Miraron equí

8 may. 2012

UN POEMA DE LAURENCE FERLINGHETTI


CANTU AL BÉISBOL

Laurence Ferlinghetti
(Yonkers, Nueva York, 1919)

Sentáu al sol
miro un partíu de béisbol
comiendo palomites de maíz
relleendo a Ezra Pound

y allampiando porque Juan Marichal
faiga un furacu xusto metanes
de la tradición anglosaxona
nel Primer Cantu
y porque derrote a los bárbaros invasores

Cuando los Xigantes de San Francisco salten al campu
y tol mundu se pon de pies pal himnu nacional
cola voz de dalgún tenor irlandés
pelos altavoces 
con tolos xugadores tiesos como muertos en sitiu,
y los árbitros blancos como policíes irlandeses
colos uniformes negros y les gorruques negres
apretaes contra los corazones,
quietos de pies y espurríos
como nel funeral d’un barman falancieru
y toos mirando pal este
como si aguardaran dalguna gran esperanza blanca
o a los Padres Fundadores
apruciendo nel horizonte
como nel 1066 o nel 1776 o cuando fuera

Pero en cuenta d’eso apruz Willie Mays
cerrando’l primeru
y un ruxíu álzase
            cuando manda la primera pal sol
                        y esmánase
                                    como un corredor de Tebes
            La pelota piérdese nel sol
                        y les dames llancien detrás
                                    pero él sigue corriendo
                                                al traviés de la épica anglosaxona

Y Tito Fuentes sal
            con pinta de toreru
            con pantalones arrataos y botines de punta

Y la grada de la derecha alloria
con chicanos y negros y bebedores de cerveza de Brooklyn
“¡Duce Tito, da-y duru, duce Tito, da-y duru!”
Y Duce Tito pon el so pie nel platu
y solména-y a una que nun va volver
y escapa p’ente les bases
como si escapara de la United Fruit Company
mientres el dólar gringu gana a Pound
y Duce Tito saca ventaya
como si tuviera ganando a la usura
por nun mentar al fascismu y al antisemitismu

Y Juan Marichal sal
y de nuevu los chicanos na grada allorien
cuando Juan pega la primer bola rápida
y la desaparez
y cuerre a la primera y sigue p’alantre
y cuerre a la segunda y cuerre a la tercera
y sigue corriendo
hasta dar col filón
de la que ruxe la xente axostrao
Dalgún fatu cinca’l botón del pánicu dende la cabina
pa que suene otra vuelta la cinta col himnu nacional
y salvar asina la situación
pero esta vegada naide se para
na so revolución pente les bases llenes y blanques
nesta postrer gran épica anglosaxona
nel Territorio Libre del béisbol

3 comentarios:

  1. Una agradable sorpresa encontrar este blog.

    ResponderEliminar
  2. Acórdome, hai unos cuantos anos xa, nunha lectura túa no Centro Cultural da Arena de Xixón, que che perguntéi qu'era "estoiru". Dixéchemo. Nun m'esquencéu. Hai cousas que, sin saber por qué, quedan pra sempre na memoria y ésta foi unha d'elas.

    ResponderEliminar
  3. Como ves, un estoiru ye un sitiu nel que dir guardando les coses a les que se tien apreciu. Igual me queda un caxonín mui poéticu, pero esa yera la idea al abrilu. Un abrazu, Aurora.

    ResponderEliminar