguel Solís Santos, Esther Prieto, Miguel Allende, Consuelo Vega, Lourdes Álvarez, Xosé Manuel Valdés... son dalgunos de los nomes que tengo na memoria, d’ente los que se movíen alredor de la lliteratura, d’aquellos primeros años universitarios. Per Filoloxía tuvi que coincidir con Pin, pero nun guardo d’elli alcordanza nenguna. Un poco más tarde, nun momentu d’aquellos años ochenta, escribí-y contándo-y dalgún de los proxectos editoriales que tenía ente manes, pidiéndo-y colaboración. Toi seguru de que me mandó dellos poemes (que nun tengo localizaos) pa una revista que nun llegó a salir.

Xosé Antonio García col fíu

     Empezamos asina una relación de desalcuentros, más físicos que lliterarios: quedamos pa venos un día n’Uviéu y Pin nun se presenta; faigo por convidalu a la I Xunta d’Escritores Asturianos (Villamayor, 1987) pero nun soi a dar con él; confírmame per carta que me va mandar un llibru de poemes pa dalguna otra iniciativa que tengo en marcha, pero que nun llega nunca. En 1989, cuando Mieres se convierte na capital de la poesía asturiana, publica Pin el so primer llibru, Cuartetu de la criación, un llibru mayor nel que la contención del rigor métricu vien-y mui bien a un autor que na obra publicada enantes tendía a derrubiase. Daquella, cuando facemos la II Xunta d’Escritores en Llanes, consigo falar con él y qu’asista. Hai dalgunes semeyes feches por Xuan Ardisana onde se lu ve, unes na aula de la casa de cultura y otres frente a la mar llanisca. Pero en llegando la primer nueche los sos excesos dexáronlu al marxe del grupu y yá nun volvió aparecer: malapenes si tuviemos tiempu de saludanos. Años más tarde, cuando yá publicara Alcordances d’un home muertu, volvimos coincidir en Mieres, nel Abellugu, y al so saludu ente tímidu y foscu respondí yo col saludu protocolariu que se da a los desconocíos cuando la nueche yá va entrada. Con llargues melenes, bastón y barba nin remotamente imaxiné qu’aquel home flaque y andáu pudiera ser Pin. La siguiente noticia, poco más tarde, yá venía nel periódicu y falaba de la so temprana muerte.

Xosé Antonio García, Pin (1961-1997)
     Siempre quixi pregunta-y a Pin, nesa conversación que nunca tuviemos, pol alcuñu col que firmaba los primeros versos. Imaxino que “foŝa” tenía pa él el sentíu de “barru”, “trelde” común del asturianu. Pero nel mio vocabulariu lliterariu siempre quixi entender esa palabra asociada nél al verbu “afollar”, nel sentíu de ceder un cuerpu o un obxetu por falta de fuerces o de conteníu: una temprana amuesa del vacíu existencial qu’enllenó los sos versos y de dalguna manera la so vida. Como yo naquellos años, igual Pin pudiera facer d’él aquelles palabres que John Steinbeck punxo en boca d’ún de los personaxes desesperanzaos del so llibru Los fechos del Rei Arturo y de los sos nobles caballeros, que s’editaba n’español en 1979: “Dizque los paganos inventaron un númberu qu’equival a nada, a un non, que s’escribe como una O, una fuexa, un escaecimientu. Mialma podía coseme esa nada al pechu”.  Una foŝa, seique.

[Testu publicáu nel llibru Xosé Antonio García, un poeta del fin de sieglu. Uviéu, Principáu, 2010]