Miraron equí

9 ene. 2012

UN POEMA DE VICENT BERENGUER

Vicent Berenguer

PRESENCIES
                 
                   na hora de pôr a mesa, éramos cinco
                                               José Luis Peixoto
  
Cuando se pon la mesa, somos cinco:
mio padre, mio madre, los mios hermanos
y yo. Aprés, el mio hermanu mayor
casó. Depués la que marchó foi Rosa
a trabayar fuera. Morrió mio padre
depués. Y güei, cuando se pon la mesa
somos cinco, menos l’hermanu grande
que yá tien casa, menos la mio hermana
que yá tien casa, menos tamién padre,
menos mio madre vilba. Cadún d’ellos
ye una siella vacía nesta mesa
onde cuemo solu. Siempre van tar.
Pa poner la mesa, vamos ser cinco.
Cinco vamos ser siempre,
mientres ún de nosotros siga vivu.


     Tengo que dicir qu’a Vicent Berenguer presentómelu Eugénio de Andrade en Barcelona, en 1986. Yo yera’l so traductor al asturianu, y Vicent al catalán. A partir d’entós mantuvimos una relación cordial, él como editor d’Edicions de la Guerra, qu’ehí sigue baxo un paragües editorial mayor, y yo dende Trabe, agora n’otres manes. Namás nuna ocasión esa amistá tuvo a piques d’empañase: cuando pensamos xuntos na posibilidá d’editar nel so sellu los mios poemes en catalán, que diben llevar un prólogu de Pere Gimferrer. Pero esi proxectu nun se concretó, y seique por eso siguimos siendo amigos. Nin el llabor políticu nin el d’editor lu apartaron de la so vocación poética, anque me consta qu’escribe menos de lo que-y prestaría.
     La so vinculación col asturianu vien de lloñe. Tuvo na Xunta d’Escritores de Villamayor, en 1987. Quien tenga a mano la conocida foto que nos fexo Xuan Ardisana nos soportales de la casona de Les Buelgues pue velu detrás de Miguel Rojo, respaldáu na columna de la esquierda. Munchos años más tarde foi l’editor al catalán de Berta Piñán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario