Miraron equí

17 ene. 2013

UN POEMA DE HART CRANE


CRANE N’ASTURIANU


Pal númberu 3 de la revista Campo de los Patos (Uviéu, 2012), la colaboración ente Jaime Priede y yo permitió que salieren n’asturianu dellos poemes de varios autores bien interesantes: Edgar Lee Master, Allen Ginsberg, Raymond Carver, Robert Hass, Mary Jo Bang, C. K. Williams, Anne Michaels... Toos ellos tienen una cosa en común: tán traducíos al español por Jaime Priede. Él foi el responsable de seleccionar los poemes que figuren na revista, redactó les notes que van al frente y apurrió les sos versiones n’español sobre les qu’empezar a trabayar. Les asturianes nun son namás una treslación de la española, quiximos que tuvieren vida propia a partir de los orixinales. Quiciabes onde más se note esi trabayu seya con Hart Crane (1899-1932), el poeta col que tuvo una atopada Federico García Lorca en Nueva York. Diz l’orixinal n’inglés del poema qu’abre’l so llibru The Bridge [La Ponte] nes dos primeres estrofes:

Hart Crane cola ponte detrás
 
How many dawns, chill from his rippling rest
The seagull’s wings shall dip and pivot him,
Shedding white rings of tumult, building high
Over the chained bay waters Liberty–

Then, with inviolate curve, forsake our eyes
As apparitional as sails that cross
Some page of figures to be filed away;
–Till elevators drop us from our day...

Traduz Jaime Priede al español eses dos mesmes estrofes (Trea Ediciones, 2007):

Hart Crane

Cuántos amaneceres, frío tras su mecido descanso,
habrán de zambullirse las gaviotas a su alrededor
soltando anillos blancos de tumulto, erigiendo
la Libertad por encima del agua encadenada.

Luego, con limpia curva, apartamos los ojos,
espectrales como las velas que pasan por debajo,
de alguna hoja de cálculo que será archivada;
hasta que el ascensor nos libera de la jornada...

Y yá diz el poema completu na versión asturiana que publica Campo de los Patos:

La Ponte de Brooklyn (1949), Georgia O’Keeffe 

A LA PONTE DE BROOKLYN

Cuántes albes, esfrecíes tres el reposu ondulante,
han calala y redolala les ales de gavilueta
esparciendo aniellos blancos d’airuelu, llevantando alta
sobre l’agua arrepresao la Llibertá na badía...

Depués, nuna llimpia curva, dexarán los nuesos güeyos
igual que pantasmagóricos velámenes qu’altraviesen
pente les fueyes de cálculu que dalguién ha d’arquivar;
hasta que los ascensores nos rescaten de la xera...

Pienso nes sales de cine, artificios panorámicos
con muchedume embobao en trepidantes escenes,
enxamás representaes, pero pa les qu’entaínen,
anunciaes a otros güeyos sobre la mesma pantalla.

Y tu, al traviés del puertu, ente destellos de plata,
como si’l sol t’alcanzara, y como si t’apurriera
un ciertu ximielgamientu que refugues al andar.
La to mesma llibertá sigue teniendo por ti.

Dende una boca de metro, dende una celda o sobráu,
un demente apresúrase pa contra los tos petriles,
vacila un intre, inflada la camisa pinturera,
apodérase la burlla de la multitú ablayada.

La lluz de meudía pinga nes trabes de Wall Street,
diente de sierra arrincáu del celeste acetilenu;
la tarde entera dan vueltes les grúes xunto a les nubes...
Los tos cables entá alienden la calmura del Atlánticu.

Ye pordemás solombriegu, como’l pareisu xudíu,
el gallardón que concedes... a quien del anonimatu
determinas rescatar, nun va destruilu’l tiempu:
conmovedora indulxencia y el perdón tu nos otorgas.

Ai, l’harpa y l’altar fundíos por un enraxonamientu,
(¡qué fuerza pudo∫ afinar el coru del to cordaxe!),
terroríficu estragal de l’alianza del profeta,
de la súplica del paria, del lloru de los amantes.

Otra vuelta los semáforos que rocen el to llinguaxe,
veloz y ensin división, solluezu puru d’estrelles,
engalanen la to ruta, condensen la eternidá.
Acolumbramos la nueche que s’acueye nos tos brazos.

Debaxo la to solombra, nos pilares, esperé;
tan solo na escuridá la to solombra s’aclara.
Los encendíos solares de la ciudá zarramiquen,
yá la nevada sepulta un añu enteru de fierro...

Oh, insomne como’l ríu que pasa per baxo ti,
tu que fais bóveda al mar, yerba que suaña nes campes,
avérate pa con nós, amiya hasta los humildes
y cola to combadura ofrénda-y un mitu a Dios.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario