Miraron equí

16 jun. 2012

UN POEMA DE CHARLES WRIGHT

     Cuando publico Díes de muncho na mítica editorial Alvízoras Llibros en 1989, quixi arropame añadiendo a los mios poemes dos que yeren traducciones d’orixinales anglosaxones: «La puerta», de Robert Graves, y «Vuelta a casa» de Charles Wright. Graves morriera pocos años enantes y aquella traducción naciera en Barcelona a resultes de les mios conversaciones con Antonia Kerrigan, qu’empezaba a dar los primeros pasos de la so exitosa carrera como axente lliteraria, y cola qu’exercí una temporada como llector. Antonia yera fía d’Anthony Kerrigan, intelectual norteamericanu mui vinculáu al grupu que se xuntó en Mallorca nos años cincuenta y sesenta del sieglu XX, Graves ente ellos.
     Charles Wright yera un poeta mui poco conocíu n’España naquella época, qu’hasta quince años más tarde nun diba divulgase convenientemente (Zodiaco negro, 2002) de la mano de Jeannette L. Clariond, agora responsable de Vaso Roto. Pero Wright asomárase enantes, en 1981, al públicu español nuna antoloxía impagable: Nuevas voces de Norteamérica, al cargu de Claribel Alegría y D. J. Flakoll, onde incluyía esti poema.
Charles Wright

VUELTA A CASA

                       (M. W. W., 1910-1964)

Siento nel estragal de mio padre.
Ye sero. La nueche como
un can vieyu arredola los tesos
adeveciendo echase. Al otru llau
del nuesu camín tierres y árboles,
sebes y, allá alantrones,
n’otru país, la borrina
avérase a los montes
y escurezlos aduces. Nos
rincones cercanos de la corralada los
brotos blancos del xazmín empiecen
a allumar, a volvese
güeyos fríos. Nel cielu, el
delicáu, llibre Camín de Santiago vuelve
recoyendo estrelles, mientres ensama
bien mestu pal poniente. Agora
los viérbenes de lluz, como pingos de sangre,
esquiten nes fueyes dures
de la yedra, nes campanes
de los llirios. Agora alcuérdome
de por qué toi equí y el ritmu
d’una respiración que yá nun ye mía
siéntese de la qu’espero
polo que tien que pasar, el
remolín de nales, la to garra escura.



4 comentarios:

  1. Poema guapísimu, y el méritu de la torna, ensin conocer l'orixinal, ye que suena a auténtico, a recién fecho. Norabona.
    Vicente G. Oliva

    ResponderEliminar
  2. Un precioso poema. Volver a la casa del padre,"defendería la casa de mio padre". Me recuerda otro poema tuyo que siempre me emocionó.

    ResponderEliminar
  3. Gracies, Vicente; gracies Aurora. N'efecto, ye volver a la casa del padre. Nesta ocasión parez que padre nun la vendió...

    ResponderEliminar
  4. Acaben de nomalu "Poeta Alloriáu" (sí, sí, tal cual) n'USA:

    ResponderEliminar