Miraron equí

23 ene. 2014

UNES ANOTACIONES DE LLECTURA

Confluencies.- La lliteratura como ríu: una imaxe tán certera como gastada pol usu. L’escritor aprende de los que lu precedieron y aprende a los que vienen tres d’él. Hai una crítica a la que-y presta restrexar per eses agües y dir señalando los afluentes. Por exemplu, la manera en qu’alcontramos na lliteratura sumeria determinaes imáxenes que repiten los exipcios y lleguen a los griegos, pa que los romanos s’encarguen d’apurriles a la cultura occidental. A veces descubrir esos caminos secretos resulta imposible. Cuenta García Márquez que, de la qu’escribía El otoño del patriarca, hubo un momentu en qu’atascó ensin saber cómo siguir con aquella novela. Atopó la salida lleendo un llibru sobre elefantes africanos que-y encamentó un fíu. ¿Qué estudiosu va dar con esi filu?
Paraschos o Parasjos, según quien escriba
     Nel tomu segundu de Las mil mejores poesías de la literatura universal (tan poco valoraes, con traduciones escelentes y mui males, tan lleíes como despreciaes estes recopilaciones d’Ediciones Ibéricas´e﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽Ibilaciones d'ciaes)  iJosoaqules,  / han hecho con esta cabeza amada."s sobre'enemos agora pa compartir l'ria, que m') atopo un poema del griegu Aquiles Parasjos (1838-1895), “Deseos”, traducíu por Joaquín del Val. Cómo nun pensar na “Elegía a Ramón Sijé” de Miguel Hernández al empezar a lleer: “Quisiera abrir la tumba de mi padre, / retirar con mis manos su féretro, / para ver lo que la noche y la tierra / han hecho con esta cabeza amada”. Ye difícil qu’Hernández conociera esta traducción, porque tengo pa min que Joaquín del Val seya un alcuñu del poeta José Ángel Valente. Nel llibru La alegría de los naufragios, Valente cuenta cómo atopó esti poema nuna antoloxía de poesía universal francesa y lu tradució al español dende’l francés, nun momentu nel que la muerte del padre pesaba especialmente nel so ánimu. Pudiera ser que Miguel Hernández llegara a ver esa antoloxía francesa que yo nun conozo, o que los dos, Achilles Paraschos y él, compartieran dalgún antecedente que se m’escapa. Per otra parte, la imaxe d’escarbar la tumba de la persona amada ye un llugar común depués del romanticismu.


Paraschos y la so firma

     Lo que choca más ye la confluencia vital d’Hernández y Paraschos: los dos son poetes revolucionarios y d’acción política (el griegu participa nel destronamientu del rei Otón y la so “bavarocracia” en 1862), los dos muerren xóvenes, a los dos se los llee cada vez menos.

Piñán, Berta (Cañu, 1963).- La experiencia lliteraria de Berta Piñán ye amplia y variada: poesía, narrativa, lliteratura infantil y xuvenil, ensayu... Nos últimos años fai la so vida fuera d’Asturies y eso impíde-y una participación más activa na cultura asturiana, lo que s’echa en falta. Tien publicaos dos breves llibros de cuentos, La tierra entero (1996, traducíu al castellán al añu siguiente col títulu Toda la tierra) y La maleta al agua (2005); nellos retrata con variedá formal mundos estremaos: la sociedá rural, la violencia cotidiana, la emigración..., too ello dende una perspectiva realista qu’a vegaes se convierte en máxica, y con una llingua precisa y curiada. Pero Berta ye, más que nada, una escelente poeta, que se manda d’un asturiano impecable y de gran fuercia espresiva. Tien una obra en marcha que ye de les más personales del panorama lliterariu actual, siendo a remanar con mano maestra y sabiduría les más diverses tradiciones poétiques de la lliteratura universal, ensin que-y importe acarretar pa los sos poemes homenaxes esplícitos a eses voces mayores. En 2007 publicó En casa ayena, la so contribución a la traducción de la poesía del mundu, poniendo n’asturiano la obra d’autores que van de Thomas Hardy a Seamus Heaney, pasando por Ungaretti, Ajmátova, Sophia de Mello Breyner o Adrienne Rich, ente otros.

Berta Piñán
     El primer llibru que publicó, en 1986, foi Al abellu les besties, sorprendente amuesa de poesía urbana y amorosa, de raigañu surrealista, onde miez referencies de la música pop con autores como Eliot o Cohen. A partir del segundu llibru, Vida privada (1991), da un xiru a la manera d’escribir pa, con un llinguaxe claru, espresar la so esperiencia de la vida y de la muerte, ensin dexar de ser la escelente poeta del amor que se manifestaba yá na primer entrega. Empieza entós, con Temporada de pesca (1998), un viaxe circular al mundu campesinu, al trabayu de la tierra y a les xeres cotidianes que marca’l pasu de les estaciones nes sociedaes rurales. La descripción d’esa cultura rural faise dende presupuestos nuevos que nada tienen que ver cola vieya tradición d’esta lliteratura, sinón tomando conciencia del so propiu procesu de cambiu. Terminada la collecha, Piñán retoma’l cosmopolitismu inicial, más sabiu y agora comprometíu, pa facer nel siguiente llibru (Un mes, 2003, traducíu con más poemes al catalán) un espléndidu retratu de la sociedá multicultural que vamos conociendo, onde rescamplen les desigualdaes y la inxusticia, pero de la que tan poco sabemos.
     Una amplia selección de la so poesía, traducida al castellán pola propia autora, editóse bilingüe en 2004 baxo’l títulu Noches de incendio (1985-2002). Nesi llibru, Susana Reisz definió la poesía de Berta Piñán con unes palabres que faigo míes (cambiando “homes” por “seres humanos”): “Una poeta valiente y empecinada, que se propone destapar y decir las verdades más dolorosas sin permitir que se sequen en su corazón la urgencia de celebrar la vida y la necesidad de seguir teniendo fe en la bondad de los hombres y en la capacidad reparadora de la poesía”. En 2009 publica un fermosu y mui recomendable llibru de poemes infantiles, Arroz, agua y maíz, síntesis mayor de la sabiduría poética de Berta Piñán puesta a la mano de los más nenos, pero en versos que sirven pa cualquier edá.
     La mancadura (2010) ye la última entrega de la poeta de Cañu. A diferencia d’otres obres suyes, construyíes alredor d’una idea y con un filu conductor evidente, los trenta y dos poemes d’esti llibru son heteroxéneos, muévense ente les distintes llinies que conformaron la so poesía, como si quixera nél facer un balance de lo dicho hasta agora. Topamos el pasáu condicionador, l’amor y el desamor, la creación lliteraria y el pasu del tiempu, la poesía de la tierra, la emigración y el desarraigu... Pero pue dicise que la mirada qu’echa al mundu como muyer, la so reivindicación de xéneru, ye la característica común a toos ellos, anque fale d’homes y muyeres, anque fale pa homes y muyeres.


Terry Eagleton
Versu.- Terry Eagleton ye un católicu d’esquierdes británicu (sí, too eso xunto) qu’empieza a conocese n’España polos sos trabayos sobre lliteratura y otres disciplines sociales. Ye un predicador contra la posmodernidá, esa corriente cultural de finales del sieglu XX que va pasar de moda enantes de que consigamos enteranos de la so sustancia. Na traducción al español del so llibru Cómo lleer un poema (2010), atopo una definición que me presta, mui divertida: “Un poema es una declaración moral, verbalmente intensiva y ficcional en la que es el autor, y no el impresor o el procesador de textos, quien decide dónde terminan los versos”. Nel restu del llibru dedícase a glosar cada parte d’esa afirmación. Como nun veo que defina versu nesa obra, propóngo-y una ocurrencia mía de mocedá, de cuando yera estudiante universitariu de semiótica (o de semántica, yá nun m’alcuerdo): “el versu ye la unidá mínima de significación poética”. Fáltame desarrollar la idea, pero nun creo qu’avance muncho per esi camín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario