Miraron equí

23 may. 2012

DOS POEMES DE GEMMA GORGA

     Les respuestes que busca Gemma Gorga cola so obra son les que siempre quixo tener la meyor poesía: sobre la vida, la muerte, el pasu del tiempu, la soledá... Pero ello nun quita pa que cada poema d’esta poeta nos sorprenda con un enfoque mui personal, nel que les grandes preguntes se formulen a partir d’escenes cotidianes y bien reconocibles pal llector. Los sos versos atienden con especial interés pa los detalles, pequeños y entrañables obxectos, diminutos animales, elementos de la naturaleza que tienden a pasanos desapercibíos y que na poesía de Gorga ocupen el protagonismu.
     Gemma Gorga nació en Barcelona en 1968. Ye profesora de Lliteratura Española na Universidá de la so ciudá natal y tien cuatro llibros publicaos en catalán: Ocellania (1997), El desordre de les mans (2002), Instruments òptics (2005) y Llibre dels minuts (2006). A finales del 2009 Vicent Berenguer traduxo al castellán y editó’l so Libro de los minutos y otros poemas.

Gemma Gorga
  
ÚLTIMES REFLEXIONES ANTES D’APAGAR L’ORDENADOR

¿Cuántu tiempu-yos queda, a los llibros, tal como
los conocemos? El golor de les fueyes
encuadernaes nel orde necesariu
pa la emoción, el pesu inequívocu
de la materia sostenío ente
les manes, la elasticidá de la lluz
–dacuando cóncavo, dacuando convexo–
al pasar cada páxina. Imaxino
la perplexidá de toos aquellos seres
que nacieron cola alma de papel
–el foroñu, les arañes, los ácaros,
los insomnes que zuquen el sangre blanco
de la celulosa– cuando nun existan
llibros nes estanteres. Pienso tamién,
claro, nes ventayes derivaes
del cambiu: les cases van agrandase,
medrará l’espaciu, van aprucir
parés onde yá non les barruntábemos.
D’esta manera vamos tener más metros
cúbicos pa enllenalos de soledá.


PIEDRES

Si la voz pudiera salir nes fotografíes
como sal la solombra o la tenrura –anque seyan
realidaes más vulnerables–, sentiría
otra vuelta a mio padre diciéndome que, antes
de garrar una piedra, hai que revirala
col pie o con un palu pa espantar
los escorpiones que s’escuenden como espetos secos.
Nunca m’esmoleció. Porque tener seis
años yera fácil, fácil como morrer. En dambos
casos, nun había más secretu que l’aire:
respiralo o nun lo respirar, como si l’alma
tuviera enllena de diminutos alveolos que s’abren
y se cierren. El primer escorpión que vi
foi nel llibru de ciencies naturales,
atrapáu pa siempre ente les tiñaces severes
del tiempu. Dacuando, sicasí, los llibros nun cuenten
tola verdá, como si nun la conocieren
o la escaecieren camín de la imprenta.
Arácnidu que tien el cuerpu estremáu n’abdome
y cefalotórax. Nun dicía nada del sol
ardiente na llingua, de la llerza, de la espiga
altravesada nel pescuezu. Yo nun sabía entós
que les palabres son inmensos icebergs
qu’amataguen baxo les agües xelaes abondo
más de lo qu’amuesen. Como la palabra escorpión.
Y agora, mientres el teléfonu suena insistente
–un apiellu agudu de madrugada–, mientres me llevanto,
prendo la lluz, arimo la mano al so cuerpu blancu
de plásticu que relluma como una piedra al sol,
mientres descuelgo, y digo ¿sí?, y dícenme que tas muertu,
yo namás pienso nos escorpiones, naquello
que queríes dicime cuando repetíes revira
les piedres, fai’l favor, revira les piedres.

1 comentario:

  1. Necesito "Últimas reflexiones antes de apagar el ordenador" en castellano!!! y no lo encuentro por ningún lado! :(

    Saludos

    ResponderEliminar