Miraron equí

11 may. 2015

EL QUIXOTE N'ASTURIANU

LA EPOPEYA DEL LÍMITE

L'inxeniosu fidalgu don Quixote de la Mancha (dos tomos)
Miguel de Cervantes Saavedra
Versión asturiana, notes ya índices de Pablo Suárez García
Ilustraciones de Juan Hernaz
Prólogos d'Ana Mª Cano González y d'Eduardo García
Uviéu, Laria, 2015


     Cuando se traduz el Quixote en 1612 van namás siete años desque viera la lluz la primer parte (en Madrid, 1605). Faltaben tres pa que saliera la segunda (tamién en Madrid, 1615). Nun ye un fechu irrelevante qu'esa primer traducción la fixeran los ingleses: consideren la obra de Cervantes como dalgo propio. Cuando n'España se lleía'l Quixote como una farsa de tipos localistes, cuando se celebraba'l bon xacíu del analfabetu Sancho y se facía burlla del fidalgu que llee y que namás alcuerda a palos, los ingleses ocupábense n'estudiar la obra con atención: l'humor como argamás narrativo, la oralidá como llingua lliteraria, la novedá de la tresformación de los personaxes a midida qu'avanza la narración, l'acarretu de tou tipu de materiales pa construir el relatu... Cervantes, que tenía en mayor estima otres obres suyes, nun yera consciente de que taba creando la primer novela moderna. Fueron los ingleses los que supieron ver esa grandeza y sirvise d'ella: Jonathan Swift (l'autor de Gulliver) pue ser un bon exemplu de cómo aprovechar el trabayu cervantinu. Javier Cercas díxo-yoslo a los británicos con humor y aciertu: «Quédense con Xibraltar, pero devuélvannos el Quixote».


     Tien dicho'l el poeta norteamericanu Kenneth Rexrosth, hacia 1965, qu'hai tantes interpretaciones d'esti llibru como intérpretes. Él fexo tamién la suya, viendo na obra de Cervantes el «romance de Busca de la Edá Media». Rexrosth entendió la obra como una Epopeya del Límite, «resolución artística del enfrentamientu cultural del islam col cristianismu». Por supuestu, una traducción nun ye otra cosa qu'una interpretación, y agora, cuatrocientos años más tarde de la inglesa, llega l'asturiana de la mano de Pablo Suárez García. Nun hubo ser xera fácil si pensamos que la lliteratura asturiana cadez de narrativa caballeresca, pero Suárez resalva los pilancos con brillantez y aciertu. La traducción que fexo de Tirant lo Blanch (publicada en 2012) resultó un bon deprendizaxe pa esta otra, una traducción muncho más axustada y eficaz, que mantién el tonu épicu ensin renunciar a la oralidá. Como exemplu d'esti bon facer baste dicir que los poemes qu'aparecen nel llibru respeten métrica y rima, nada fácil cuando la llingua orixinal y la de traducción son tan cercanes.


Supuestu retratu de Cervantes
    

     Suárez García trabayó nesta traducción dende 2009 ensin otru afán que contribuir a enanchar l'horizonte cultural de la llingua asturiana. En terminando'l llabor, enantes de guardalu nun caxón y mientres la perfacía, apurrió'l manuscritu al Muséu Cervantín del Toboso. La noticia llegó a la Editorial Laria, que punxo empeñu n'editalu. Dos tomos con delles ilustraciones a color y otres a una tinta de Juan Hernaz permítennos disfrutar agora d'una obra impresa con entusiasmu, profusamente anotada (alredor de tres mil quinientes notes) y que termina con dos índices, unu léxicu y otru onomásticu. A esta novela, lliteratura de frontera según Rexrosth, siénta-y bien vese vistida na llingua d'Antón de Marirreguera, que sería un guilopu cuando muerre Cervantes. La publicación de cualquier clásicu universal arriquez la llingua d'Asturies, tan necesitada de bones noticies. Por eso podemos pidir pal asturianu lo que'l llicenciáu Márquez Torres deseaba con ironía al so amigu Cervantes: «Si necesidá ha falalu a escribir, preste a Dios que nunca nun tenga bayura, col envís de que coles sos obres, siendo elli probe, faiga ricu a tol mundu».

2 comentarios: