Miraron equí

8 jun. 2012

NUEVU AVERAMIENTU A ENRIQUE GRA-RENDUELES

Obres (in)completes de Don Enrique García-Rendueles
Edición, introducción y notes de Vicente García Oliva
Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, 2012

     Vuelve Vicente García Oliva, venti años depués d’un primer llibru, sobre la figura d’Enrique Gra-Rendueles (Xixón, 1881-1955), interesante asturianista al que debemos ente otres coses dellos poemes y la última de les tres antoloxíes canóniques de la poesía asturiana, Los nuevos bablistas, de 1925. Consciente del accesu parcial a la so obra, Oliva yá reflexa nel títulu que tamos delantre d’unes Obres (in)completes, atropando nelles mui distintos materiales, dende los ensayos yá editaos en vida del autor sobre “Jovellanos y las ciencias morales y políticas” (1913) o la “Liturgia popular” (1950), a los textos que redactó pa la so antoloxía. Siguen darréu 32 poemes n’asturianu, una versión distinta d’ún d’ellos, y l’“Himno a Covadonga”, n’español, que como yá avisa l’editor nun ye’l conocíu cantar del mesmu títulu con lletra de Restituto del Valle, sinón otru con música d’Eulogio Llaneza (1918). Publíquense tamién los “Antiguos apodos de Gijón”.
     La mayor novedá d’esti llibru, amás de los datos biográficos sobre Rendueles y les aproximaciones que fai Oliva sobre l’ambiente cultural de la época, ye la publicación d’un vocabulariu asturianu inéditu, termináu en 1924, que diba editase como segundu tomu de Los nuevos bablistas, xunto con una gramática non localizada. Da cuenta Oliva de los sos intentos por recuperar nel RIDEA otru diccionariu, en fiches, nel que trabayó Rendueles hasta poco enantes de morrer, y del que fala María Elvira Muñiz en delles ocasiones, pero que, según parez, desapareció d’esa institución depués de 1993. El llibru remátase con diversos materiales documentales, correspondencia, testamentu, partida de defunción y varies semeyes de Rendueles a distintes edaes.
     Como yá fixera na obra de 1992, comenta García Oliva la peripecia de la biblioteca de Rendueles, heredada por Sabina Trabanco, publicando dalgunes cartes que crucia esta muyer col Centru Coordinador de Biblioteques, col IDEA o con García Oliveros, sobre l’interés mayor o menor de los papeles que dexa Rendueles al morrer. Diz García Oliva sobre l’asuntu que “les instituciones y xente de la cultura asturiana nun supieron tar al altor debíu”. Ye posible, pero negociar la compra d’una biblioteca entera ye un procesu complexu que non siempre interesa a l’alministración, tantes veces colos recursos alcanzaos pa mercar llibros; ¿pa qué quier xuntar exemplares y más exemplares d’un títulu que yá tien repetíu? Lo lóxico ye seleccionar: manuscritos, fueyes volandiegues, folletos curiosos, llibros raros... Y que’l restu siga circulando peles llibreríes de vieyo, pa que la xente mozo pueda formar la so colección personal si quier. De toles maneres, como yá tengo contao, bona parte d’esa biblioteca asturiana terminó na Pública d’Uviéu baxo la signatura E. R. (Enrique Rendueles), que’l personal del Palaciu de Torenu nos años setenta desarrollaba como Estantería Rendueles.






No hay comentarios:

Publicar un comentario