Miraron equí

7 may. 2013

LES HORES DE NENÉ LOSADA RICO


Nené Losada recitando


     El 26 de marzu de 1994, en Lluarca, la organización de la IV Xunta d’Escritores Asturianos convidara a los asistentes a una llectura abierta nel resturante Marisol, sobre la medianueche. Ente la xente que s’animó a recitar taba la escritora Nené Losada Rico, qu’a los sos setenta y tres años participaba per vez primera nun alcuentru d’escritores. Como lluarquesa (naciera na villa en 1921), sentíase anfitriona na que foi la xunta más concurrida y disparatada de cuantes se convocaron, la que más ricu anecdotariu dexó.

Los reloxes del Marisol

     Dos años enantes, en 1992, Nené Losada recoyía más de dos décades de llabor poéticu n’asturianu nun llibru que se tituló “Cantares valdesanos” a suxerencia de Consuelo Vega, la responsable d’aquella recopilación. Esi tomu tien dos partes distintes en volume y intención, que respuenden a les dos etapes iniciales de la producción n’asturianu d’esta escritora. La primera, la más numberosa, ta conformada por cásique mil “estrofes”, poemes n’arte menor que beben de les coples populares que Losada Rico conoció cantaes con pandeiru alredor de la danza nos sos primeros años, cuando güérfana de madre dexa la villa natal pa vivir en Sanfliz de Trevías. Eses coples sirvieron, a mediaos de los años setenta, pa que se diera a conocer, cuando Fernando Landeira, galleguista afincáu en L.luarca, les fai llegar ensin el so permisu a dalgunes antoloxíes nes que se publiquen. Hasta esi momentu la so escritura, tanto n’español como n’asturianu, yera una actividá secreta, un desafuegu íntimu que nun contaba asoleyar.

Consuelo Vega, Lena,
Antón García y Nené Losada en 2005
     Esa poesía popular inicial, escrita en cuartetes, evoluciona en Nené Losada Rico, de manera cásique natural, hacia un neopopularismu de llarga tradición ibérica. Los pocos poemes que conformen la segunda parte de “Cantares valdesanos” funden les raíces na obra del poeta románticu Heine, en Bécquer y Rosalía de Castro, y nel Antonio Machado de “Campos de Castilla”. Pero tamién nel saudosismu, una corriente creada na vecina Portugal por Teixeira de Pascoaes, que va inspirar n’España, pela mano de Maristany, la mayor parte de les antoloxíes populares de poesía de les primeres décades del sieglu XX, con notable repercusión na poesía asturiana. La palabra portuguesa “saudade” (que n’asturianu tien en “señaldá” el so correlatu emocional) foi la que dio nome a esa tendencia, y ye oportuno ofrecer la definición que da Pascoaes: “Saudade ye’l deséu de la Cosa o Criatura amada, vueltu dolorosu pola ausencia”. Nesa llinia, la lliteratura asturiana de bona parte del sieglu XX ta enllena de poemes que llamenten dalguna perda: la persona amada, la esencia rural, les tradiciones antigües, la llingua... Nené Losada escribe baxo esta influencia dalgunos de los poemes colos que más popularidá llogró, nos qu’una narratividá eficaz y el llamentu señaldiosu son mui del gustu del públicu menos avezáu a la llectura poética: “El dengue de la buela”, “Esqueicidas”, “La colcha de ganchillu”...

Vicente García Oliva, Nené Losada y Antón García
nel Atenéu Obreru de Xixón
     Nel comedor de los reloxes antiguos del restaurante Marisol, Nené sigue con atención el recital variopintu d’aquella Xunta d’Escritores. Cuando-y llega la breda, de memoria, como fexo siempre, empieza a recitar “El dengue de la buela”. Pero enantes de que pueda avanzar, los cientos de reloxes del comedor empiecen a dar, desacompasaos unos con otros, les doce o les venticuatro campanaes de la medianueche. La recitadora tien que desistir. Arimóse a un grupu d’escritores y dixo, disgustada por nun poder regalar los sos versos n’ocasión tan especial: “El tiempu ya la hora nun s’amarren con soga”.
Xunta d'Escritores Asturianos en Lluarca.
     Nun pudo recitar, pero aquella Xunta de 1994 sirvió-y a Nené Losada Rico pa romper definitivamente’l so aislamientu valdesanu, pa entender que formaba parte d’una comunidá cultural d’expresión asturiana y pa identificase cola moderna reivindicación llingüística. Tamién pa soltar amarres con una tradición creativa que la encorsetaba, dexando que’l yo líricu fluyera con mayor llibertá. Ensaya’l versu llibre. Sigue afondando na llectura de la poesía de la Segunda Promoción del Surdimientu, regresa una y otra vuelta a Fernán-Coronas (al que conociera de nena, ensin tener oportunidá de lleelu bien hasta 1984 y na mio edición de 1993). Pero tamién repasa con atención les traducciones al asturianu de Safo, de Kavafis, les que diben saliendo d’Eugénio de Andrade (deldor igualmente de Pascoaes)...
     Trés años depués d’aquella Xunta, en 1997, Nené Losada consigue dexar amarráu’l tiempu que-y furtaran los reloxes antiguos, faciendo por poner n’hora la so poesía: tien setenta y seis años y publica’l llibru más interesante de la so xeneración, “Entre apigarzos”. Abre con él una nueva etapa poética, na que vuelca la so serena intimidá, la impresión que-y causa la contemplación de la naturaleza y el pasu del tiempu. Esos poemes curtios, a vegaes namás destellos, xiren alredor d’una idea unitaria y resuélvense en poques palabres, dacuando en finales abiertos, conformando una evolución asturiana d’aquel “saudosismu” que podemos llamar “esencialista”. Una poesía na que va trabayar hasta’l final de los sos díes, en 2009.

Nené por Pablo García (La Nueva España)

1 comentario: