Miraron equí

1 ene. 2012

UNA HISTORIA DEL NUESU TIEMPU

La metamorfosis de la caxa tonta
Rubén Sánchez Antuña
Prólogu d’Ángel Neira Álvarez
Xixón, Vtp, 2011

           
     La bibliografía n’asturianu sobre cualquier tema que nun seya la propia llingua o la so lliteratura ye más bien escasa. Pero de xemes en cuando relluma dalguna excepción, como nesti casu, cuando Rubén Sánchez Antuña nos regala una breve y documentada historia de la televisión dende los sos primeros pasos, cuando nun yera otra cosa qu’una utopía en manes de visionarios. La metamorfosis de la caxa tonta, el llibru que publica agora un autor que yá tien dos noveles editaes, fai un repás a esti mediu de comunicación dende esos inicios hasta agora mesmu, ensin dexar de mirar pa un futuru difícil de descifrar, pero qu’a Sánchez Antuña-y parez que va pasar pel 3D y de dalguna manera per internet. Empresta especial atención al casu asturianu, dende’l famosu repetidor del Gamoniteiru a la TPA.
     Quiciabes llamar a la televisión “caxa tonta” nel títulu seya lo menos afortunao d’un llibru altamente recomendable. Esa denominación evoca nos “mayores” un momentu determináu, cuando la intelectualidá despreciaba aquel mediu, pero güei resulten unes palabres incomprensibles pa los más mozos, cuando l’aparatu receptor yá nun tien forma de caxa nin se confunde’l mensaxe cola manera de facelu llegar. Sánchez Antuña (Sotrondio, 1973) traza la historia de la televisión nel mundu atendiendo a los sos principales fitos. Nun dexa de resultar curioso saber que la primer patente de televisión n’España la rexistra ¡un cura! en 1923, o qu’en 1938 el gobiernu nacionalista de Burgos asiste a la primer emisión de televisión n’España (fonovisión se llamaba entós) con tecnoloxía alemana. Nun pasa per alto’l desendolcu que llogra nel estáu franquista a partir de la década de los años cincuenta del sieglu XX alredor de TVE, y siempre que pue fai posa nel casu asturianu (n’Asturies empiecen les  recepciones televisives el 29 de xineru de 1964), nun pudiendo evitar quexase de los pocos datos que s’alcuentren sobre esos primeros pasos de la tele nesta tierra. Nesi repás tampoco nun escaez que güei internet ta modificando los hábitos de consumu televisivu del públicu más nuevu.
     El llibru ta escritu por un inxenieru de telecomunicación que trabaya nel sector audiovisual, pero que ye a la vez un apasionáu del mediu. Eses dos vertientes, la profesional y la lúdica, déxense ver nun llibru entreteníu, nel que nun falten anécdotes sabroses, pero qu’atiende con especial procuru a los datos técnicos, esbillándonos asina l’algame que teníen les primeres señales, los herzios a los qu’empezaron tresmitiendo, los equipos colos que contaba la televisión española nos sos inicios, llegando a completar un panorama qu’al final resulta ser una particular historia del nuesu tiempu a través de lo que vimos y de lo que nos dexaron ver.
(Publicao en «Cultura», La Nueva España, el 29-12-2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario