Miraron equí

30 may. 2016

CELEBRACIÓN DE LA CARNE


Cubierta
  
El sol de medianueche
Luis Salas Riaño
Xixón, Impronta, 2016

     Luis Salas Riaño (L'Infiestu, 1960) vive en Noruega dedicáu a la enseñanza. Nos primeros años ochenta compartía pisu d'estudiante n'Uviéu con Carlos González Espina, qu'acabaría siendo'l so editor, y col poeta Miguel Allende. Coincidimos na tertulia lliteraria Oliver cuando los tertulianos, amás de González Espina, yeren Víctor Botas, García Martín, el yá fallecíu bibliotecariu d'A Veiga Félix Menéndez, Eduardo Errasti, Xuan Bello o Felicísimo Blanco, ente otros. Les primeres publicaciones de Salas Riaño, n'español, nacieron dientro de la tertulia y fueron relatos o poemes propios («Fragmentos de metro incierto», 1985) o traducciones, como la colección de sonetos eróticos italianos «El vaso de Pandora» (1986). Ensin que la reivindicación del asturianu-y resultara completamente ayena, foi la expatriación la que lu fexo volver a la llingua familiar pa traducir, primero cuentos populares noruegos (1990) y ensiguida'l «Peer Gynt» d'Ibsen (1991). En 1996 reunió los sos relatos, que van de lo sentimental a lo pornográfico, n'«A teyavana».
     La so obra poética n'asturianu, que va adelantando nel blog que caltién abiertu baxo'l so nome, suma dos títulos, «La llingua encesa» (2004) y el recién salíu volume «Al sol de medianueche» (2016), que nun nun son difíciles de poner en relación: entrambos llibros recueyen sonetos, cásique sesenta y siete nel casu del primeru y los casi ciento cuarenta y siete'l d'agora (dalgún poema nun tien los catorce versos canónicos), más unitariu nel tema: una poesía que podemos llamar concupiscente (erótica, de celebración carnal, llibertina y divertida) inclusive a sabiendes de que ye una etiqueta negativa pa la moral de la igresia; precisamente por eso la usamos. Salas Riaño pasea pelos sos poemes un personaxe masculinu atentu a lo que lu arrodia, que se desenvuelve nesi sol de medianueche que da títulu al conxuntu; esi sol que nos países nórdicos nun s'apaga del too y crea la penumbra que necesiten les pasiones, les más baxes y les más altes. 

Luis Salas

     Estos versos, anque escritos n'asturianu, nun beben na tradición lliteraria secreta d'esta lliteratura (que conocemos poco: les cosadielles de Cuesta y seique de Fabricio, la defensa del peu de Caveda; nada sabemos de les «desvergüences» del romance de la Marica que Xosefa Xovellanos tomó como afrenta que-y lu atribuyeran), sinón la clásica que vien de Catulo y pasa por Verlaine y Apollinaire, dos poetes de los que Salas Riaño tradució «poemes llibres» al español en 1985 y 1986. Pero tamién la que sigue la escondida sienda de la poesía orxiástica española, la que floreció ente los sieglos XVIII y XIX y tentó a Moratín y a Samiego o a Espronceda y Valera, poniendo en relación eros y tánatos. Sicasí, al protagonista de los poemes de Salas Riaño la muerte, menos la pequeña, esmolezlu poco: busca correspondencia nel sexu femeninu y canta esa busca: la mirada que restola y escueye, l'averamientu fallíu cuando pudo ser y nun fue, la celebración de la conquista, la consumación de l'atopada carnal, l'amante solitariu... L'humor, la ironía, la doble intención... son rasgos que definen estos poemes (como «La más turbadora»: «Fuxiste cola música a otra parte / y dexástime solu na estacada, / boca arriba, col techu na mirada, / privando al instrumentu del to arte.»), nos qu'a la poesía se xunten munchu trabayu, inxeniu, placer y diversión: «Y que l'aire al salir de madrugada / la calme, fecha polvu, paya, nada.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada