Miraron equí

19 dic. 2012

UNA REVOLADA PELES MIOS LLIBRERÍES D’UVIÉU


     Anden los amigos llibreros un poco tristes. Pedro, que yá ye pa siempre’l presidente de toos ellos, dexábanos va poco cola mesma elegancia cola qu’andaba pela vida, ensin facer ruíu. Quedamos un poco güérfanos, igual que la so llibrería, Garluc, onde punxo l’alma pa llevantar en Ventanielles una d’eses llibreríes imprescindibles de barriu, que son a la vez tienda y consultoriu, caxa de sorpreses y sitiu pa les confidencies. Mui distintu va ser el Libroviedo viniente, la feria de llibros del Paséu de los Álamos, que tuvo en Pedro un colaborador esencial dende’l primer momentu, siempre atentu a los detalles, saludando cola mesma atención al invitáu ilustre qu’al comprador más modestu.

Pedro García
     Nestos díes tamién duel ver los escaparates cegaos de la llibrería vieya d’Ojanguren, la de Plaza de Riego 3, porque l’edificiu onde llevaba ciento cincuenta resistiendo les crisis del sector ta declaráu en ruina y hubo qu’acarretar tol material pal otru local, na mesma plaza, un poco más arriba. Con esa migración pieslla la mio llibrería de referencia, anque’l negociu siga abiertu a pocos metros. Porque yo, anque tea falando d’una llibrería n’abstracto, na cabeza represento precisamente esi local, el primeru nel qu’entré siendo nenu tovía pa comprar el “Romancero gitano” de Lorca, na edición d’Austral, la primer adquisición pa la mio biblioteca personal. Yo pertenezo a una xeneración, supongo que yá a extinguir, que paseaba mirando los escaparates de les llibreríes, trazando rutes per Uviéu que podíen ser variaes, pero que pasaben siempre peles cristaleres clásiques d’Ojanguren, la llibrería Martínez de los más mayores; per esti nome, en memoria de Juan Martínez que la fundara a mediaos del sieglu XIX, la llamaba siempre José María Martínez Cachero, el nuesu profesor de la universidá.

La yá vieya Llibrería Ojanguren
     N’Ojanguren recibí yo, deprendiz d’editor a los diecisiete años, la primer llección práctica de cómo funciona la industria de los llibros. Acababa de sacar en fotocopies la mio primer publicación, la revistina Criterios, y depués de repartir ente los amigos la mayor parte de los exemplares, pensamos que podíemos completar l’éxitu editorial poniendo a la venta (50 pesetes) el sobrante. N’Ojanguren atendiónos Julio Rojo en persona, el dueñu, al qu’esplicamos la nuesa intención apurriéndo-y, orgullosos, la modestísima publicación, un puñáu de folios grapaos. “¿En qué comisión para la librería están pensando?”, preguntó Julio, lo que nos dexó perplexos, porque nun pensáramos nin remotamente nesa necesidá, nin en nenguna otra. “Este negocio funciona así –dixo–. No podemos trabajar por menos del diez por ciento”. ¡El diez por ciento, cuando dalgunes grandes superficies empezaben a pidir hasta’l sesenta por ciento del preciu de venta del llibru pa dexate entrar! Julio Rojo debió sentir piedá d’aquellos mozos ilusionaos que depués s’asomaben varies veces al día al centenariu escaparate de la plaza esquina a Altamirano mientres aguantó ellí aquel númberu de la revista. Loli y Chema son los mios llibreros de cabecera nesta casa, igual porque crecimos xuntos dende enantes de que los ordenadores se volvieran indispensables p’atender el negociu y yá desa nun había llibru que se-yos escapara, por mui raru que fuera’l mio pidimientu.
     Al abrir Ojanguren l’otru local descubrimos un nuevu sistema de tratar colos llibros, cuando’l cliente podía recorrer tola tienda y restolar el fondu, un placer qu’hasta entós taba reserváu namás pa los dependientes. Poco a poco les demás llibreríes d’Uviéu fueron sumándose a esta novedá: la vieya Cervantes, la reformada y guapa Polledo, la moderna y espaciosa La Palma y dalgunes llibreríes qu’abrieron y zarraron a primeros de los ochenta, como Macondo, onde lleguemos a facer tertulia. La que resiste a un cambiu que yá se xeneralizó en toa Europa ye Santa Teresa, una llibrería de referencia na que los dependientes (con Alberto Polledo al frente) siguen atendiendo detrás d’un mostrador que separa los fondos misteriosos, allá en dientro, del llector. Compensa esa barrera con unos enormes escaparates enllenos de novedaes, pero tamién de llibros de gran formatu, d’ufiertes y d’estuches que fain les delicies de los coleccionistes de plumes y bolígrafos, onde s’asomaba asombráu’l poeta Eduardo Errasti nun tiempu nel que coleccionaba material d’escritura col qu’ensayar distintos tipos de poemes.

Llibrería Santa Teresa
     Les llibreríes de barriu, necesaries pa que’l llibru siga tando cerca de la sociedá, tienen que batallar contra los problemes d’espaciu y l’avalancha de llibros que-yos entra, como-y pasa a la llibrería Maribel, que Luis mantién al día nun local mínimu. De barriu son tamién Ayala, Chemi, Elías, Antares, Reconquista o Puntos, y la renovada Chema, un clásicu de Pumarín. Aldebarán ye un casu especial, porque nun respuende exactamente al perfil de barriu (onde les tiendes suelen ser tamién papeleríes, quioscos y hasta xugueteríes). Con Paquita y Patricia al frente, madre y fía, consiguieron qu’esa llibrería na cai Valentín Masip seya parada obligatoria, que nel so escaparate tovía alcuentres novedaes sorprendentes. II Milenio, que ta cerca del campus del Milán igual que la llibrería Alarcos, ensayó ente nós la novedá de compaxinar l’espaciu de los llibros con cafetería, pero tengo la impresión de que resultó meyor el negociu de la bebida que’l de la llectura, del que queda una esquina al fondu del bar. La sección de llibrería d’El Corte Inglés en Salesas, onde ye inevitable echar un vistazu de la que pases, ta bien surtida en novedaes, anque-y falta l’alma del llibreru.

Llibrería Cervantes
     Quiciabes la llibrería que más cambió nesti tiempu fuera Cervantes, baxo la mano sabia de Conchita Quirós. D’aquel local entrañable y atarraquitáu en Doctor Casal al nuevu, al otru llau de la igresia San Xuan, ordenáu y pulcru, guapu, media la distancia qu’hai ente una llibrería enraigonada nel empiezu del sieglu XX y otra preparada pa l’aventura del llibru nel sieglu XXI. La sección de poesía, que na mio experiencia distingue una llibrería mayor de la simplemente bona, ye de les más completes que se topen n’Uviéu. Va unos años abrió un local nuevu, especializáu en llibros infantiles y xuveniles, el Búho Lector.
     Esta crisis del sector na qu’ensin dulda tamos metíos nun va ser tan mala como los agoreros vaticinen. El llibru ye un ser vivu que lleva cientos d’años evolucionando, cambiando la manera de relacionase col llector. Agora parez que vien la novedá del llibru electrónicu, pal que ye posible que’l negociu nun llegue bien adaptáu. Pero yá se pondrá al día cuando faiga falta. Hubo un tiempu en que nun había editores, otru nel que los llibreros yeren tamién impresores... Va poco vimos cómo internet acabó col floreciente mercáu de les enciclopedies y de los placistes (vendedores de llibros a plazos), onde se fundamentó l’éxitu de Planeta o de Silverio Cañada (un casu únicu esti, que gana dineru colos llibros y s’arruina construyendo xalés). Pero ente’l llector y l’autor va haber siempre una mano o varies que guíen la llectura, na que podamos esfotanos. Seguramente va siguir llamándose llibreru.

En 2007, delantre la Llibrería Asturiana
     Les llibreríes especializaes en llibros asturianos, Paraxuga y l’Asturiana de Trabe qu’ayudé a poner en marcha, nun llograron sobrevivir. Ye posible que llegaran nun mal momentu, o quiciabes qu’Ojanguren tien la meyor sección d’Asturies del mundu. Alcuérdome que cuando buscaba local en Pumarín pa la de Trabe, onde tuvo dellos años, acercóse un paisanu que salía d’un chigre cercanu a preguntame qué tipu de comerciu díbemos abrir. Una llibrería, contesté. “N’home non, tien qu’abrir un bar, ye’l negociu”, díxome. Yo sorrí, complaciente. Bares hai demasiaos, respondí. A lo qu’él contestó enllén d’experiencia de vida: “Nunca son bastantes”. Pa los qu’amamos los llibros, tampoco les llibreríes nunca van ser suficientes, porque detrás de cada una d’elles hai una manera nueva y distinta de ver el mundu, d’enseñátelu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario