Miraron equí

30 sept. 2015

LA VERDAD ESCRITA: RUBÉN D'AREÑES


Rubén d'Areñes
     En un poema de su primer libro, Los venticinco pasos, Rubén d’Areñes publica una declaración de intenciones literarias: «Podría dicir mentires, / escribo, / sé cómo se fai. / [...] / Y agora, sicasí, equí, / enfrente del otru home, / el del espeyu, / cuento too esto y él conoz / ensiguida / que miento»: la verdad como materia poética. Y aunque el D’Areñes podía perfectamente estar mintiendo al hacer esa declaración (ya se sabe, el poeta es un fingidor) su obra literaria parece alejada de toda impostura.
     Hasta la fecha, son cuatro los libros que lleva publicados, los dos primeros en papel y los dos últimos en formato digital. Con los primeros ganó, un año detrás de otro, los premios Nené Losada Rico de 2007 y Fernán-Coronas de 2008. Pero son las dos últimas publicaciones las que nos permiten ver con mayor claridad su voz, reflexiva y atenta a los detalles. Sin embargo, esa presentación digital es posible que esté impidiendo un mejor conocimiento de su obra, haciendo de Rubén d'Areñes un poeta casi secreto fuera de su círculo más cercano.
     Pequeñu álbum de familia, un libro mixto (poesía, relato...), recorre con sentido del humor y aciertos expresivos la vida en pareja de sus protagonistas, Él y Ella, que se nos presentan en textos breves y brillantes, cargados de ironía. La solombra del flacu ajusta cuentas con la vida y la muerte. En él la idea de pérdida es una constante; resulta revelador cómo en su infancia, al cavar para enterrar un ternero donde ya se sepultó otru, aquel niño descubre la verdad “del secretu inocente de les flores”: de qué manera la muerte asiste a la belleza de la vida nutriendo sus raíces.


Rubén d’Areñes (Areñes, Siero, 1983)

Libros publicados:

Los venticinco pasos, 2008 (Premio Nené Losada Rico)
Les páxines blanques, 2009 (Premio Fernán-Coronas)
Pequeñu álbum de familia, 2010
La solombra del flacu, 2012

Su blog personal:




POEMAS:


PASU XVII

Qué desilusión cuando supiemos
que la lluna taba en cielu
tamién de día.

(De Los venticinco pasos, 2008)


LES LLECHARES

Al pie de la tumba de mio güelu
medren eses flores
que llamen
les llechares.
Arrecienden a herba,
aplastao so
les botes del balón
pelos praos
va venti años.
Llindiaben el mundu
que podíemos pisar
daquella.
Miraben por nós
les mesmes flores
que guarden a los muertos.

(De Les páxines blanques, 2009)


ELECCIONES XENERALES

A Él siempres-y fexo gracia lo de
“familia política”. Aguanta la risa
cada vez qu’el suegru diz que tolos
políticos son unos fiyos de puta.

***

Él yera, evidentemente, de lletres. Toles
veces que repasaba les llunares d’Ella perdía
la cuenta en mesmu sitiu.


***

A Él presta-y cudiar la so imaxe, pero
más inda la d’Ella. Sabe que les muyeres van
xulgalu pola apariencia (de la so pareya).

(De Pequeñu álbum de familia, 2010)


ONDE TROPECEMOS

Onde tropecemos,
les madres punxeron ramos de flores.
Les llecciones teníen pétalos de color vieyo,
pero naide nun avisó daquella qu’había que garrar apuntes. 
Diéronnoslo absolutamente too fecho
y endolcao pal recréu. 
Y hasta cuando na chapa de la cocina revolvíen la mentira,
sabíemos que nun había que dexar nada en platu.
La derrota nun s’apega nos culos de les potes.
Llambiemos les marques de la cacía como gatos famientos.
Moviémonos febles como ellos y equí tamos.

Anque nun naciemos pa cambiar el mundu,
diga lo que diga la tele.

Tolos preseos taben tallaos a navaya
y heredábense.
Quién diba dicimos qu’había coses feches
yá enantes de nós. 
Nun digo de la incapacidá.

Cuando espertemos ún menos
foi cuando supiemos que ser invencibles
yera l’eslogan de los imbéciles.

Una tarde, una madre cualquiera abrió’l primer álbum de familia.
Años guardando verdaes,
daquién se molestó n’inventar les máquines de retratar
enantes de nós.
Ensin fallu, nenguna foi a sacar semeyes que dixeren mentira,
nenguna.
Aceptemos qu’hai xente que sorríe
namás cuando tien ventitantos
y qu’otros, cuando tienen ventitantos,
namás sorríen,
y d’esos quixemos esbillar exemplos.
Tampoco nun nos avisaron de que furrulábemos
a 24 semeyes/seg.,
y costómos bien d’ello tener poles utopíes.

Digo que les coses nunca foron del color de la victoria,
les copes que llevantémos por tolo contrario.
El nihilismu foi un descansu bonaz.

La escolaridá como rutina.
Nada deprendiemos en verdá:
a morrer muncho,
a saber
a qué güelen los ramos de flores.

(De La solombra del flacu, 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario