Miraron equí

26 ene. 2012

TRES POEMES DE CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE

UNA PIEDRA NEL CAMÍN


Carlos Drummond de Andrade
   Nun puedo dicir que conociera a Carlos Drummond de Andrade, el poeta brasileñu, anque falé con elli. En 1984 entré nel Centro de Estudos Brasileiros, nel Paséu de Gracia de Barcelona, en ca Amatller, al llau de ca Batlló. Buscaba un poema de Drummond de 1924 que falaba d’una piedra en mediu del camín, un textu que llevantara una enorme polvoreda na historia lliteraria brasileña, dividida ente quien lu consideraba una tomadura de pelo y quien vía nél el signu de los nuevos tiempos, una provocación. Naquel Centro teníen una bona biblioteca, y una brasileña mui amable atendía con tol vagar del mundu la mio consulta: poca xente entraría entrugando por poesía, un xéneru que parecía presta-y a la muyer. El mio interés por Drummond conmovióla. Yo conté-y la mentira de que pensaba traducir la poesía del itabiranu a la llingua asturiana (llarga esplicación sobre l’asuntu llingüísticu), y ella sacó un par de tomos, mil páxines, que se titulaben Nova reunião: 19 livros de poesia, de 1983. Pero fexo más. Consultó la hora, y depués de buscar nuna axenda marcó un númberu de teléfonu mui llargu que me punxo en comunicación con Drummond de Andrade en Brasil. Ella faló primero, como si se conocieren, y púnxolu n’antecedentes. Cuando me tocó a min, resultó una conversación complicada, amás de pol mio curtiu portugués oral, porque’l retornu de la llinia dexaba unes veces espesos silencios ente frase y frase, mui incómodos, y otres pisaba les mios palabres enriba les d’él.
     Drummond (1902-1987) faló d’Ángel Crespo y de Dámaso Alonso, y creí entender que taba encantáu de que lu traducieren n’España, que se ponía a la mio disposición, y que m’apurría la so dirección (rua Conselheiro Lafayette, 60, Copacabana) pa lo que yo quixera. ¿Cómo nun diba poneme a traducilu? Entré de calón na so amplísima, variada, divertida y desigual poesía y en poco tiempu avié unos cuantos poemes, cola idea de perfacer un breve llibru, que nunca rematé. Nun volví a tener comunicación con aquel poeta modernista, una verdadera institución de la vanguardia brasileña. En mayu de 1986, naquel Lletres Asturianes lliterariu que coordinaron Xuan Bello y Berta Piñán y diseñó Juan Carlos Villaverde (el meyor con diferencia de tolos que salieron, una oportunidá perdida), adelanté’l poema “Muerte nel avión” y dalgún otru publiqué más tarde. Recupero agora unos pocos d’aquellos textos, aprovechando pa enfresca-ys abondo la cara. Nin ellos nin yo somos los mesmos. Por exemplu, daquella nun sabía qu’Itabira (eso dexó explicao Drummond de Andrade de la ciudá onde nació) quier dicir na llingua de los indios tupis piedra fita, piedra llevantada. Igual yera esa la que topó en mediu del camín.


EN MEDIU DEL CAMÍN

En mediu del camín había una piedra
había una piedra en mediu del camín
había una piedra
en mediu del camín había una piedra.

Nunca voi olvidar esi momentu
mientres vivan les mios retines canses.

Nunca voi olvidar qu’en mediu del camín
había una piedra
había una piedra en mediu del camín
en mediu del camín había una piedra.


               LA MONTAÑA PULVERIZADA

               Llego al balcón y veo la mio sierra,
               la sierra de mio pá y de mio güelu,
               la de tolos Andrades que pasaron
               y van pasar, la sierra que nun pasa.

               De manes de los indios la garramos
               pa engalanar y presidir la vida
               nesti valle umbríu onde la riqueza
               mayor ye la so vista y contemplala.

               Revélanos de lloñe’l perfil grave.
               En cada vuelta del camín apunta
               una forma de ser, en fierru, eterna,
               y sopla eternidá na so abundancia.

               Esta mañana alcuerdo y
               nun la alcuentro.
               Ciscada en millones de raxes
               esguilando en cinta tresportadora
               enchendo 150 vagones
               nel tren-monstruu de 5 locomotores
               –el mayor tren del mundu, tomen nota–
               afuxe la mio sierra, va
               dexando nel mio cuerpu y nel paisaxe
               murniu polvu de fierru, que nun pasa.


BUEITIEMPU

Atapez na quintana
de manera distinta.
La sombra vien nes caces,
nel bramar de la vaca
dixebrada del xatu.
El ganáu ye qu’anuecha
y na lluz que’l ventanu
de la casa llabranza
arrama nel corral
surde multiplicada
la so estatua de sal,
iconu de la nueche.
Los cuernos delimiten
el sueñu singular
de cada res y texen
de curva en curva la islla
del sueñu universal.
Nel ganáu dormecemos
y ye nél qu’alcordamos.
Amanez na quintana
de manera distinta.
La lluz llega nel lleche,
tibiu raxu del ubre;
ye’l día un pastu azul
que’l ganáu reconquista.

2 comentarios:

  1. ¿Oportunidá perdida aquel Lletres? Nomenón: l.labor feitu, bien parez. Un abrazu: bien guapos poemas.

    ResponderEliminar
  2. Ónde conseguir esi Lletres nel que sal «Muerte nel avión?

    ResponderEliminar