Miraron equí

14 ene. 2013

EL SECRETU DE LES FLORES


La solombra del flacu
Rubén d’Areñes
Edición dixital
Xixon, E-sguil, 2012

     Nun parez atender Rubén d’Areñes (Siero, 1983) a los conseyos que daba Eugénio de Andrade a los poetes asturianos: “Nun pierdas el tiempu buscando un versu feliz, busca una voz”. Y non porque nesta entrega última, La solombra del flacu, nun vaya alcontrar el llector versos felices, que los hai, sinón porque l’autor abandona la voz sorprendente, pesllada en pocos versos irónicos, del so llibru del 2010 (Pequeñu álbum de familia), pa retomar una manera de dicir cercana a la de les dos primeres entregues, Los venticinco pasos (2008) y Les páxines blanques (2009), más escura y con una mayor carga retórica, como si resultara difícil falar claro nun llibru que busca exorcizar el dolor.
     Hai nesti volume (¿pue dicise asina nuna edición dixital?) distintes perdes, agrupaes alredor de les partes nes que se divide: la familiar y íntima de “Casa”, les señales que nos avisen n’“Escenarios de derrota”, l’hermetismu visionariu de les “Cinco profecíes”, el viaxe del que va y vuelve en “Trayectoria” y del que nun vuelve en “Xeneración espontania”, pa terminar con esa reflexión desolada sobre la muerte, como la mayor parte del llibru, que conforma l’epílogu. A too ello da entrada un poema-prólogu (en cursiva, como l’últimu de cada bloque) que marca’l tonu: “El mio hermanu tien pola escopeta ente los deos./ L’aire lleva paciencia y planos contrapicaos con él./ Escurez./ L’otru gorrión asonsañó un ánxel roxu so les ñubes./ Escurez, el mio hermanu tien pola escopeta ente los deos./ Matamos –somos mui ruinos– los preludios de la solombra”. 
     Na nota que pieslla’l llibru, onde una frase nos pon na pista de lo que podía ser toa una poética pa esti autor (“vivir ye, a la fin, una lliteratura privada”), D’Areñes fai una llamada d’atención al llector sobre lo heteroxéneo que resulta pa él esti conxuntu, escritu “en momentos bien estremaos”. Ye verdá que non tolos poemes permiten una llectura similar; na variedá que nos ofrez hai textos más cercanos al figurativismu que se difumina depués n’abstracción (pa min los meyores del conxuntu) al par d’otros, construíos sobre l’acumulación d’impresiones esenciales, de los que se podría prescindir ensin que se resintiera’l conxuntu (pienso n’“Ámbare”, por exemplu). Pero La solombra del flacu ye un llibru de poemes innovador, arriesgáu, que permite una llectura unitaria: la idea de perda, de que’l pasu del tiempu y la muerte son constantes que formen parte de les nueses vides, como na primer infancia, cuando un xatu muertu desvela, al cava-y una fuexa pa enterralu onde yá hubo otru, “el secretu inocente de les flores”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario