Miraron equí

19 sept. 2012

NOTICIES DE PORTUGAL


TRES POEMES DE LUÍS FILIPE PARRADO

     Esta entrada debería ser un reflexión sobre la casualidá. Sobre la manera en que llegas al mesmu sitiu dende distintos puntos de partida ensin saber por qué camín tas diendo. Esi llugar llámase Luís Filipe Parrado, un poeta portugués que descubrí llexando per internet y que llamó la mio atención hasta’l puntu de que traduxe dellos poemes suyos al asturianu, esa manera que tengo de lleer con procuru aquello que m’interesa especialmente. La poesía de Parrado, reflexiva, doméstica, orixinal y sabia, resultaba cercana y d’enorme llamamientu pa min. Pensé que nun próximu viaxe a Portugal tenía que me facer col so llibru, Entre a carne e o osso (Lingua Morta, 2012).

Luís Filipe Parrado
     Pero otra vuelta la casualidá crucióse pel camín. Hai un par d’entraes, nesti mesmu blog, daba cuenta  d’una páxina portuguesa, Do trapézio, sem rede, onde se podía alcontrar muncha poesía del mundu traducida al portugués por LP, dellos asturianos ente otros autores. Desveláu’l misteriu d’eses iniciales, el responsable, la persona qu’emprestaba atención a la poesía n’asturianu (tamos tan poco avezaos a que nos escuchen fuera de casa) yera Luís Filipe Parrado. De les tres traducciones que publico darréu, les dos primeres son poemes que pertenecen al llibru yá mencionáu, Entre a carne e o osso; el terceru ta sacáu d’internet.


ABOMINACIÓN

Per un momentu parezte posible
un sentíu pa la vida. Despiertes un fíu,
baxes les escaleres, andes les cais pesllaes
al tráficu de la memoria, les máquines
en movimientu trabayen con escasu esplendor.
Y notes que cuerpu y piel coinciden,
que les vértebres de los caballos sostienen
l’aire, que nel vasu quedó una borra del vinu
que te traxeron amigos que yá nun tán contigo.
Pero nesa traza de lluz darréu vuelve l’abominación
de la costume, y tu sientes el xelu de los sueños,
el ferruñu de los llibros llenos de cuspia, l’ascu
y la sospecha fixaos con plombu a la repisa
de los tos güeyos negros que nun van entender
enxamás cómo, dacuando, pudisti escribir
la palabra vida depués de la palabra sentíu.


CON UÑES Y DIENTES

Tar vivu
ye abrir un caxón
na cocina,
garrar un cuchiellu de mangu negru,
pulgar una naranxa.
Vivir ye otra cosa:
dexes el caxón zarráu
y arránqueslo too
con uñes y dientes,
el sabor amargo del pulgu,
de tan duce,
nun lo escaeces.



NA ASSEICEIRA, LLEENDO SOBRE LA VIDA Y LA OBRA DE PAUL GAUGUIN

La lluz de finales d’agostu depicua sobre
la terraza d’esta casa en pueblu
onde lleo que

el pintor Paul Gauguin
safóse de les obligaciones familiares
abandonando muyer y fíos

pa poder viaxar pelos Mares del Sur
y «persiguir el so arte».
En lleendo estes palabres

alzo los güeyos de la páxina 57
y veo enfrente mío
el báramu de cuervos posáu

nos gordos cables de la lluz,
la llanera del cielu, la tierra de maíz
más estensa de la contorna

onde s’escuenden los mios fíos
ún del otru, y los dos de min.
Pa Gauguin, volviendo a la llectura,

la llamada de la creación,
l’amor profundu pola pintura
falaran más alto que la prosa

de la esistencia pequenu-burguesa
na segunda mitá del ochocientos,
motivu que lo condució al refugu

«de los deberes convencionales
pa cola familia»,
definitivamente dexada atrás.

Pero, ainda sorrayando frases clares,
nun se vuelve evidente pa min
si’l pintor fexo lo «que sintió

que tenía que facer p’algamar
el so más altu grau de excelencia personal»
y, d’esta miente, facer manda a los homes

«del frutu del so arte»
(como argumenten Shai Biderman
& Eliana Jacobowitz)

o si, más exasperadamente
de lo que pueda parecer,
la pintura foi la tabla de salvación,

l’últimu recursu pa escapar
de la llamuerga (otros van dicir del infiernu)
de la vida conxugal, en Copenhague,

con Mette Sophie Gad y cinco nenos.
Tocante a mi,
prestábame desfacer la dulda

y siguir cola llectura,
de magar, en pueblu,
el sol de finales d’agostu dílese

per detrás del teyáu de la casa
y la nueche va arramando un aire frescu
que fai prácticamente imposible


l’actu de lleer.
Yá cásique a ciegues
lléguenme, entá, los gritos de los fíos,

nayundes,
y la voz de la mio muyer diciendo
qu’hai que poner la mesa pa la cena.

Por eso,
porque nun tamos en Taití
nin nel sieglu XIX

nin yo soi’l famosu pintor primitivu
modernu Paul Gauguin,
marco la páxina, piesllo’l llibru

y llevanto
pa tresnar los platos y cubiertos.
El poema, perdonen, tien qu’acabar equí.






No hay comentarios:

Publicar un comentario