Miraron equí

1 dic. 2012

MEMORABLE POESÍA


La ñeve del cuquiellu
Xabiero Cayarga
Premiu «Teodoro Cuesta»
Uviéu, Trabe, 2011

     Tien ún la impresión de que, de nun ser pol premiu testimonial que la Tertulia Reciella Malory del Entregu concedió a La ñeve del cuquiellu como meyor llibru del 2011, la cuarta entrega poética de Xabiero Cayarga diba pasar desapercibida. Y eso qu’esta obra llegara respaldada por otru gallardón, el «Teodoro Cuesta» que vien convocando l’Ayuntamientu de Mieres dende hai dos décades. Igual los cambios na política municipal y autonómica son los responsables de qu’esos venti años de premiu, que coincidieron cola concesión a Cayarga, nun tuvieran la celebración que sí mereció al cumplir los diez (y que ganó tamién Cayarga col llibru Pequeña Europa) o los quince años, cuando reunieron en sendos actos públicos a los anteriores ganadores, qu’acudieron de manera desinteresada.
     La ñeve del cuquiellu ye un de los llibros de poesía más notables d’ente los publicaos últimamente. Ensin abandonar la llinia reflexiva y clara que yá conocíemos de les anteriores entregues de Xabiero Cayarga, coles qu’esti llibru caltién continuidá temática y formal, vuelve l’autor a apurrinos un memorable puñáu de poemes nel que podemos reconocenos y conocenos meyor, porque anque seya evidente la peripecia biográfica de Cayarga, el mensaxe consigue trescender y reflexar les esmoliciones del nuesu tiempu. Quiciabes la sutil ironía, más clara nos otros llibros, se vuelva más opaca nesti, onde l’autor fai una equilibrada indagación sobre cómo, ensin dexar de ser nós mesmos, va cambiando la nuesa manera de pensar, como si asumiera’l protagonismu de les nueses vides esi doble del que traza’l perfil mañaneru nel poema “L’otru”.
     La so poesía fala de la decadencia del mundu que conocimos na infancia, representáu por esa güela yá muerta a la que’l nenu acuta’l bancu nel parque, convirtiéndose cada poema, pola maxia de les palabres, nun llugar d’abellugu onde la experiencia de lo cotidiano consigue alcontrar sitiu. Nestos trenta poemes, encontándose na so memoria de llector atentu y na descripción de la naturaleza y nos cambios estacionales, Cayarga danos cuenta del so trabayu como profesor nun país estranxeru, d’aquello que pue apurrir una mirada casual, fálanos de les sos vivencies como viaxeru qu’atopa otres llingües y que conoz mundos nuevos nos qu’apetez quedar, pero que tamién regresa a casa y fai recuentu de les histories familiares, como ocurre a partir del so propiu nome, esi Xabiero que vien del vascu “etxeberria”, casa nueva, que-y permite volver sobre’l llar que dacuando pensamos ayudar a construir colos regodones de la llingua: “Caída la casa encantada/ esmoroñaos los castiellos/ del aire, impónse la xera/ ingrata y necesaria/ de construir col escombriu/ de la conciencia./ Polvu somos: tierra”. Un llibru mayor esta entrega de Cayarga, sobriu, fondu, emotivu, enllén de precisu sentíu constructivu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario