Miraron equí

25 oct. 2015

BILBO BOLSONA FALA ASTURIANU

El Hobbit n’asturianu
J. R. R. Tolkien
Torna al Asturianu de Miguel Gallego Gómez
Xixón, Terrier, 2014



     Philip Larkin, el poeta inglés, y Kingsley Amis, el novelista, padre de Martin Amis, foron discípulos de Tolkien n’Oxford. El so testimoniu nun dexa nada bien paráu como enseñante d’anglosaxón (especialista nel Beowulf) al creador del Hobbit y compañía: un profesor que falaba mui baxo y de manera incoherente, al que nun se-y entendía nada, qu’apuntaba na pizarra les palabres destacaes ensin apartase nunca de dalantre, y que les borraba enantes de que los alumnos llegaran a lleeles. Ello nun impidió que se dedicara tola vida a la enseñanza, xera que compatibilizó cola creación de la Tierra Media y les histories que pasen nella, amás de formar parte d’Inklings, un grupu masculinu de debate lliterariu nel que coincidió, ente otros, con C. S. Lewis, l’autor de les cróniques de Narnia, y con R. L. Green, editor del diariu de Lewis Carroll.

Dellos miembros d’Inklings

     Si de la creación n’asturianu yá falaba dacuando Aurora Luque sobre la oportunidá que nos regalaba esta llingua de dicilo too de nuevo, cola traducción ocurre lo mesmo, anque cásique siempre un poco más tarde que’l restu de llingües de la redolada. Cuando la moda fantástica remitía en favor d’otru tipu de xuegos, llegaba a les llibreríes esta traducción d’El Hobbit que nos permitió, dende les referencies llingüístiques asturianes, regresar a esi mundu de hobbits, elfos, magos, orcos, nanios y cuélebres, si ye qu’un cuélebre ye lo mesmo qu’un dragón. El traductor, Miguel Gallego, del que nun conozo nenguna otra obra propia o traducida, fai un trabayu correctu, adaptando los nomes y los poemes al asturianu, pero dexando a la vista la manera reiterativa d’escribir de Tolkien, esa «prosa probe» a la que se refirió’l xuráu de los premios Nobel cuando refugaron dá-ylu. A veces al testu asturianu nótase-y dalgo’l sustratu castellanu (usu innecesariu de posesivos, dalgunos «se» que sobren...), tan sutil qu’a la mayoría de los llectores, tamién castellanizaos, ha pasa-yos desapercibíu.

J. R. R. Tolkien


     John Ronald Reuel Tolkien nació en Bloemfontein, entós Estáu Llibre d’Orange (güei Sudáfrica), en 1892. Muerre en 1973. Participó na I Guerra Mundial. Hacia 1917, convaleciente de la fiebre de les trincheres, empezó a trabayar nes histories que lu fairían ún de los escritores más influyentes del sieglu XX, de primeres como destacáu autor de fantasía medievalizante, más tarde como un precursor del ecoloxismu al que veneraron los primeros hippies, y de va poco tiempu p’acá como creador de los mundos imaxinarios que recreó pa nós el cine de Hollywood ensin aforrar detalle, con tola mercadotecnia que lleva arreyada. El primer llibru que publicó Tolkien de tola saga foi esti qu’agora s’ofrez n’asturianu, El Hobbit, la historia de cómo Bilbo Bolsona se suma a la compañía que formen el Magu Gandalf y trece nanios pa robar el tesoru del cuélebre Smaug el Maxestuosu. Ye una obra infantil, escrita ensin pretender que se publicara, solo pa entretenimientu de los más pequeños de la so familia. Editada en 1937, l’éxitu que llogró fexo que la editorial-y pidiera una continuación: los tres tomos d’El Señor de los Aniellos, publicaos ente 1954 y 1955. A pesar d’esi carácter infantil, o quiciabes por eso, El Hobbitt resulta más lleíble que la triloxía, una obra que se detién pordemás en descripciones llingüístiques o xenealóxiques o n’esplicar cómo ye’l mundu de la Tierra Media.    
       
Miguel Gallego, el traductor

No hay comentarios:

Publicar un comentario