Miraron equí

6 may. 2014

ALFONSO ZAPICO, EL VIAXE DE VUELTA

     Asturies percíbese nel imaxinariu de los propios asturianos como un llugar carente de puntos cardinales. Cuando falamos del norte tamos pensando nel Cantábricu y nes tierres anglosaxones coles que llindiamos, la mar mediante, y non nes nueses ciudaes y pueblos de xunto al agua. El sur, pa nós, ye lo que queda más p’allá del Payares. Nun conozo asturianos que falen del este y del oeste d’Asturies, preferimos los más clásicos oriente y occidente pa navegar pela cartografía d’esta tierra, un llaberintu de ríos y montes pel que nos movemos tan a gusto que nun necesitamos siquiera buscar la salida.
     Pero hai veces nes que la vida obliga. Cuando un asturianu emigra, los primeros meses vive col pensamientu vueltu pa la tierra, empapándose de les novedaes que trai la que lu acueye y faciendo comparances. Al cabu del tiempu, si la estancia n’otres tierres se caltién, Asturies empieza a desdibuxase ente la nublina de la desinformación (siempre choca observar l’ausencia de noticies asturianes fuera) y hai que facer un notable esfuerzu por siguir conectáu a esa realidá, por siguir al tanto.
Alfonso Zapico
     Alfonso Zapico reflesiona nel últimu “Premiu de Cómic Alfonso Iglesias”, qu’acaba de recibir y que se va publicar l’añu que vien, sobre esa condición de viaxeru pel mundu que quier volver a casa y qu’entrín y non vive mirando pa ella. Nes páxines dibuxaes que sirven de prólogu a Cuadernos d’Ítaca, mientres cuerre per Avilés y estira baxo la cúpula del Niemeyer, refierve: “Tol tiempu lloñe de casa, pensando nesti malditu trozu de tierra, nesti cielu y nesta lluvia, y agora, cuando regreso, siéntome un estranxeru”. Como ye dibuxante, pon remediu a esa angustia (dalguna clase de señaldá, seguramente) reflesionando sobre’l destín del ser humanu y dibuxando nesos cuadernos que llama d’Ítaca. Recueye nesta ocasión, pa esti premiu que lleva’l nome del autor de Pinín, Telva y Pinón, diez d’esos apuntes rápidos que tienen en común la mirada que’l propiu dibuxante echa sobre’l mundu y sobre él mesmu.
     Alfonso Zapico nació en 1981 en Blimea. Tien colaborao colos sos dibuxos en múltiples publicaciones, con un trazu eficaz, rápidu y bien reconocible del que tien dicho Javier Cuervo que nél “hay huellas del cómic franco-belga que leyó y lee, en ese estilo cómico o caricaturesco que, aunque favorece el relato de la cotidianidad vista con humor, nunca ha sido un obstáculo para transmitir la acción, la aventura o los sentimientos”. Zapico estrenóse en llibru publicando en Francia, nel 2006, La guerra del profesor Bertenev, al que siguen nuevos llibros mayores: Café Budapest (2008), Dublinés (2011), La ruta Joyce (2011) y El otro mar (2013). En 2008 una beca del Festival de la Historieta d’Angulema va permiti-y residir na “Casa de los Autores” d’esa ciudá francesa, dedicáu al trabayu de dibuxante, ocupáu en narrar aventures que pasen n’escenarios mui diversos: la Rusia de los zares, la vida y los paisaxes de James Joyce, un violinista xudíu ente Budapest y Xerusalén en 1947...
     Los Cuadernos d’Ítaca déxennos ver al historietista na so intimidá. Alcontramos nesti llibru histories abiertes, cachinos de la propia vida de Zapico o de les persones más cercanes (familia, amigos, xente del so oficiu, otros emigraos...) que-y llamen l’atención y que singulariza pa nós, buscando nesos casos particulares una llectura de valor universal. Somos espectadores, asina, de la perplexidá cola que’l so tíu Milio ve cómo desmonten, na Fábrica d’Armes d’Uviéu, la máquina que supervisó a lo llargo de munchos años, “una metáfora de lo que ta pasando”. Cuando Zapico nos cuenta la historia d’un pozu mineru que zarra, fixa l’atención na muyer que llimpia les oficines y a la que naide diz nada sobre’l so destín llaboral y personal (y que resulta ser la propia madre del autor). Pero tamién dibuxa sobre l’abordaxe que supón llograr qu’un editor de cómic s’interese por una historieta y quiera publicala, sobre lo que ye la comunicación o el silenciu como seña d’identidá nuna familia, sobre les dificultaes que tienen les muyeres (el techu de cristal) pa llograr que se valore’l so trabayu nuna empresa. ¿Qué ve un francés cuando s’atopa con una casa vieya arrodiada d’un güertu desdexáu? Diz Zapico qu’un hogar en cuanto termine de restaurar la casa y llimpie’l güertu. ¿Y un español? Una excavadora, apartamentos y negociu.

     L’autor anuncia un nuevu llibru sobre Asturies que tien ochobre de 1934 como protagonista. Titúlase La balada del Norte, y yá tuvimos la suerte de conocer dalgunos de los protagonistes y paisaxes cuando los adelantó peles redes sociales. Pero lo más probable ye qu’enantes d’esa entrega mayor llegue esta otra, Cuadernos d’Ítaca, regalándonos n’asturianu delles reflesiones personales sobre asuntos que-y esmolecen, que nos ocupen a toos. Al final d’esti cómic cuenta una historia que-y pasa en Varsovia, cuando termina dexando una botella de vodka nel ascensor del edificiu onde vivió unos díes; que naide diga que ye “una sombra que va del oeste al este d’Europa y torna a casa como si ná”. Zapico vuelve a la so tierra coles manes enllenes. Trai dibuxos y esperiencia. Sabe, como Kavafis, que la riqueza ye’l viaxe. El poeta d’Alexandría encamentaba nel poema “Ítaca” aprender y aprender de los que saben. Ye lo que facemos lleendo les histories d’Alfonso Zapico, les obsesiones qu’apunta nos sos cuadernos de bitácora: “Sólo ye cuestión de puntos cardinales, latitudes y lonxitudes”, diz. Pero tampoco nun ha ser fácil, siendo d’una tierra que namás tien oriente y occidente.

(Publicao por Antón García, La Nueva España, 5-12-2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario