Miraron equí

3 may. 2012

¿LA FIN DEL SURDIMIENTU? (EL LLABERINTU ASTURIANU II)


     Venimos llamando Surdimientu a la corriente cultural asturiana que naz a mediaos de los años setenta del sieglu XX alredor de Conceyu Bable. Caracterízase pola toma de conciencia sobre’l fechu llingüísticu, sentando les bases pa la creación d’una lliteratura d’expresión asturiana que superaba radicalmente, en cantidá, calidá y actualidá, a la mayor parte de lo que s’escribiera hasta entós. Pero’l Surdimientu, eminentemente llingüísticu, lliterariu y políticu, tamién tuvo na base de la revitalización d’otres disciplines culturales, y nun s’entendería’l dinamismu de la gaita, la música folk, les dances, el xuegu de los bolos, los estudios etnográficos o la cultura de la sidra ensin l’impulsu asturianista d’aquellos primeros años, na so posición firme contra un prexuiciu llingüísticu firmemente arraigáu.
     Ye Xuan Xosé Sánchez Vicente quien fixa’l nome d’esta corriente cultural cuando publica, en 1991, el so llibru Crónica del Surdimientu (1975-1990). Poco enantes, dende les files de los escritores más mozos qu’empiecen a dase a conocer nos años ochenta, yá s’establecieran dos grupos xeneracionales nuna operación que tenía tanto de verificación d’unos fechos (otra manera d’entender la lliteratura y el so llinguaxe) como d’intención promocional. Anque nestos años dalgunos autores yá se preguntaron pol final d’esti procesu que llamamos Surdimientu, José Luis Argüelles vio claramente nel so prólogu a l’antoloxía asturiana de 2010, Toma de tierra, que los poetes más mozos d’esta lliteratura formaben una tercer promoción del Surdimientu, “con su propio tono generacional”, pero ensin que pudiera constatase una clara ruptura coles dos anteriores.

Cuatro décades

     El Surdimientu, entós, va cumplir ensiguida cuatro décades de presencia activa na cultura asturiana, ensin que pareza que s’acolumbre’l final del procesu entamáu en 1974. Hubo quien propunxo fecha al remate del Surdimientu, que terminaría nel momentu en que se llograra la oficialidá de la llingua asturiana, una vieya y permanente reivindicación que se mantién cásique dende l’iniciu del procesu. Agora bien, nun parez que téamos caminando hacia dalgún tipu d’oficialidá: de les cinco fuerces polítiques representaes na Xunta Xeneral del Principáu nes elecciones del 2012 namás una (la cuarta en númberu d’escaños) lleva nel so programa la oficialidá del idioma, y ente los extraparlamentarios hai qu’esperar al octavu llugar p’alcontrar el siguiente partíu favorable a esta reivindicación histórica. ¿Hasta cuándo, entós, va durar el Surdimientu? ¿Ye una denominación xenérica que pueda dar nome a una época como Barrocu o Iilustración? Nun me parez.
     Vamos ver, en primer llugar, el nome. “Surdimientu” naz a partir del verbu surdir, con un sentíu evidente de salir fuera, de mostrase, de dexase ver. N’efectu, si dalgo fexo esti movimientu dende 1974 foi enseñase, tener una presencia permanente n’Asturies, una reivindicación más activa seguramente qu’eficaz. Pero’l términu parez llevar arreyao la idea d’avance, de meyora, que nun toi seguru de que se correspuenda col momentu que vive l’actual procesu reivindicativu. Asina, los años setenta fueron los de la enunciación, el momentu de la reclamación inicial, que tien una potencia sorprendente. Aparez Conceyu Bable como tal asociación, pero surden tamién otros grupos reivindicativos de poco recorríu en xeneral, xunto con premios lliterarios y les primeres organizaciones polítiques. Los ochenta train l’Estatutu d’Autonomía y la so referencia al bable, el nacimientu de l’Academia de la Llingua, l’empiezu de la escolarización del asturianu, un departamentu na alministración pa ocupase de los asuntos llingüísticos y los primeros pasos d’una lliteratura empeñada en facer “l’axuste estéticu” (son palabres de Leopoldo Sánchez Torre) que necesitaba. Los noventa marquen la parte más alta de la gráfica: l’asturianismu faise parlamentariu, aparecen múltiples editoriales y discográfiques, esporpolla un teatru nesta llingua, empieza a publicase’l selmanariu “Les Noticies”, afóndase nel procesu educativu y consíguese aprobar (en segunda convocatoria, tres l’intentu fallíu de la propuesta socialista del gobiernu de Pedro de Silva) una Llei d’Usu y Promoción del Bable/asturianu en 1998. La siguiente década nun trai novedaes destacables, pero, si quitamos el fracasu políticu del asturianismu, que pasa a la condición d’extraparlamentariu, caltiénense la mayor parte de les actividaes públiques que se veníen desarrollando alredor de la llingua, y tovía se creen dalgunes otres. La década de los años diez parez que va ser otra cosa. No poco que llevamos andao yá asistimos a la desaparición d’aquel selmanariu, al pieslle de les llibreríes y discográfiques especializaes nesta llingua y en xeneral a una paulatina pero perceptible contracción de la presencia pública del asturianu, a la que se sumen los primeros brotos d’un sentimientu de derrota que nunca se conociera nes décades anteriores. Asina les coses, nun toi seguru de que debamos siguir falando de Surdimientu.

Modelos de trabayu

     Ye verdá qu’en dalgunos casos esi retrocesu tien más que ver coles dinámiques propies del contextu global que col casu particular del procesu llingüísticu. Un selmanariu que s’edita en papel raramente va llibrase de les dificultaes que sufre’l sector, siempre agravaes pol soporte idiomáticu que fai minoritaria la so ufierta, de la mesma manera qu’una llibrería o una discográfica participen del retraimientu del mercáu del llibru o del discu en xeneral. Pero esos pasos atrás, daos con rapidez y de manera inesperao, nun dexen de ser un síntoma de ruina salú, ensin que pareza que’l propiu movimientu reivindicativu tenga axilidá pa facer un diagnósticu y proponer soluciones enantes de que nun tenga remediu.
     Hasta agora, y fue una de les notes característiques del Surdimientu, l’asturianismu avanzó socialmente, depués del españíu inicial y colectivu de los años setenta, gracies a un modelu de trabayu que se basaba na reclamación a los poderes públicos y na aportación individual. Nun fai falta desaxerar muncho pa concluir que bona parte de la xera política, editorial, radiofónica o periodística del asturianu xiraba alredor d’iniciatives mui personales y, por ello, más fráxiles y vulnerables, siempre al abintestate de les peripecies particulares. Pola contra, los proyectos societarios o colectivos, más estables por naturaleza, tengo pa min  que fueron minoría, anque dieran frutos. Al par d’esto, el procesu reivindicativu d’estes décades fexo bandera de la oficialidá, atesteronando nella cuanto más s’alloñaba la posibilidá real de llograla. Por supuestu, ye una reivindicación xusta de la que participo, pero nun parez eficaz gastar les pudencies nuna demanda a la que tan claramente se respuende, dende los partíos políticos con respaldu popular, con un non mayoritariu. Llama l’atención que pa una parte importante del asturianismu’l compromisu personal pa cola reivindicación consista n’asistir a la manifestación anual que pide esa oficialidá.

Final de ciclu

     Coincidiendo con esti final de ciclu, que se topa con una importante crisis económica, igual convenía pensar na posibilidá de cambiar la estratexa de confrontación permanente, que yá nun parez dar resultaos, por otra que se dedique a construir un futuru pal idioma. Porque nun tamos yá, pémeque, nel momentu del Surdimientu que venimos describiendo, cuando poníemos enriba la mesa les nueses cartes y les presentábemos al conxuntu de la sociedá, a ver a cuánta xente ganábemos pa la nuesa partida. Tamos n’otru, nel de midir bien quién somos, cuántes fuerces reales tenemos y qué estratexa nos convién, ensin dir de farol, pa garantizar esi futuru de la llingua. Da la impresión, tamién,  de que nestos años tol mundu taba incómodu colo que-y tocaba nel repartu de cartes. A l’Academia tirába-y la política y la docencia; los políticos preferíen les celebraciones; la universidá, que siempre reivindica la so autonomía, escondíase pal casu del asturianu tres del Parlamentu y el Parlamentu dedicábase a la interpretación lliteraria. Los sindicatos pidíen la oficialidá pero nun s’ocuparon de la estabilidá de los docentes d’asturianu, y a estos nun-yos dio más la estrema debilidá del sector editorial.
     De xuru que, anque nun lleguen a min, hai persones trabayando en nuevos modelos que proponer a la sociedá. Dende la mio opinión, taría bien empezar por ordenar los espacios d’actuación. D’un llau, que los políticos que representen a la sociedá asturiana desarrollen la política llingüística y la Llei d’Usu de 1998, na que tovía cabe un llargu recorríu. D’otru, que la Universidá se faiga cargu de los estudios y la formación docente. L’Academia debería ocupase de los pasos normativos y de la investigación (y facer un mayor esfuerzu por consiguir que los falantes d’asturianu s’identifiquen col modelu que propón). Si a ello añadimos, como premisa indispensable, una sociedá civil organizao que cree cauces participativos a los que se pueda sumar dalgo más que los xóvenes militantes (pienso nos sectores profesionales o empresariales, por exemplu), ye posible que consiguiéramos superar un momentu críticu, nel qu’asistimos per primer vez nesta democracia a la contracción d’un modelu qu’hasta agora parecía avanzar.
     Cuento que fuera Einstein quien dixo que vivimos nuna época triste, na que resulta más fácil desintegrar un átomu que superar un prexuiciu. Pal casu asturianu yá conocemos les dificultaes que trai esti procesu, pero sabemos tamién que contamos cola simpatía de la mayor parte de la sociedá. Sería conveniente, dende la llingua asturiana, intentar caminar al par d’esa sociedá, involucrala nel llabor y na responsabilidá.
(Publicao en «Cultura», La Nueva España, el 3-4-2012, na 33 Selmana de les Lletres Asturianes)




No hay comentarios:

Publicar un comentario