Miraron equí

30 may. 2013

UNOS POEMES D'EUGÉNIO DE ANDRADE (1923-2005)

Eugénio de Andrade

     Bien sé que la ciudá portuguesa d’Eugénio de Andrade ye Oporto, “d’onde hubo nome Portugal”. Nella vivió y morrió, y ellí ta la fundación que lleva’l so nome, qu’entá nun conozo. ¿Cómo entrar nella si falta la razón fundamental, el propiu poeta? Pero la ciudá que yo tengo asociada a Andrade ye Lisboa, porque la primer vez que la pisé él taba esperándome na recepción del hotel Mundial y caleyé per ella siguiendo los sos pasos detrás de los de Fernando Pessoa. Llevaben de la Praça da Figueira a la del Comércio, de la Rua Augusta a la Basílica dos Mártires, pasando pela entós yá desparecida Livraria Ática pa subir hasta’l café Brasileira... Yera’l domingu 28 de febreru de 1988. Andrade diba esbillando confidencies sobre Pessoa y sobre António Botto, sobre la lliteratura portuguesa y sobre elli mesmu.
     Tres son les traducciones al asturianu que tengo publicaes exentes d’Eugénio de Andrade: la inicial de Memoria d’outru ríu (1985), Contra la escuridá (1988) y Poemes (con nota de García Martín y traducción suya al español de los mesmos textos, 1988). Tovía en 2009 traducía nueve poemes más na antoloxía de poesía portuguesa Uma olhada diversa/Una mirada diversa, coordinada por Xuan Bello. Volver a la poesía d’Eugénio de Andrade, como remembrar aquel paséu per Lisboa, ye llabor que nun cansa nunca.



TENGO’l nome d’una flor
cuando me llames.
Cuando me toques,
nin yo sé
si soi agua, rapaza,
o un pomar qu’altravesé.


BALANZA

En platu la balanza un versu basta
pa pesar nel otru la mio vida.


LA LLEGADA DEL BRANU

Abrió la ventana.
Lo que pasó entós foi
n’otra mañana: el gallu del corral
del vecín anunció la llegada
del branu. La lluz respiso seique
nun consiga romper la neblina.
De sópitu
el gritu del pavorrial resgó’l cielu
y, azul, pela ventana
entró la mar.



FIN DE SERONDA EN MANHATTAN

Empiezo esti poema en Manhattan
pero ye de les oliveres de Virxilio
y de Póvoa d’Atalaia de lo que voi falar.
Ye a la solombra d’aquelles fueyes
onde los mios díes
entá canten al sol.
La melodía vien del mar,
pero ye coles chicharres y el trigu
maduro como deprenden a morrer.
L’aire per baxo les sos canes danza,
ayeno a la lluz puerco de Manhattan.


IN MEMORIAM

Esos muertos difíciles
que nun acaben de morrer
dientro nós; la sorrisa
de fotografía,
la caricia arrebatida, les fueyes
de los estíos perpetuándose
nel llixu; difíciles;
el sudor de los caballos, la sorrisa,
como yá dixi, nos llabios,
nes fueyes de los llibros;
nun acaben de morrer;
tan difíciles, los amigos.


SOBRE’L CORAZÓN

Yeres la casa, el llugar
onde’l sol
ardía sobre la piedra,
la piedra sobre’l mundu,
el mundu sobre’l corazón.
Cómo podíes, una
a una, aguantar les llárimes
del mundu, nun lo sabe naide:
el llugar del sol
yera la casa –y ardía.


LOS TRABAYOS DE LA MANO

Empiezo a dame cuenta: la mano
qu’escribe los versos
avieyó. Dexó d’amar les arenes
de les dunes, les tardes d’agua
menudo, l’orbayu mañanero
de los cardos. Prefier agora les sílabes
de la so congoxa.
Siempre trabayó más que la hermana,
un poco meimada, un poco
perecienta, más galana.
Cayó-y siempre
la xera más duro: semar, coyer,
coser, fregar. Pero tamién
acariciar, ye verdá. La esixencia,
el rigor, terminaron por cansala.
La fin nun pue tardar: oxalá
tenga en cuenta la so nobleza.

2 comentarios:

  1. Préstame abondo esti caxón enllenu de pallabres serenes.

    ResponderEliminar
  2. Qué grande Andrade! Pa cuándo prepares una antoloxía curiosa de la so poesía?

    ResponderEliminar