Miraron equí

12 ene. 2016

LOS «SEIS POEMES GALLEGOS» DE FEDERICO GARCÍA LORCA, N'ASTURIANU


SEIS POEMES GALLEGOS

FEDERICO GARCÍA LORCA


Versión asturiana y nota d’Antón García

Federico García Lorca

Ernesto Guerra da Cal y Federico García Lorca
     En 1987 editaba l’Atenéu Obreru de Xixón una publicación, Federico García Lorca, en memoria de los 50 años del homenaxe al poeta granadinu qu’organizara l’Atenéu nel Teatru Robledo de Xixón el 16 de xineru de 1937. Colaboraba yo naquel llibru, por aciu de José Luis García Martín, con una traducción d’estos “Seis poemes gallegos” al asturianu occidental, xuntando asina la antigua devoción pol poeta del 27, la querencia pola llingua de Galicia y la pasión por traducir al asturianu. Vuelvo agora sobre aquella versión intentando acuriosala un poco, sabedor de qu’una traducción nunca s’acaba, tolo más abandónase.

Ernesto Guerra da Cal
     Queda pa otra vez contar la historia d’estos poemes, que yá se conoz bien, escritos ente 1932 y 1934. Federico García Lorca atopó nos cancioneros medievales galaico-portugueses y na obra de Rosalía de Castro voces amigues y quixo facer un homenaxe a los trovadores, a la poeta y a la ciudá de Santiago en gallegu (“su dialecto o idioma, para lo maravilloso es igual” diz Lorca en 1933). A ello contribuyó la relación d’amistá que mantuvo con dos galleguistes: Ernesto Pérez Guerra (o Guerra da Cal), al que dedica la “Cantiga del nenu de la tienda” y que lu axuda na redacción; y Eduardo Blanco Amor, quien s’encarga de la edición na editorial Nós (1935), escribe’l prólogu, fai dalguna corrección y suxerencia y suprime la dedicatoria a Pérez Guerra.
Eduardo Blanco Amor
     Esta traducción publicóse na páxina 11 del númberu 1 de Brixel (segunda época) nel 2013, la revista que dirixe Henrique G. Facuriella.


Manuscritu de García Lorca

MADRIGAL A LA CIUDÁ DE SANTIAGO

Llueve en Santiago
mio duce amor.
Camelia blanca del aire
brilla entenebríu’l sol.

Llueve en Santiago
na nueche escura.
Yerba de plata y sueñu
cubre la valera lluna.

Mira la lluvia na cai,
quexa de piedra y cristal.
Mira nel aire esvaíu
sombra y ceniza del mar.

Sombra y ceniza del mar,
Santiago, llonxe del sol.
Agua de mañana antigua
trema nel mio corazón.


Manuscritu de Federico García Lorca

ROMANCE DE NUESA SEÑORA DE LA BARCA

¡Ai viada, viada, viada
de la Virxe pequena
y la so barca!

La Virxe yera pequena,
la so corona de plata.
Mariellos los cuatro bueis
que nel carru la llevaban.

Palombes de vidru train
la lluvia pela montaña.
Muertes y muertos de niebla
peles cuendies aportaban.

¡Virxe, dexa la carina
nos güeyos de la vacada
y lleva sobre’l to mantu
flores de l’amortayada!

Pela tiesta de Galicia
yá vien sollozando l’alba.
La Virxe mira pal mar
dende la puerta de casa.

¡Ai viada, viada, viada
de la Virxe pequena
y la so barca!

Manuscritu de Federico García Lorca posiblemente falsu





CANTIGA DEL NENU DE LA TIENDA

Una gaita Bonos Aires
tien nel Río de la Plata,
tócala’l vientu del norte
cola gris boca moyada.
¡Probe Ramón de Sismundi!
Ellí, na cai Esmeralda,
polvu d’estantes y caxes
día tres día escobiaba.
Nes llargues cais infinites
los gallegos paseaban
soñando un valle imposible
na verde oriella la pampa.
¡Probe Ramón de Sismundi!
Sintió la muñeira d’agua
mientres siete bueis de lluna
pacíen na so alcordanza.
Foi pa la vera del ríu,
vera’l Río de la Plata.
Salgueros y potros mudos
quebran el vidru de l’agua.
Pero nun topó’l xemíu
señaldiosu de la gaita,
nin vio l’inmensu gaiteru
cola boca engalanada;
probe Ramón de Sismundi,
vera’l Río de la Plata,
vio na tarde esmorecida
bermeyu muriu de llama.




NOCTURNU DEL ADOLESCENTE MUERTU

Vamos callandino a la oriella del vau
pa ver l’adolescente afogáu.

A la oriella del aire vamos callandino,
antes que pal mar se lu lleve’l ríu.

La so alma lloraba, ferida y pequena
baxo los arumes de pinu y de yerba.

Agua depeñao baxa de la lluna
cubriendo de llirios la montaña nuda.

El vientu dexaba camelies de sombra
na llumera mostia de la triste boca.

¡Veníi mozos roxos del monte y del prau,
pa ver l’adolescente afogáu!

¡Veníi xente escuro del valle y cumal,
enantes que’l ríu lu lleve pal mar!

Lu lleve pal mar de blancos contruezos
onde van y vienen bueis d’agua vieyos.

¡Ai, cómo cantaba el sotu del Sil
sobre verde lluna, como un tamboril!

¡Venga, mozos, vamos, aína, llegar,
porque yá esi ríu me lu lleva al mar!



AÑADA PA ROSALÍA CASTRO, MUERTA

¡Llevántate, mio amiga,
que yá los gallos cantan el día!
¡Llevántate, mio amada,
que yá l’aire brama como una vaca!

Los llabiegos van y vienen
dende Santiago a Belén.
Dende Belén a Santiago
un ánxel que vien en barcu.
Un barcu de plata fina
que trai’l dolor de Galicia.
Galicia, deitada y quieta
transida de triste yerba.
Yerba qu’anubre’l to llechu
y la negra fonte del to pelu.
Pelu que llega hasta’l mar
au tienen les nubes nidiu palombar.

¡Llevántate, mio amiga,
que yá los gallos cantan el día!
¡Llevántate, mio amada,
que yá l’aire brama como una vaca!



DANZA DE LA LLUNA EN SANTIAGO

Mira aquel blancu galán,
mira’l so transíu cuerpu.

Ye la lluna que bailla
na Quintana los Muertos.

Mira’l so cuerpu transíu
de sombres y llobos negru.

Ma, la lluna ta baillando
na Quintana de los Muertos.

¿Quién fiere potru de piedra
na mesma puerta del sueñu?

Ye la lluna, ye la lluna
na Quintana de los Muertos.

¿Quién mira mios vidros grises
llen de nubes los sos güeyos?

Ye la lluna, ye la lluna
na Quintana de los Muertos.

¡Soñando con flores d’oru
dexáime morrer en llechu!

Ma, la lluna ta baillando
na Quintana de los Muertos.

¡Ai fía, vuélvome blanca,
de pronto, col aire’l cielu!

L’aire non, la triste lluna
na Quintana de los Muertos.

¿Quién brama con tal llancir
de doliosu buei inmensu?

Ma, ye la lluna, la lluna
na Quintana de los Muertos.

¡Sí, la lluna, la lluna
coronada d’espetos,
que bailla, bailla y bailla
na Quintana los Muertos!



5 comentarios:

  1. Guapa tradución d´un gran poeta, fecha por otru grande de les nueses lletres.

    ResponderEliminar
  2. Gracies, Lluís Antón. Quedes convidáu a lo que quieras.

    ResponderEliminar
  3. Guapa torna,¡qué llinguaxe!
    allegrástime la tarde
    Antón, per aciu Lorca.

    ResponderEliminar