Miraron equí

22 may. 2012

UNES VISITES A LLORIENZU NOVO MIER


     “El que fala miente” titula Ismael González Arias l’artículu qu’escribió sobre’l so amigu y poeta Xosé Antonio García nel tradicional llibru regalu de la Selmana de les Lletres d’hai unos años. Cuenta nél cómo fueron los dos xuntos a ver a Llorienzu Novo Mier a la so casa de l’Avenida del Cristo, n’Uviéu. Nun da la fecha, pero aquella visita hubo ser a mediaos de los años ochenta. Pa finales de la década, el propiu González Arias m’apurrió una carpeta azul que llevaba dos rétulos fechos con etiquetes plástiques, ún col nome de Novo Mier arriba y otru debaxo col títulu del llibru que guardaba: Garrapiellu de leyendes asturianes. La intención yera que la Conseyería de Cultura impulsara la publicación d’aquellos textos en prosa.
Llorienzu Novo Mier
     Llamamos un día a Novo Mier y acudimos a la so casa formando una breve comisión de la Conseyería. Yeren los primeros díes de xunu de 1990. Como taba convaleciente d’una llarga enfermedá, y nun salía a la cai, recibiónos en bata. Falamos de González Arias, amosámos-y la carpeta coles lleendes, y ficímos-y saber la nuesa intención de que se publicaran y d’aprovechar la edición pa organizar un homenaxe públicu, dende’l Gobiernu, que reconociera’l so llabor a favor del asturianu. Como nun lo esperaba, conmovióse sinceramente. Aceptó agradecíu, y comentó qu’igual podía xuntar nun volume les sos proses, les lleendes y los cuentos. Quedamos en que nos diba llamar en cuantes perfilara la idea y xuntara los materiales dispersos que podíen formar el llibru.
     De la que marchábemos, mientres falábemos de coses variaes, yá de pies nel pasiellu de la casa, dixo que’l so llabor nun se limitaba a la narrativa, que tamién escribiera teatru y poemes. “Pero’l tipu de poesía que faigo yo –comentó–, nun vos interesa a los mozos. La mía ye clásica, midiendo los versos. Agora llévase más el versu llibre. Lo que yo faigo ta pasáu de moda”.
Cubierta d’Hores
     Unos díes más tarde, el 18 de xunu, depués de pensar lo que me dixera de la poesía, volví llamalu y pasé otra vez a velu. Parecía tener peor salú que na visita primera. Intereséme pola so obra en versu, comentando qu’igual yera lo propio recoyela tamién nesa futura publicación, ente otres coses porque yera prácticamente desconocida. Foi una entrevista breve, porque víase que lu fatigaba falar muncho. Sicasí, tuviemos oportunidá de repasar per altu les sos esmoliciones poétiques, casi secretes, pero más fondes que les narratives. Mientres que-y valía tou tipu de prosa como llectura de distracción, la poesía, que lu acompañara siempre, lleíala con un propósitu de deprendizaxe estéticu. Pero a finales de los años sesenta diérase cuenta de qu’al asturianu facía-y falta la narrativa y punxérase a la tarea d’escribir cuentos. Nesa segunda visita tuvo tiempu tamién pa quexase de que los “Amigos de los Bables”, el grupu de sensatos y pensantes que promovía una recoyida de firmes en contra del asturianu, -yos robara’l nome de l’asociación pa la que trabayaren dende finales de los años sesenta, “Amigos del Bable”. Salí d’aquella casa con un obsequiu prestosu, un exemplar d’Hores, el llibru de poemes que’l propiu Novo Mier iguara, cola so máquina d’escribir y papel de calcu, xuntando ocho poemes y tres cantares. Setenta páxines. Yera una edición artesanal, grapada, de quinientos exemplares, anterior a la reproducción por fotocopies. Na cubierta’l propiu autor escribía’l títulu n’azul y a mano, y dibuxaba un cenciellu reló de sable al que tovía-y quedaba dalgún tiempu.
D’isquierda a drecha, Fernanvel, Novo Mier,
Felipe Sassone y Xosé León Delestal
(23 de xunetu de 1950)
     Llorienzu Novo Mier, sicasí, terminara l’arena de la vida. Morría’l 30 de xunu de 1990. Al añu siguiente dedicábase-y la Selmana de les Lletres y aparecía la so Obra asturiana completa, colos cuentos y les lleendes siguiendo l’orde nel qu’él los dexara, y los poemes y los cantares según la edición que fexo Esther Prieto. La viñeta de la cubierta, un floreru esquemáticu sobre una superficie rayada y unes cañes y brotos, yera de Maria Girona, pintora catalana casada con Albert Ràfols Casamada. Va tiempu qu’esi llibru ta agotáu, anque yá tán nel mercáu ediciones separaes de la so prosa lliteraria y de la so poesía, publicaes por Trabe. Nun parez que la so obra poética tenga munchos siguidores. Sicasí, quien primero llamó l’atención sobre’l valir d’aquellos versos foi Pedro de Silva siendo Presidente del Gobiernu Asturianu, cuando participó nel homenaxe-presentación del llibru, arropáu polos amigos del escritor. Silva lleó n’alto y ponderó’l poema “Canséu”, que propunxo pa una antoloxía de la poesía existencial n’Europa.
Xulián Burgos y Llorienzu Novo Mier
     Cuando Ismael González Arias y Xosé Antonio García visitaron a Novo Mier, parolaron de poesía y a García resultó-y una revelación (asina lo cuenta González Arias) que’l vieyu escritor-yos falara de Verlaine, de Milton, de Novalis, de Rilke, de T. S. Eliot… Tamién de Caveda, de Cuesta, d’Aleixandre y de Dámaso Alonso. Choca que nun-yos falara, como me fexo a min, de los sos contemporanios, de Vicente Gaos, de Ramón de Garciasol, d’Agustín de Foxá, de Blas de Otero, inclusive del primer Bousoño. La so manera d’entender la poesía naz d’ehí, de la esmolición existencial, del narrativismu, del tonu directu col qu’escribíen aquellos poetes de la inmediata posguerra. Nun-y prestaba nada la poesía almibrada de José García Nieto, por exemplu. Como poeta n’asturianu, a Novo Mier igual-y fallaba la depuración llingüística, l’arabía esencial pal oficiu de poeta. Atendía más pal versu duru y pedregosu de Constantino Cabal que pal fluir vivu y cenciellu de la poesía de Xuan María Acebal o de Pepín de Pría, por poner dos exemplos conocíos. D’Eliot, seguramente lo que más-y pudo interesar foi que lu traduciera Vicente Gaos pa la colección Adonais en 1951, la versión de Cuatro cuartetos que, según González Arias, tanto-y prestaba a Xosé Antonio García.
     La edición de la obra completa de Novo Mier dexó fuera les traducciones, que tovía naide s’ocupó d’estudiar. Por exemplu, una versión del Evanxeliu de San Marcos. Pero nun sería raro que l’escritor de posguerra fixera tamién versiones de poemes que-y prestaren. Nunca se fala d’ello, pero los “Amigos del Bable” convocaben pa les sos Xustes Poétiques (que se celebraron ente 1975 y 1980) un premiu pa traducciones dende’l castellanu o dende cualquier otra llingua. La primer convocatoria ganóla Florina Alías (que nos sos años madrileños tuviera amistá col citáu Agustín de Foxá) con una traducción de “Platero y yo”, de Juan Ramón Jiménez, inédita. El capítulu 61, “La perra paría”, entama asina n’asturianu: “La perra de que te falo, Platero, ye la de Lobato, el tiraor. Tu conócesla bien perque l’alcontramos munches veces per el camín de Los Llanos… ¿Non t’alcuerdes? Aquella doraína y blanca, com’un apigazar del sol ente ñubes de mayo…”
Cartel de 1980 cola semeya de la Xana
     La puesta n’escena de les Xustes Poétiques del Bable yera notable: nos salones principales d’Asturies (Uviéu, Xixón, Avilés, Mieres, Sama…) celebrábense les conferencies divulgatives sobre aspectos culturales del asturianu, unes veces sobre la lliteratura, otres sobre la tonada, y ainda sobre distintes materies. La fin de fiesta, cola entrega de diplomes y premios, facíase nun sitiu distinguíu, como’l Teatru Campoamor o el de la Laboral, enllenos de públicu, con xente vistiendo’l traxe asturianu. Como la primera d’estes Xustes o Andeches se celebró en 1975, y la última, la cuarta, en 1980, dalgún añu nun debió convocase. Naquella primera recibió Llorienzu Novo Mier una “Xana del Bable”, una distinción que premiaba’l so llabor como poeta y prosista n’asturianu.
Llorienzu Novo Mier recibe la so Xana en 1975.
Xusto detrás d’elli, sentáu nel escenariu,
reconozse a Emilio Alarcos.
     Al premiáu entregábase-y una escultura de bastante llamamientu, realista, que se titulaba como’l premiu. Yera una representación en bultu de la figura mitolóxica asturiana: al par d’una rueda, una moza de saya vaporosa hasta los pies y con una melena llarga qu’enmarcaba la pieza; cola mano esquierda daba aire al pelo. Nunca vi que naide destacara la singularidá de la pieza, obra del escultor xienense, afincáu en Madrid, Jacinto Higueras. Nin tan siquiera cuando morrió, en 2009, a los 96 años, naide n’Asturies tuvo una alcordanza p’aquella escultura, que mui probablemente fixera a petición de Xosé León Delestal. Higueras, escultor interesante, colaborara con García Lorca nel Teatru Universitariu de la Barraca, como actor fundador, amás d’en películes de Buñuel o Marquina o n’obres de teatru na posguerra. Tamién foi l’autor de les escultures que figuren na tumba d’Armando Palacio Valdés nel Cementeriu de la Carriona, n’Avilés. Sería guapo restrexar l’orixinal d’esa “Xana del Bable” y recuperalu p’Asturies, igual a través del Muséu de Belles Artes, por esa curiosa vinculación cola cultura asturiana.
La Barraca, que dirixía García Lorca.
Jacinto Higueras ye’l cuarto pela isquierda
na primer fila.
     En 1976, nun xestu de bona voluntá y d’averamientu, los Amigos del Bable premiaron con una d’estes “Xanes” a Conceyu Bable. Nun foi una distinción fácil de conceder, porque los Amigos debatíense ente dos postures. Una entendía que’l futuru de la llingua, cualquiera que fuera, pasaba per Concey Bable por una simple llei de vida: yeren la mocedá d’Asturies. La otra negaba’l pan y el sal a aquellos rapazos que nun parecíen respetar la sagrada tradición de lo vernáculo. Ganó por poco la postura de conceder el gallardón, pero Conceyu Bable refugólu. Hasta que Novo Mier nun se sentó, por mandáu del Conseyu Rexonal preautonómicu, a redactar los estatutos de l’Academia de la Llingua, los caminos d’aquelles dos maneres d’entender l’asturianu nun concasaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario