Miraron equí

30 nov. 2013

NEL CAMÍN

La Sienda del Amigu Feliz
Manuel García Menéndez
Edición del autor, 2013.

            Siempre quixi conocer una novela de la que se falaba nos años ochenta y que nunca llegó a publicase: “Muerte ya acabación de Lulu Vulcanu”. El títulu parecía bien suxerente pa una obra que falaba sobre la muerte y l’olvidu d’un ferreru. L’autor yera’l tineanu Manuel García Menéndez, que daquella publicó un par d’obres infantiles enantes d’abrir un llargu silenciu rotu agora cola edición d’una novela mayor, “La Sienda del Amigu Feliz”. Como faciendo honor al títulu, abre camín: n’edición d’autor, ta impresa en Gran Bretaña por Amazon y namás se distribúi per internet. Confieso la mio sorpresa inicial al empezar la so llectura, quiciabes porque la narrativa asturiana bancia casi siempre ente’l realismu y la ciencia ficción, con dalguna escursión non siempre afortunada a lo mítico.
            Eutimio Fidalgo ye un traxumán gallegu, un caldereru ambulante que va pelos pueblos de l’Asturies de posguerra col perru y el pollín componiendo cacíos, paragües o lo que pinte, trayendo y llevando noticies del mundu y, como’l Melquiades de García Márquez, los adelantos de la técnica. Un día alcuentra nel camín, morrebundu, a Valiente’l de Santianes, un fugáu al que saca alantre. Va ser quien faiga’l relatu de los años que pasen xuntos. Cuando Fidalgo se da cuenta de que se pue esfotar en Valiente cuénta-y la so historia: ye un asturianu qu’en 1926, de mozu, viaxó a Moscú col PCE y tuvo en China lluchando en favor del comunismu y deprendiendo chinu. Va ser la so esperiencia ellí con Renxao, un traxumán que conoz la filosofía tradicional y les artes marciales (García nun usa’l términu zen), la que-y cambie la vida. Cuando vuelve a Asturies, enantes de la guerra, ye una especie de monxu que camina en busca de la perfección espiritual siguiendo la sienda del amigu feliz hacia la verdá. Un conocimientu que tresmite, pasín a pasu según se nos cuenta, al so discípulu Valiente.

            En cadún de los dieciocho capítulos del llibru asistimos a una escena cotidiana de la vida d’aquel tiempu: el poder de los caciques, l’allegría de la fiesta en pueblu, la palabra de los paisanos, la vida subordinada de les muyeres, la santería llegada de Cuba, la bondá o la maldá de la guardia civil, la prostitución, la falsificación de papeles oficiales o l’intrusismu na profesión médica. Munchos d’ellos terminen reflexando, en diálogos fluíos, distintos aspectos de la filosofía de la que participen los dos protagonistes nesi camín de deprendimientu y crecimientu espiritual que son les sos vides. Con ello, el tema que nos propón García Menéndez ye bien novedosu, pero una y bones se vence’l primer asombru y aceptamos les premises de les que parte, podemos disfrutar de más de cuatrocientes páxines mui bien escrites, nun asturianu impecable y ricu, llamativamente precisu, qu’alcuentra siempre la palabra xusta pa espresar una idea, los términos aparentes pa describir, posadamente, ensin priesa nenguna, los paisaxes que contemplen, la grandeza y la miseria de los seres humanos que los arrodien y los estaos de l’alma de los protagonistes nesi deprendizaxe na busca del camín correctu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario