Miraron equí

26 mar. 2014

ALFONSO

Alfonso


     Resultaba entrañable, aquel día de 1987, ver cómo Alfonso s’emocionaba. Nel Campo San Francisco d’Uviéu inaugurábase un bustu del dibuxante asturianu. El popular Alfonso ameritaba sobradamente esi y más homenaxes; a fin de cuentes gastara’l so inxeniu, que yera munchu, en pintar Asturies de tolos colores: el del humor, el de la tenrura, el del espíritu viaxeru, el del amor a lo asturiano… Nos sos trabayos llevantó acta, como nengún otru, de lo que pasaba nesta tierra dende la óptica del franquismu amable, él, qu’empezara vistiendo camisa de Falanxe. ¿Quién nun s’alcuerda del chiste de Pinón, nuna turbonada, cuando intenta pañar del suelu un cachu del paragües que se-y cayó y diz: “Que nadie me vea levantar el puño”? Ye un chiste de 1940 que nun sé si fairía gracia a los que penaben na cárcel o nos campos de concentración poles idees polítiques.


     Con Pinón y Telva supo establecer dos arquetipos que pasaron al imaxinariu colectivu. Con Pinín, el guaje, consiguió qu’esnalara la imaxinación de los críos de posguerra y que vivieren aventures tan impensables daquella como tener novia china o derrotar a los terribles sóviets de Rusia o a los malvaos mafiosos de Norteamérica. Siempre atentu a los cambios, evolucionó pa terminar dibuxando dalgo parecío a los mangues xaponeses, col so Astur Kong con pinta horru y superpoderes. En 1971 dibuxó un espendedor automáticu de culinos de sidra. Esi mesmu añu tamién pintó a Pinón enredáu con cables, empeñáu n’inventar la gaita electrónica.
     Alfonso pensaba siempre en clave asturiana, cuando yá nun taba bien visto facelo. Tenía inxeniu, pero faltó-y el xeniu (lo que lu estrema de Castelao, por exemplu) que ye la diferencia qu’hai ente quien ye a ver los rasgos constituyentes d’un pueblu y quien sabe interpretar la so esencia y proxectala pal futuru. Alfonso sigue sacándonos una sorrisa. Castelao tamién, pero amás da qué pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario