Miraron equí

24 ene. 2014

CATÁLOGU DE NOMES Y TÍTULOS

Malos tiempos
para la épica

Malos tiempos para la épica
Última poesía española (2001-2012)
Luis Bagué Quílez y Alberto Santamaría (eds.)
Madrid, Visor, 2013

     Van llegando aproximaciones crítiques a la poesía española más nueva, y acercámonos a elles intentando consiguir orientación a la de movenos, como llector curiosu, per un ámbitu mui ricu y variáu, difícilmente abarcable ensin una guía na que se pueda ún esfotar. Luis Bagué Quílez (Palafrugell, 1978) y Alberto Santamaría (Torrelavega, 1976), poetes entrambos, profesores universitarios, son los responsables de la edición de Malos tiempos para la épica, un llibru que recueye diecisiete artículos sobre la última poesía española, la qu’aparez “baxo l’efectu 2000”, quier dicise, no que va del nuevu mileniu. El títulu, dalgo críptico, ta tomáu d’un versu del propiu Bagué, y nun s’entiende bien qué significáu pueda tener. Como na mayor parte de los trabayos que falen d’esta poesía, tamién los d’esti llibru busquen marcar distancies al respetive de les sonores polémiques qu’echaron a andar, nos años noventa, los partidarios de la poesía del fragmentu (tamién llamada abstracta o simbólica), detractores a la vez de la poesía figurativa (realista o de la experiencia). Pero esa distancia, que nun se ve lleendo los llibros de poesía, tampoco se percibe nos trabayos críticos, por mui académicos que se nos presenten, por mui envueltos n’erudición que nos lleguen.
     Nel casu que nos ocupa, el trabayu más interesante de Malos tiempos para la épica ye’l que firmen los editores del llibru, Bagué y Santamaría. Nesa introducción ofrecen un percorríu documentáu pela última década poética, faciendo posa nes principales antoloxíes, nes coincidencies y diverxencies colos más mayores, camín de superar un teóricu posmodernismu mui pocu asentáu ente nós como saber lliterariu. Estos autores echen a andar una denominación que seique pudiera definir lo que tán faciendo los poetes mozos, “poesía fusión”, pero nun lleguen a desarrollar la idea nin a explicar qué funden nesa etiqueta. “Los nuevos autores –escriben Bagué y Santamaría– proponen una escritura dialéctica, instalada en la duda, frente a un arte demasiado afirmativo”; un axioma que podía sirvir mui bien pa la poesía de los ochenta y seguramente pa la de cualquier época. A cambiu, ofrecen una guía personal p’averase al ampliu percorríu poéticu d’esta última década.
     Nel restu de los trabayos, bastante intectualizaos y n’ocasiones escolares, hai variedá formal. Dalgunos tán más cerca de la “poética” d’encargu que del ensayu (“El nombre implica el deseo del nombre” ye’l tonu de Mariano Peyrou na so colaboración; Andrés Navarro escribe coses como que “El ojo auditivo privilegia un fragmento de realidad, una verdad puntual” na d’él). Hai un intentu desigual de somorguiase n’otres tradiciones qu’influyen de manera reconocible na escritura actual: la poesía norteamericana, la confluencia llatinoamericana, les líriques francesa y alemana o les poétiques orientales. Nesi afán globalizador échase en falta una aproximación al maxisteriu qu’exerce sobre la española la poesía de la periferia castellana, especialmente la catalana y la portuguesa.
     En xuntu, el llibru resulta un catálogu de nomes y títulos más extensu de lo conveniente, nel que se repiten con demasiada frecuencia autores más interesantes na midida en sirven pa explicar la so época (o les idees teóriques de quien firma l’ensayu) que polos valores lliterarios que se-yos puedan llegar a reconocer como poetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario