Miraron equí

10 mar. 2012

VOZ PLURAL


Calidoscopiu
Paula Pulgar Alves
Uviéu, Trabe, 2011

Resulta interesante observar, na última narrativa asturiana, cómo’l sentimientu de la tierra (una característica de bona parte de la obra lliteraria de lo que venimos llamando la Segunda Promoción del Surdimientu) desaparez nel discursu que nos llega de la mano de los autores más mozos. Nun me refiero con ello a que dexen de facer el retratu de la vida d’aldea, porque nun ye eso lo qu’identifica’l términu “tierra” nesti casu, sinón de que yá nun ye inequívocamente asturiana la sociedá que pueblen los sos personaxes. Parez como si a una etapa lliteraria centrípeta, volcada a partir de los años ochenta nel retratu d’Asturies (da igual que se fixera dende la novela negra que dende la narrativa de lo rural o del relatu sobre les cuenques mineres), fuera a suceder agora otra centrífuga, que buscara quitase d’enriba l’hiperrealismu en favor d’una mayor diversidá. Los personaxes de bona parte d’esa nueva narrativa podíen vivir y pasar les sos peripecies en cualquier parte del mundu ensin que se resintiera pa nada’l relatu.
La segunda entrega narrativa de Paula Pulgar Alves pa un públicu non infantil respuende bien a esa característica qu’acabamos d’enunciar. Calidoscopiu tien abondos puntos en común col so llibru inicial, Cuentos de metru y de centímetru, publicáu en 2008. Como naquella primer recopilación, el llector va atopar agora textos mui curtios y medianos, y un tonu narrativu similar, nel que prima la descripción obxetiva de los fechos más que’l retratu de los sentimientos. Échense en falta, sicasí, los homenaxes lliterarios d’aquel llibru. Anque dalgún de los cuentos (por exemplu, el que da títulu al conxuntu) pudiera sirvir pa facer un relatu sensibleru, Pulgar Alves escapa siempre a esa tentación, construyendo les sos histories con cierta frialdá (quiciabes flema sería la palabra qu’encartiara meyor), y con bastante economía de medios. Nestos cuentos nun sobra nada, y si dacuando pequen, ye más bien por defecto que por esceso, porque a veces llegamos al final de la historia con ganes de que l’apunte del personaxe que tenemos ente manes quede más completu.
A cambiu, esta autora ofreznos una mirada variada nos temes, dura y contenida, como si nun quixera implicase emocionalmente nunes vides sentíes y a vegaes enllenes de maxia o de misteriu. Nun hai unidá temática nel llibru, y xunto a relatos de la vida cotidiana (“Calidoscopiu”, “Tomar el té”) ye fácil alcontrar otros maraviosos (“El Cumal”, “Escaeciendo la vida”) o de miedu (“Nun podía quedar nada”). Quiciabes la particularidá más destacada d’esti llibru seya precisamente esa pluralidá de voces que se dexen sentir, dende la perspectiva de xéneru al fragmentarismu de raíz posmoderna, ensin olvidar l’humor, característica esencial na narrativa curtia y abierta, sobria, de Paula Pulgar.
(Publicao en «Cultura», La Nueva España, el 8-3-2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario