Miraron equí

21 may. 2013

LA ESCUELA DE TRADUCTORES D’ASTURIES

José Manuel Álvarez Flórez

Los mil númberos del suplementu «Cultura» de La Nueva España, que se celebren agora, son testigos de primer orde de la evolución cultural y social d’Asturies nestes últimes décades. De cómo esta sociedá va dexando de ser, na práctica, namás receptora de lo que se produz tresallá de la frontera del Payares pa dir convirtiéndose poco a poco tamién en protagonista de la industria cultural d’España, dexando atrás la excepcionalidá de posguerra. 

Xosé Gago
La música, l’arte visual nos sos distintos soportes, el teatru, y por supuestu la lliteratura, fueron teniendo nestes páxines l’abellugu selmanal que permitía facer recuentu de los llogros algamaos polos creadores asturianos, confirmando la existencia cada vez más pacífica y fructífera, en permanente diálogu, d’una cultura viva que s’expresa en dos llingües, l’asturiana y la española, al tiempu que pel occidente empiecen a asomar los primeros productos lliterarios del gallego-asturianu.

Xuan Bello
Sicasí, pal públicu asturianu pasa desapercibida una de les mayores novedaes que traxo esti tiempu, la presencia mui activa de traductores d’esta tierra, que conformen, ensin que naide-ys diera nunca’l títulu, una verdadera Escuela Asturiana. Na nuesa historia cultural topamos traducciones n’otres époques, sobre manera alredor de los exiliaos políticos, de la mesma manera que siempre se citen les clásiques al asturianu d’Acebal, Fernández Castro o Fernán-Coronas, pero hasta un tiempu mui cercanu a nós nun s’empezó a traducir de manera sistemática, y por supuestu nun se podía falar de traductores profesionales. Queden ehí, como una excepción de los años setenta, les que fexo José Benito Álvarez Buylla de los poemes de John Donne, un tiempu nel que Llorienzu Novo Mier traducía al asturianu con más voluntá qu’aciertu l’Evanxeliu de Marcos. Nesa época son asturianos residentes fuera los qu’echen a andar el mundu de la traducción profesional, y pue considerase a José Manuel Álvarez Flórez l’iniciador d’esta Escuela dende Barcelona, poniendo n’español sinfinidá de llibros que falen inglés nel orixinal. Otru asturianu, residente esti en Madrid, foi tamién pioneru de la traducción profesional: Mariano Antolín Rato.
Mariano Antolín Rato

Mientres tanto, l’asturianu empezaba a traducir mui lentamente, y facíalo pela mano de García Arias con un éxitu editorial en cualquiera de les llingües del mundu nes que s’editó: El principín de Saint-Exupéry. Per esi tiempu, los primeros años ochenta, llegaben a nós tamién les primeres traducciones lliteraries al español de José Luis García Martín (Pessoa o la so Biblioteca de Alejandría...) o les de Víctor Botas (Segunda mano), qu’amuesaron el camín de la traducción poética a Xuan Bello, Pablo Antón Marín Estrada y Berta Piñán; los tres recoyeron en llibros les sos traducciones al asturianu de mui diversa poesía universal, amás de traducir otros autores como Cunqueiro, Stevenson, Paco Martín. Casos aparte son los de Martín López-Vega y José Luis Piquero, que se puen considerar tamién traductores profesionalizaos (y polo tanto al español, anque los dos tienen tamién dalgún autor traducíu al asturianu).

José Luis Piquero
Los años ochenta, nos que destaquen les traducciones de Xosé Gago del griegu al asturianu (Safo, Kavafis y más tarde Homero), y los tres llibros que salieron con poesía d’Eugénio de Andrade, punxeron la base teórica de cómo había que traducir al asturianu, influyendo na fixación d’un estándar lliterariu. Nos noventa hubo un verdaderu españíu de traductores y traducciones, dándase la circunstancia de que munchos de los escritores más cualificaos de la lliteratura asturiana firmaron les meyores versiones: Milio Rodríguez Cueto (Stevenson y Shakespeare), Xandru Fernández (Kafka y lliteratura gallega), Xabiero Cayarga (Roth y lliteratura alemana), Fonsu Velázquez (Fitzgerald, Eliot y Burns), Adolfo Camilo Díaz (Viale Moutinho, Valéry), Xuan Santori, Consuelo Vega (Handke, Brecht, Nöstlinger), Humberto Gonzali, Susana Marín, Ignaciu Llope, Sixto Cortina, Xulio Vixil, Pablo Texón, Héctor Fernández... Pero tamién aparecieron traducciones firmaes por xente ensin obra lliteraria detrás: Ramón d’Andrés, Esther Castro, Xosé María Fernández, Cesáreo García, Octavio Trapiella, Naciu Iglesias, Concha Prieto, María Antonia Pedregal, Javier Martínez Concheso...

Consuelo Vega
Al mesmu tiempu, n’español, crecía tamién tamién l’interés por traducir. Dende l’ámbitu universitariu los profesores José Luis Caramés, Santiago González Corugedo, José Avello Flórez, José Luis Moralejo o Lorenzo Oliván publicaben tamién traducciones. Pero va ser alredor de la revista Solaria, publicada nos años noventa, onde se va formar el nucleu más importante de traductores asturianos al español, empezando por ún de los sos coordinadores, Marcos Canteli (Kerouak, Creeley), al qu’hai qu’añadir a Olvido García Valdés (traductora d’Anna Aimatova), y por supuestu les contribuciones de dos de los meyores traductores de poesía anglosaxona al español: Jordi Doce (Ashbery, Blake, Auster, Carson, Coleridge, De Quincey, Ginsberg, Hill...) y Jaime Priede (Carver, Berger, Michaels, Lee Masters, Poe, Williams, Bang, Hass...).

Jaime Priede
Los nomes citaos, con ser munchos, nun agoten la llista de traductores asturianos, pero esta aproximación pue sirvir pa llamar l’atención sobre un fenómenu novedosu na nuesa cultura, esa Escuela de Traductores informal que nos permite echar una mirada propia, yá seya a través del español que se fala n’Asturies, o dende la llingua asturiana, a la cultura universal.






No hay comentarios:

Publicar un comentario