Miraron equí

3 sept. 2015

UNA MIRADA CRÍTICA: PABLO X. SUÁREZ

[En el suplemento «Cultura» de La Nueva España fui publicando en el curso 2014-2015 la serie DE AHORA: una aproximación a los autores asturianos más o menos jóvenes (nacidos después de 1980, por poner una fecha) que escribiesen en cualquiera de sus lenguas. De los primeros en salir fue Pablo X. Suárez]

PABLO X. SUÁREZ (Orviz, 1981)

Libros:
Asturiana Beat (Trabe, 2005; poesía)
Pop Retórika (Glayíu, 2020; poesía)
Yoni y yo (Suburbia, 2010; relatos)
El sistema débeme una chocolatina (Suburbia, 2011; poesía)

Blog: diariosdeyoni.nireblog.com

Pablo X. Suárez

     Todo lo que lleva publicado Pablo X. Suárez después de su primer libro es un milagro. La solapa de Asturiana Beat en 2005, por indicación de su autor, comunicaba muy seria la muerte del poeta a los 24 años, en circunstancias nunca aclaradas. Hubo quien lo creyó y quien hizo llegar sus condolencias a los editores. Pero Suárez sigue vivo, y su intensa obra posterior es un verdadero regalo: poesía (dos libros más), narrativa (un libro de cuentos) y colaboraciones en diversos libros colectivos.

    Alimenta un blog, «Diarios de Yoni», en el que cuelga textos propios y ajenos y la variada cartelería de «Timbes poétikes», una creación propia que consiste en llevar poesía recitada a pubs y chigres musicales, acompañado de otros poetas (en asturiano, castellano y gallego de Asturias) y de música, unas veces en directo y otras enlatada, siempre viva. Con sus timbas ("poesía a la escontra", las define Miguel Allende) recorre la geografía nocturna asturiana y hace intercambios con Galicia y el País Vasco. Con su obra, realiza un retrato personal de nuestro tiempo desde su posición de francotirador, echando una mirada desenfadada (y a veces enfadada) a lo cotidiano.



L’APOCALIPSIS DE LES CAMISES HAWAII-LLANES

     Beatu de Llébana mola; los sieglos escuros en xeneral. Confieso que nun ye la meyor llectura qu’ún pue facer pa finales d’agostu. Pero tamién veo de frente’l focicu de setiembre, la so bocona abriéndose con inminiencia, llista pa arramplar con neohippies diletantes, romeríes qu’acaben a palos y demás buenrollismos d’a perrona. Asina qu’igual unos comentarios autóctonos al apocalipsis nun son tan mala cosa. ¿Quién diz qu’aquellos sieglos escuros nun fueren más lluminosos qu’esti? ¿Que ye que taba l’apocalipsis más cerca entós? De siempre pasó’l milenarismu per nosotros. Qu’entruguen dientro un mes poles camises d’estampáu de palmerines coles qu’acheyeme timó a los modernos-mainstream la presente temporada, poles furgos de los fíos de la clase media qu’apigazarán na cochera hasta la próxima. Ye la tercer guerra mundial que torna regularmente, lo mesmo que furgos y camises hawaii-llanes de verbena y festi van y vuelven. Selo; sí, lo mío ha ser comentar esos pequeños apocalipsis d’a diariu. Coime, y habría inspirame Beatu, por aquello de la tradición llariega y tal. A la mierda Gaspar Melchor. Pero caro, nun tengo en casa nenguna versión del Comentarium. Namás poseo una sospechosa historia del reinu d’Asturies que merqué de saldu cuando peslló Trabe, la cual ocupa un capítulu enteru en comentar lo qu’otros comentaron sobre los comentarios de Beatu al Apocalipsis de Xuan. Llargu, daveres, el viaxe per mar contra l’apocalipsis. Asina que cuando aporfio en que Beatu mola fáigolo básicamente por estética. A la mierda los celtes. L’asturorum regnum. A la mierda’l folk. Take care, Rudy. Al abrir el séptimu sellu, el corderu de san dios tocará la danza l’osu como’l gaiteru principiante, enllenu hasta les oreyes de sidra de lo malo. Esperaremos el fin sintiéndolo de fondu, al par qu’una paisana de cien años milagrosamente viva desafina un romance: un sellu, dos, trés. Pum. Y Beatu mola.

(En el blog)

EN POMPA

Me gustas cuando tiemblas, cuando estás como ausente
después de una de esas noches locas
y se te caen las cosas
de las manos y te agachas resacosa
dulce luna, a recogerlas
con el culo en pompa.
Me gustas entonces, cuando el pulso te falla
y te agachas
a recoger el mando de la tele con el culo en pompa
con la absurda esperanza de después
encontrar un programa que te entretenga.
Me gustan los domingos porque en ellos
estás tan cerca del fin del mundo, hija mía
con el culo en pompa sobre el que cabalgan
a veces los cinco jinetes de mis dedos
que no es difícil intuir debajo de aquella toda turgencia
la entera médula de la tragedia
en que vivimos cotidianamente.
Y estoy alegre, alegre de que sea cierto
tu tacto, los dos hemisferios de tu culo en pompa
almohada para meditar, duna encendida
en la que resguardarse cotidianamente
del apocalipsis.

(De Pop Retórica, 2010)


CAMPILLÍN

Polo menos el setenta y tres por cientu
de los paisanos d’esta ciudá
lleva camises de cuadros y pantalones de pinza
mal entallaos.
Nos chigres, pel atapecer, la media d’edá
nun baxa de los cincuenta años
los díes d’enteselmana.
Un venti por cientu fuma tabacu negro
y cuspe en suelu.
Na tele, la metá de veces aproximao
qu’hai partíu, xuega’l Madrid.
El trenta y seis por cientu de los pinchos na barra son de pollu
cifra que namás dacuando supera la tortiella.
Según les últimes encuestes
del periódicu local
la xente ta contenta col alcalde
de dereches, que constrúi
grandes fontes eyaculadores y edificios fálicos.
Les cais tán llimpies, especialmente les del centru.
A les seis de la mañana de los sábados
y domingos, pasen máquines
vomitando agua
que llimpien lo qu’enantes emporcaron los borrachos.

En tola ciudá
namás hai una acera na que s’exerza
la prostitución al pie de cai
y nesa acera
ta’l mio portal.


(De El sistema débeme una chocolatina, 2011)

[Publicao en «Cultura», suplementu de La Nueva España, el 16 de ochobre de 2014]



No hay comentarios:

Publicar un comentario