Miraron equí

25 jun. 2012

LA ÚLTIMA ESPERANZA


Una historia cenciella
Leonardo Sciascia
Traducción de Francisco Álvarez
Xixón, Seronda, 2012

     Arranca esta breve novela de Sciascia, Una historia cenciella, un 18 de marzu con una llamada de teléfonu a la policía. Esi día, víspora de San Xosé, en Sicilia celebren un ritu de purificación semeyante al de la nuesa nueche de San Xuan, prendiendo fogueres. Seique por eso Francisco Álvarez, el traductor del llibru, déxase llevar pola referencia asturiana y confúndese de santu na páxina 16, apareciendo’l bautista en cuenta del carpinteru. Quitando esi error, la traducción resulta fluida y eficaz. Esa llamada de teléfonu pon en marcha, cola conocida parsimonia de les sociedaes de memoria rural, una actuación policial que lleva a descubrir un cadabre, precisamente’l del home que fexo la llamada.
     En poques páxines, con economía de medios pero ensin aforrase nengún detalle, Sciascia consigue facer un completu retratu de la sociedá siciliana y de la manera en que la corrupción va escomiendo’l texíu social. Asina, mientres el sarxentu que contesta al teléfonu tien el valtu de que se trata d’un asesinatu, el comisariu gárrase a la idea de que ye un suicidiu. Cuando discuten el tipu de muerte al que s’enfrenten, otros dos cadabres vienen a complicar l’asuntu.
     El llector d’esta historia, qu’ensiguida s’identifica cola perspicacia d’esi sarxentu al que los mandos presionen pa que certifique un suicidiu, asiste perplexu al xiru qu’intenten dar a la investigación los elementos corruptos del sistema, yá seyan los representantes policiales, los xudiciales o los eclesiásticos. De manera sutil, Sciascia pon n’evidencia la manera en que la mafia s’instala en tolos ciudadanos, sobornaos o non, guiando la vida cotidiana. Tamién asomen nel relatu aspectos curiosos, como la relación ente la llingua italiana y el “dialectu”. La novela participa del silenciu cómpliz, de la “omertà”, y ye’l llector quien tien que sacar conclusiones, non mui distintes de les del testigu, l’home del Volvo: en cuenta de volver a comisaría pa denunciar un filu que quedó sueltu, prefier siguir camín de casa echando un cantarín. ¿Pa qué metese n’otru xaréu, colo que-y costó salir del anterior? Los delincuentes llibren.
     Esta breve novela, la última escrita por Leonardo Sciascia (1921-1989) cuando recibe tratamientu por mor d’un tumor que diba terminar cola so vida, resume bien les característiques de la so narrativa sobre la sicilianidá: la fatalidá, la mentalidá campesina que pervive nel entornu urbanu, la dignidá de los intelectuales, la presencia poderosa de la mafia, la corrupción, y sobre manera la necesidá de guardar les apariencies, de que too concase pa que pareza digno anque escuenda podrén. L’espíritu de desolación col que l’autor s’enfrenta a la historia queda resumíu nes palabres del vieyu profesor, amigu del muertu: “Na vida, nun ye la esperanza lo último que muerre, sinon que morrer ye la última esperanza”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario