Miraron equí

2 may. 2014

LLUCES Y SOMBRES

Palabres
Grupu de Baille San Félix de Candás
La Pola L.lena, 2014.
 
Palabres
     A diferencia d’otres espresiones artístiques asturianes, como la música de gaita, la tonada o la lliteratura, que nes últimes décades caminaron con bastante fortuna hacia la modernización de les sos formes y llinguaxes, la danza tradicional parecía marchar en dirección contraria, buscando afondar nesa tradición bebiendo de les fontes orales tovía vives, procurando, como nel xuegu del dominó, repetir y respetar. Lo que se ganó n’autenticidá, depués de la cuestionable folclorización de los coros y dances del franquismu, perdióse n’actualización, quedando les dances tradicionales nuna recreación etnográfica brillante, na que los grupos competíen por una puesta n’escena cada vez más tradicional: cásique resulta impensable un baille ensin el traxe asturianu d’a primeros del sieglu XIX, que tampoco llogró nenguna actualización notable de la mano del diseñu de moda.
     Cásique seis meses depués de la estrena que tuvo llugar en Candás el 8 de payares del 2013 tengo la oportunidá de ver l'espectáculu Palabres, una mui interesante realización del Grupu de Baille San Félix, que llogró llevar a escena una idea del escritor Xurde Fernández. Dos grandes pantalles ocupen l'escenariu del Teatru Vital Aza de La Pola; per delantre d'elles hai unos llibros que decoren el suelu del escenariu y un sofá, y per detrás d'eses pantalles muévense los músicos: Mapi Quintana y Marcos García Alonso (autores de la banda sonora) y Rubén Bada, Fernando Arias y Thomas Welvaadt. L'espectáculu, una reivindicación esplícita y redundante de les llingües asturiana y gallego-asturiana, divídese n'escenes, abriéndose cada una con una palabra ("Son", "Alcordar", "Braña", "Fiesta"...) y la so definición (dalgo llarga), a la que sigue la llectura d'un testu lliterariu (Xandru Fernández lleó en vivu un fragmentu de la so novela Les ruines; mientres qu'otres voces dieron forma a poemes d'Aurelio González Ovies, Pablo Texón, Concha Quintana, Elías Veiga y Xosé Miguel Suárez). Mapi Quintana llevaba la voz cantante y los componentes del Grupu San Félix, vistíos de negro a la moda actual, poníen al serviciu del espectáculu'l so saber con bailles innovadores y guapos, ensin dexar de beber na fonte de la tradición.
     El conxuntu, bien sorprendente, ye mui recomendable y merecía a estes altures llevar delles decenes de representaciones. Ye un xuegu de lluces y sombres nel que destaquen (na parte de les lluces) la idea, les músiques, la voz de Mapi Quintana, la selección d'autores y testos, les coreografíes y lo audiovisual (a cargu de Sr. Paraguas). Na parte de les sombres habría que poner la concepción escénica. Ye verdá que les pantalles qu'ocupen l'escenariu dan munchu xuegu, permitiendo reflexar nelles, como sombres chines, les mudances cásique espresionistes que texen los cuerpos del grupu de baille, al que namás se-y llega a ver les piernes per baxo la pantalla, na que se proxecta'l restu, o los detalles qu'ofrez el realizador de los músicos y de la cantante, a los que solo vemos en persona cuando salen a saludar. Saber que tán ende, detrás de la pantalla, en directu, y tener que velos como si fuera una retresmisión parez la opción menos atractiva d'una propuesta necesaria y llamativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario