Miraron equí

17 ene. 2014

DELLES ESPECULACIONES SOBRE MARIRREGUERA

     Faigamos recuentu: d’Antón de Marirreguera nun conocemos nin una sola obra autógrafa, nin se conserva papel nenguno escrito pela so mano (nin siquiera nos llibros sagramentales de les parroquies onde ofició de cura, porque se perdieron na última guerra). Los ilustraos que lu estudiaron nel sieglu XVIII apúrrennos datos a veces contradictorios, pero nin un solu encontu documental: naide copia la so partida de bautismu o defunción, nun hai testimoniu contemporaniu que nos fale d’él, y si sabemos qu’en 1639 ganó un premiu col so poema a les cenices de Santa Olaya ye porque esos ilustraos y los sos fíos nos tresmitieron lo que vieron nun manuscritu d’Andrés Mendo, xesuita. El retratu que conocemos de Marirreguera ye modernu y débese al taller creativu de Jesús Evaristo Casariego, el so “Archivo Gráfico Universal”, al que namás hai qu’echa-y en cara que nun-y sacara más rendimientu, falsificando al por mayor la iconografía  asturiana del Renacimientu p’acá.

Marirreguera, vistu por Casariego.

     Xulio Viejo estudia con detención, en 1997, too lo que nos llegó de Marirreguera y da la impresión de que s’afrella contra la muria ilustrada: poques coses hai, cásique nenguna, que nun lleguen a nós ensin pasar pela peñera de Carlos González de Posada. Viejo párase llargamente a desentellizar la posibilidá de que’l poeta usara l’apellíu González y tamién Álvarez o Álvari, que pudo ser el del padre, pol que dacuando lu cita Posada, colo que l’arcipreste de Carreño amiya envolubráu nuna borrina histórica sorprendente si tenemos en cuenta que namás nos separen d’ellí cuatrocientos años. Llegónos a través de Posada la lleenda de que tando pa morrer mandó al sobrín, el tamién cura Xuan Rodríguez Reguera, quemar un paxu enllenu de manuscritos qu’había baxo la cama, esmolecíu pola fama póstuma: “nun se diga qu’un cura s’entretuvo nesto”, “aludiendo –diz Posada– a que eran obras profanas” y describíen cualquier tema con demasiada naturalidá, hasta la luxuria.
     Too ello nun mengua pa nada la consideración del fíu de María Reguera,  el primer escritor n’asturianu. A Caveda nun-y gustaba nada, pero güei lleemos al Arcipreste de Carreño con almiración, anque tengo pa min que con antueyos. Tenemos un puñadín d’obres salvaes de la quema que resulten bien interesantes dende’l puntu de vista llingüísticu y lliterariu, pero ye mayor el campu que nos dexa pa la especulación histórica: sorprende que’l talentu inventivu de los asturianos nun diera pa más alredor de la figura d’esti personaxe. Vamos ver dalgunes posibilidaes ensin entrar demasiao al detalle. Carente como ta la so figura d’encontu históricu, nada raro sería interpretar la so figura como una reconstrucción de los ilustraos. ¿Y si la esistencia d’esti escritor fuera una broma, un inventu, col que se divirtieron González de Posada, Xovellanos y Francisco de Paula Caveda? Un poeta apócrifu, en definitiva. Bastaría un poco de talentu creativu ilustráu, que lu teníen, pa dar forma a los poemes, y buscar un nome difícil de restrexar pelos papeles del so tiempu, más pola de veces que se repite (hai varies María Reguera nel conceyu Carreño que podíen ser la madre del poeta, casaes unes con Rodríguez y otres con Álvari) que pola falta d’indicios.

Dizque les ruines de la casa de Marirreguera.
     Otra posibilidá especulativa ye la de facer coincidir nuna única personalidá histórica la vida y la obra de distintos autores del so tiempu. ¿Nun pudo ser qu’hubiera un Antón Álvarez Reguera qu’escribiera al par d’un Antón González Reguera? ¿Nun pue ser que la obra creativa d’un Moñiz, por proponer un apellíu de la época, terminara adxudicada al más “revolvín, gayoleru ya inxeniosu escritor del redol universitariu uvieín”, como define Xulio Viejo la mocedá del arcipreste? Asina, esa figura única que nos llega güei, el creador de la lliteratura asturiana nesta llingua, vendría ser, como Homero, una suma de lo meyor del so tiempu. Quiciabes debiéramos imaxinalu ciegu, a lo menos na so vieyera, mandando quemar al sobrín la paxa colos manuscritos de tolos poetes del so tiempu.
     Pero como’l tarrén especulativu sobre Marirreguera pue bien anchu, choca que nos dediquemos a repetir llugares comunes dende’l sieglu XVIII, como que fuera un cura libidinosu arrepentíu a última hora o que fixera calzar madreñes a los clásicos llatinos (una idea del académicu José María de Cossío, l’amigu de los toreros, de los poetes y del fútbol). Naide sabe contestar a la pregunta principal: ¿por qué se pon a escribir n’asturianu nel primer terciu del sieglu XVII, ensin una tradición evidente que lu respaldara, ensin nenguna razón política o social aparente? Si fuera por naturalismu, cuesta creer que se dedicara a recrear fábules llatines nesta llingua. Y choca, tamién, que nun se relacione l’aparición d’una lliteratura n’asturianu coles tensiones separatistes qu’axitaben el reinu d’España naquel tiempu, cuando los fidalgos portugueses decidieron dar el llombu a la corona filipista (baxo’l gobiernu del conde-duque d’Olivares) que los obligaba a financiar y a facer la guerra contra los catalanes, dando fin a ochenta años d’unión ibérica y remate, de pasu, a la moda d’escribir en castellanu ente los portugueses.


     Tovía quedaría por dar una vuelta especulativa al fechu de que la lliteratura asturiana naza nel sieglu XVII alredor del cabu Peñes y de les sos inmenses plantaciones de cereales (que dieron horros y paneres impresionantes y tan guapamente decoraos) y los sos potentes puertos pesqueros y mercantiles. A eso tenemos qu’añadir, per un llau, qu’esa lliteratura fundacional s’escribe na llingua de la comarca, na que se miecen sabiamente rasgos del asturianu occidental con rasgos del asturianu central, que nun parez que sía otra cosa lo particular d’esi territoriu. Per otru, que tamos falando d’un llugar nel que dalgunos historiadores antiguos (de los que tan poco s’esficien los modernos, pero que son fonte inesgotable de materia lliteraria) colocaben la península na que tuvieron remate los pésicos, desplazaos quién sabe por qué fuerces o misterios dende la Courias del conventu cangués. Tendríamos asina un autor que sintetiza les dos grandes families llingüístiques asturianes, la central y la occidental, en mediu d’un territoriu qu’herieda’l pesu de la historia antigua y lu proxecta hacia’l futuru cola suficiente fuerza como pa que, cuatrocientos años más tarde, siga viva. ¿Y si lo que pretendía’l sobrín, quemando’l paxu cola so obra, yera evitar l’empiezu d’un orde nuevu? Quiciabes lo único que quería Xuan Rodríguez Reguera yera evitar toa especulación alredor de la obra y la figura d’Antón de Marirreguera.

2 comentarios: