Miraron equí

25 may. 2014

RICARDO CANDÁS, DENDE L’ENIGMA DEL SILENCIU

     La Conseyería de Cultura convocó per primer vez en 1995 el “Xuan María Acebal” cola idea de que pasara a ser el premiu de referencia pa la poesía asturiana, igual que yá lu yera’l “Xosefa de Xovellanos” pa la narrativa. Yera l’añu nel que se cumplía’l centenariu de la muerte d’Acebal, y Amelia Valcárcel, daquella Conseyera de Cultura, quixo que se-y dedicara al poeta que naciera na cai del Águila d’Uviéu la Selmana de les Lletres, y que se recoyera en llibru per primer vez la so poesía. Naquel tiempu yá llevaba seis convocatories el premiu “Teodoro Cuesta” del Ayuntamientu de Mieres, con menos dotación económica, pero con una traxectoria consolidada a la que contribuyía la presencia estable nel xuráu del poeta José Luis Argüelles, peles manes del cual pasó la meyor poesía asturiana del momentu.

     La primer edición del “Xuan María Acebal” ganóla un autor de llinia discontinua, llamentablemente, porque la producción lliteraria de Xilberto Llano siempre tien interés. Titulábase’l llibru Silabariu y publicóse en 1996. Pero los años siguientes, qu’habíen ser los de consolidación del premiu, los xuraos decidieron repartilu ente dos autores (1996, 1999 y 2000) o dexalu desiertu (1998, 2003, 2004, 2006), quitando la convocatoria de 1997 que ganó Martín López-Vega col llibru Esiliu, y les que siguieron al 2001, desque ganó Casería de José Luis Rendueles. Cuando un premiu queda desiertu pue pensase que los participantes d’esi añu nun tuvieron a l’altura que s’esperaba d’ellos, pero ye raro que convocatoria tres de convocatoria ocurra eso. Amás, ún tien la impresión de qu’un ex-aequo cásique siempre se da porque’l xuráu nun fexo los deberes como debía y optó pel camín más fácil, el de llavase les manes repartiendo la dotación económica y esperando que seya’l llector quien decida (siempre con excepciones, como en toa xeneralización).
     Resulta interesante observar cómo hasta agora la mayor parte de los ganadores son xente nacío nos años sesenta (ocho autores, ente ellos Marta Mori, la única muyer col premiu). Perriba d’esa década, que tan bona collecha tien dao pa la lliteratura asturiana, namás Xuan Xosé Sánchez Vicente apunta’l so nome ente los que se llevaron el gallardón, mientres que son cuatro los nacíos yá nos setenta: el yá citáu López-Vega, Xandru Fernández, José Luis Rendueles y José Ángel Gayol.
Ricardo Candás
     El ganador de la convocatoria del 2013, Ricardo Candás, nació en Xixón en 1977 y lleva una década d’actividá lliteraria pública. Los primeros pasos que dio tuvieron vinculaos a la tertulia xixonesa “Poegía”, de la que fuera fundador, llogrando alredor del 2004 dellos premios de narrativa. Foi en 2005 cuando ganó’l premiu de poesía “Fernán-Coronas” con un llibru novedosu, Quiciás seya payares, que nos ponía delantre d’un poeta esencial dispuestu a romper cola rica llinia figurativa de la poesía asturiana, pero ensin desdexar la claridá conceptual nin la bayura espresiva.
     En 2010 publica un llibru de cuentos, Les últimes pallabres, al que sigue en 2012 Los díes pensatibles, una nueva entrega poética que continuaba dientro de les coordenaes d’indagación del primeru, basaes na contemplación y na recepción, un poco a la manera de José Ángel Valente, pa quien la poesía ye “antes que nada o mucho antes de que pueda llegar a ser comunicada, incomunicación, cosa para andar en lo oculto”. En 2011 vincula Candás el so nome al de la poeta valdesana “Nené Losada Rico” al ganar el premiu que convoca l’Asociación de Muyeres Valdés Sieglu XXI con Naufraxos, un llibru que parez marcar un cambiu de dirección na obra del poeta xixonés: nun ruempe col esencialismu característicu de les entregues anteriores, caltién una estética visionaria y una escritura paradóxica, pero empresta un mayor valor a lo que la poesía tien de comunicación.

     Esi cambiu de dirección poética que queremos ver en Naufraxos continúa nel llibru que gana la XIX convocatoria del Premiu “Xuan María Acebal”, y que se publica nel 2014, consolidando yá una voz personal. Titúlase Superficie del silenciu y lleva al frente unos versos de Caballero Bonald que nos ponen na pista de lo que vamos alcontrar: “Soy aquel que no quiso / recurrir al recurso del silencio / cuando ya no quedaban palabras por aquí.Nel so llibru Ricardo Candás continúa refaciendo les sos visiones con una imaxinería vica y variada, alministrando’l silenciu de lo indeterminao en versos curtios qu’obliguen a una llectura pausada. El poeta fai un esfuerzu notable por comunicar la so experiencia de lo impronunciable y trescendental, por romper l’hermetismu y consiguir qu’afloren les esmoliciones de poeta atentu a lo que pasa nel mundu, pero ensin ocupase especialmente de lo que deba dicir el textu, ensin sentir que la so poesía necesite narrar pa facese entender. La poesía de Ricardo Candás nun habita un sitiu concretu, nun hai nella referencies a espacios xeográficos determinaos, a persones. El silenciu del títulu d’esti premiu Xuan María Acebal, esa superficie na qu’escarba’l poeta, ye l’enigma dende’l que la so poesía plantexa, con economía de palabres, la zárzana complexidá del so mundu interior.


UN POEMA DE RICARDO CANDÁS

Nada tien más años

Nada tien más años
que la muerte. Na so corteya
dalguien pobló
            fría salvia
de lluz menguao.

Dexa muezques
na orografía de la vida: escaezos
(tela esfilachao y desprendío
                                    del tiempu).

Nun esperes respuesta. Nin la muerte
sabe qué hai más allá
del so nome.


(De Superficie del silenciu, Premiu Xuan María Acebal 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario