Miraron equí

8 ene. 2014

LA NADA Y TU

UN POEMA D'ANTÓN GARCÍA

     Trabayar cansa, dicía’l poeta italianu Cesare Pavese yá dende’l títulu del so primer llibru de poemes. Podía dicilo quien escribió tantes páxines maravioses de lliteratura, poesía, narrativa y ensayu; pero ye espresión qu’utilizamos tamién aquellos que, como-y dicía Xovellanos al so amigu González de Posada, peñeramos y peñeramos ensin acabar d’amasar.

Cesare Pavese (1908-1950)

     Sobre Pavese, al que con tanta atención sigo lleendo, sobre la so muerte, escribí hai munchos años un poema que tradució ensiguida Marcos Tramón al español. Más tarde Alfredo González fexo con él un cantar maraviosu, que dio títulu a un discu. Y va poco Luís Filipe Parrado punxo en portugués esti poema, “La nada y tu”. Recupero equí l’orixinal asturianu pa dar cuenta de la traducción de Parrado. Depués va la francesa de Javier Martínez Concheso (col primer títulu que tuvo esti poema) y termino cola versión mía al español, fecha sobre la de Tramón. Dexo tamién un enllaz al videu que Sr. Paraguas fexo col cantar d’Alfredo.



LA NADA Y TU
(Pavese nel Hotel Roma,
26 d’agosto de 1950)

                     A Pablo Antón Marín Estrada

Cuando por ti venga la muerte
vendrá de la to mano, ciega
ha venir, guiándo-y los pasos
un antigu y feble dolor.
Será como vistir de fiesta
paxellu nuevu de domingo
que nun serás a quitar yá.
Verás un rostru nel espeyu,
solombra escura de la muerte,
y tu nun vas saber quién ye.
Anuncia un tiempu de derrota.
Pa qué preguntes, nun apielles
que naide habrá que te respuenda.
Mañana vas salir tan ceo
que nun oirás la voz de l’alba
que te ruega, te llama y grita,
que llora por ti y t’apodera.

Nada habrá ente la nada y tu.


O NADA E TU

(Pavese no Hotel Roma,
26 de agosto de 1950)

                       A Pablo Antón Marín Estrada


Quando por ti vier a morte
chegará pela tua mão, cega
virá, conduzindo os seus passos
uma dor antiga e ténue.
Será como vestir em festa
um traje novo de domingo
que jamais poderás tirar.
Verás um rosto ao espelho,
a sombra obscura da morte,
e não saberás quem é.
Anuncia-te um tempo de derrota.
Para que perguntas, não chames,
que ninguém haverá que te responda.
Sairás de manhã tão cedo
que não escutarás a voz da alba
que grita, que te chama e suplica,
que chora por ti e te quer para si.

Nada haverá entre o nada e tu.

(Traducción portuguesa de Luís Filipe Parrado,


PAVESE À L’HOTEL ROMA

[26 août 1950]

À Pablo Antón Marín Estrada

Quand viendra la mort à ta rencontre
c'est de ta main qu'elle viendra ;  aveugle,
elle avancera, se laissant guider
par une légère et vieille douleur.
Ce  sera comme si tu te parais
avec des habits neufs du dimanche
que tu ne pourras plus jamais ôter.
Sans que tu puisses le reconnaître,
tu verras dans le miroir le reflet
d'un visage obscur, l'ombre de la mort.
Il marque le temps de la défaite.
A quoi bon résister?  N'appelle pas,
il n'y aura personne pour répondre.
Demain tu t'en iras  tellement tôt
que tu n'entendras même pas l'aube
qui crie, qui t'appelle, qui susurre
qui sanglote et qui triomphe sur toi.


Rien ne te séparera du néant.

(Traducción francesa de Javier Martínez Concheso)


               LA NADA Y TÚ
               (Pavese en nel Hotel Roma,
               26 de agosto de 1950)

                              A Pablo Antón Marín Estrada

               Cuando a por ti venga la muerte
               va a llegar de tu mano, ciega
               vendrá, conduciendo sus pasos
               un antiguo y tenue dolor.
               Será como vestir de fiesta
               un traje nuevo de domingo
               que nunca te podrás quitar.
               Verás un rostro en el espejo,
               la sombra oscura de la muerte,
               y no vas a saber quién es.
               Te anuncia un tiempo de derrota.
               Para qué preguntas, no llames,
               que nadie habrá que te responda.
               Saldrás mañana tan temprano
               que desoirás la voz del alba
               que te ruega, te llama y grita,
               que te llora y te quiere suya.

               Nada habrá entre la nada y tú.

               (Traducción del autor)


2 comentarios:

  1. Muy hermosos, poema y canción. Entiendo todos los cambios que hace Alfredo González en el texto, para adaptarse al ritmo de una canción, menos el del verso 13. El "respuenda" original, en diálogo con la pregunta y la llamada del verso anterior, es superior al "distraiga" que canta. Pero es un temazo, sin duda.

    ResponderEliminar