Miraron equí

4 mar. 2012

UN POEMA DE ROBERT LOWELL

ROBERT lowell
Midir la vida en versos

  
     Robert Lowell (1917-1997) encarna como nengún otru poeta l’espíritu lliterariu de la norteamérica de la segunda mitá del sieglu XX. Descendiente d’una de les families qu’aportó a USA a bordu del Mayflower nel sieglu XVII, amigu d’Anne Sexton, Sylvia Plath o Elizabeth Bishop, convirtió en poesía la propia biografía, ensin nengún recatu, asoleyando cualquier circunstacia vital con nomes y apellíos: el so alcoholismu y los desequilibrios mentales que sufría, los problemes de relación colos sos padres, les infidelidaes maritales, les sos palinodies relixoses... Féxolo de manera tan explícita que munchos amigos tamién escritores (Bishop, Auden...) llegaron a romper relaciones con él. La so participación en marches antinucleares, contra la carrera armamentística de los dos bloques en plena guerra fría o contra la guerra de Vietnam, diéron-y una sobresaliente proxección pública. La crítica considéralu’l padre de la poesía confesional. La so obra, enormemente lúcida, irónica munches veces, exerció una notable influencia sobre la poesía en llingua inglesa del sieglu XX y, directa o indirectamente, sobre la mayor parte de la poesía figurativa occidental.


Navegando pa casa dende Rapallo
[Febreru 1954]

La to enfermera namás falaba italianu,
pero en venti minutos pudi imaxinar la to selmana final,
y les llárimes esguilaron peles mios mexelles...

Cuando embarqué n’Italia col cuerpu de mio madre
la costa entera del Golfo di Genova
españaba nuna árdiga flor.
Les lloques fuerabordes marielles y azules
abarrenando como martiellos neumáticos
na estela spumante y gaseosa del nuesu barcu,
recordábenme los colores chillones del mio Ford.
Mio madre viaxaba en primer clase na bodega;
el so ataúd Risorgimento, negru y oru,
yera como’l de Napoleón nos Inválidos...

De magar los pasaxeros asoleyaben
nel Mediterraneu, nes hamaques de cubierta,
el nuesu cementeriu familiar en Dunbarton
xacía al pie de los Montes Blancos
a una temperatura baxo cero.
La tierra del camposantu volvíase piedra—
tantes fueran les muertes n’iviernu.
Recios y foscos ente cegadores cirries,
los abetos, cabo’l regueru negru, teníen los tueros pelaos.
Una verxa de medies llances de fierro
redolaba en negru les llábanes de pizarra, estilu Colonial.

La única persona “non histórica” que vieno parar ellí
foi mio padre, agora enterráu baxo la so recién
llápida de mármol de vetes rosaes, entá non gastada.
Hasta’l llatín de la divisa de los Lowell:
Occasionem cognosce,
sonaba demasiao comercial y prácticu ellí,
onde l’ardiente fríu allumaba
les inscripciones llabraes de los parientes de mio madre;
venti o trenta Winslows y Starks.
La escarcha punxera a los sos nomes un rebite de diamante...

Nel grandilocuente rétulu sobre’l féretru de mio madre,
Lowell escribiéranlu por enquivocu LOVEL.
El cadabre
taba envueltu como un panetone en papel de plata italiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario