Miraron equí

26 mar. 2012

DOLIMIENTU DE LA VIDA

Balada del balagar
Manuel Asur
Morrisville, Lulu.com, 2011

     A puntu de cumplir sesenta y cinco años, Manuel Asur sigue siendo una voz indispensable na lliteratura asturiana, anque habría qu’añadir qu’a pesar d’él mesmu. Desque a mediaos de los años ochenta s’apartó de l’Academia de la Llingua Asturiana, pasó a ocupar una posición excéntrica, renunciando voluntariamente a ser la referencia poética que fuera nos años setenta. Hasta que l’ayuntamientu de Xixón dedicó a María Teresa González una plaza en Tremañes, Asur yera l’únicu poeta del Surdimientu con cai al so nome, en Salinas. Hai un enantes y un depués de Destruición de poeta, aquel llibru de 1984 que parecía pesllar un ciclu entrugando a los filósofos, dende esi enfrentamientu clásicu ente pensamientu y poesía: “¡Equí y agora: La poesía! / (¿Qué facer con ella?)”. Como respuesta, na década de los noventa limitóse a publicar obra circunstancial per revistes y periódicos, y hasta depués del 2000 nun retomó la edición de llibros, sacando dos n’español (El libro de las visitas, 2003 y Lo que dice la caracola, 2007) y ún n’asturianu (Orbayos, 2002).
     Agora, n’edición d’autor y impresu en sitiu tan singular como Estaos Xuníos, llega un nuevu y breve llibru n’asturianu, Balada del balagar, ilustráu con semeyes de los temes (La Güerta, mayaes, cabañes en ruines, una gaita, una escaparina...) a los que se refieren los poemes. Como’l Manuel Asur filósofu terminó ganando la partida al poeta, na obra que publica nesta última década va desnudándose de tola retórica inicial en busca de lo esencial, alcontrando na naturaleza, na so observación y nel intentu d’explicar les sos razones y sinrazones, la materia qu’alimenta los sos versos. Cenciellez expresiva, preguntes primordiales, el xuxuriu de lo cotidiano, decadentismu, sentimientu de perda, xuegos de palabres, aliteraciones, rimes asonantes y consonantes..., son tamién característiques d’esti nuevu llibru.
     Manuel Asur foi el poeta del Surdimientu (enantes de que se bautizara asina esti movimientu) que primero escarbó los cimientos de la nuesa poesía tradicional. Frente al llamentu pola perda del carru d’esquirpia, de la quintana o del cortexu, Asur llevantaba nos años setenta una voz que cantaba de manera desprexuiciada al amor carnal, a la recién atopada llibertá, a la nueva sociedá. Nun dexa de resultar irónico que’l gran renovador temáticu y estilísticu s’avere a aquellos poetes sobre los que resalvaba, doliéndose de que se sustituya’l balagar pol “pack” qu’envuelve la yerba en fundes de plástico. Por suerte, n’Asur la filosofía nun mató completamente al poeta, y nos sos versos, anque nun topamos l’aliendu creativu de los primeros llibros, tovía rellumen guapes ayalgues expresives, anque tamién llugares comunes. La diferencia ente aquel creador que ponía lletra al himnu de la recuperación cultural de Conceyu Bable y el d’esta entrega posiblemente tea nel públicu pal qu’escribe: de dirixise a una sociedá que lu atendía, a falar en voz baxa pa él mesmu mientres entruga: “¿Hai daquién en prau aínda?”. 
(Publicao en «Cultura», La Nueva España, el 22-3-2012)


No hay comentarios:

Publicar un comentario