Miraron equí

14 mar. 2012

JAMES MERRILL, N’ASTURIANU

James Merrill
(Semeya de Lawson Corbett Little)
     Cuando lleí per primer vez la poesía de James Merrill (1926-1995) llegaba a ella por aciu de Manuel Ulacia, el so traductor, tamién poeta. Daquella, vivu tovía Ulacia, interesábame’l filu que llevaba dende esti poeta mexicanu, a través de la madre, Paloma Altolaguirre, hasta’l güelu exiliáu, Manuel Altolaguirre, el poeta de la Xeneración del 27. Nel camín taba Merrill y el so llibru Reflected Houses | Casas reflejadas. De Merrill, un poeta espléndidu y mui poco conocíu n’España (Vaso Roto parez que va editar la so poesía n’español), llamóme l’atención esti poema por razones que poco tienen que ver colos sos valores: recordóme aquel pasaxe de la obra de María Josefa Canellada, Malia, Mariantia y yo, cuando les protagonistes invoquen a la «rústica norteña» cola axuda de la ouija.


VOCES DEL OTRU MUNDU

La taza de té ximielgóse cuando la tocamos,
dio vueltes entós con galbana
dende l’A a la Z.  La primer voz escuchada
(si son voces estos soletriadores mudos)
yera la d’un inxenieru

nacíu en Colonia.
Morriera a los 22 años
de cólera nel Cairu, nunca supiera nada
de la felicidá. Sicasí atopara a Goethe una vez.
Goethe dixéra-y: persevera.

El nuesu perru ciegu llanció. Entós, una brañada
de voces ensamó nel tableru de la Ouija,
infantiles, y, guapamente, tomaes
pol suenu; un rapacín
llamáu Will, mui curru con gorguera

como’l paxe de párpagos grandes del Greco, respisu,
quitó’l velu pa la voz siguiente,
fría, soberbia: too ye perdío.
fuxíi d’esta casa. otto von thurn und taxis.
obedecéi. nun hai otra elección.

Asustaos, paramos; pero volvió a movese hasta
que l’alba punxo rayes d’oru nes sábanes arrugaes.
De magar, cada nueche miedra la lluna
y los insectos abeyen alredor de l’antorcha fría
qu’encendimos, y que los fai repicotiar contra’l portal...

Pero nenguna Señal de verdá. Nueves voces lleguen,
dicten direcciones, pídennos qu’escribamos;
dalgunos alviértennos de vides malgastaes, y toos
d’un destín adversu de tal manera
allegre qu’últimamente dormimos tranquilos.

Anueche la taza de té escachó de tanta rabia.
Mialma, ye porque nos volvimos indiferentes
p’hacia l’otru mundu. Nesta escuridá
colos coldos enriba la mesa llimpia fumamos
y falamos encantaos de que nos ximielgue

antes el tintinexu nel xazmín,
el tonu de les nueses propies voces, la serria
del probe Rover ciegu qu’aquelles voces
que clamien arriba obsesionaes y llastimeres
por un compromisu qu’entá tenemos l’inxeniu

d’aplazar, porque, una y bones miraes a la lluz
de les fríes meditaciones de los muertos,
nacíes extintes pero irresistibles, les nueses
vides nunca parecieron más completes, más
verdaderes, nin la lluna llena más capaz de xelar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario