Miraron equí

1 jun. 2012

DOS POEMES D’ÀNGELS MARZO

    Falar de lliteratura catalana con Àngels Marzo, barcelonesa con residencia en Lleida, resulta una experiencia inolvidable: conoz los clásicos, los modernos y los que tovía tán llegando, y ye quien a comunicar la so pasión de llectora entusiasmada y sabida al interlocutor. Resultó pa min, entós, la meyor guía pa siguir los pasos más recientes que va dando esa lliteratura que yá nun ta escrita, propiamente, nuna llingua minorizada.
     Pero tamién ye una poeta extraordinaria, continuadora de la meyor poesía figurativa catalana. Premiu «Les Talúries» pol so primer y únicu llibru Les grues (2009), d’elli garramos dos poemes qu’ofrecer a los llectores asturianos.

Àngels Marzo Torres

ANTONIU LLORA
              Nun digas
que yera un suañu
                Kavafis

Enteicáu, en mediu la barcaza,
un home ta mirando la ciudá
mientres la nueche-y avaga na lenta cadencia
de los remos que se pierde nel fondu l’agua.
La mirada árde-y como a quien sabe
que tuvo los dioses a favor,
pero nun s’engaña y piensa nel mañana
que por él espera, amarráu como ta
a los deseos perversos del azar.
Por eso, busca na distancia
el perfil de la costa y esfuérzase
por endilgar los sitios:
el mercáu y la plaza, el puertu y les terraces,
el cuartu onde ella-y ufría
los luxos del amor.
Agora que l’aire mañaneru
xela les sos llárimes nos güeyos,
ve na lluz del faru, diliéndose,
la certeza inalgamable del regresu.


LES GRÚES

El branu de mil nuevecientos ochenta y dos
envizcámonos a esguilar peles grúes.
Encastrada nel telón de la nueche clara,
partiendo en dos mitaes los campos d’ablanales,
la cadarma de fierro apoderaba
ún de los solares de la ribera.
Inda siento nes manes el fríu
del primer contactu;
depués, el cuerpu enteru anoyáu a los tramos de mariellu
y esgatilar cada centímetru p’acallar
la llerza y columbrar la fazaña.
Nel mediu del cruceru
taramingando les piernes sobre’l vacíu,
yéramos per un momentu los dioses
minúsculos de l’altura.
Volvíemos, ensin priesa,
trayendo dientro de los güeyos, un frescu
de campos de liles y los marinos de la sierra
ensarañaos sobre’l cielu.

Agora, énte casa,
–imponente–
la grúa ta cansada,
y el brazu marielludu señala una llende de la tarde.
Al contemplala,
sé que tamién la vida ye una grúa
colos pies metíos nel formigón del tiempu.
Y una voz de dieciséis años recuerda
la única llei del xuegu de la infancia;

                        –nun mires nunca atrás

cuando siento esnidiar el fierro na entepierna.



No hay comentarios:

Publicar un comentario