Miraron equí

22 mar. 2012

NOTICIA DE MARTA MADRONAL Y UNOS POEMES

La edición de 1984

     Volver, unes páxines p’atrás d’esti mesmu blog, a unos poemes de José Luis García Martín, foi el filu que me llevó otra vuelta a Marta Madronal. Nel mes de payares de 1984 saqué col sellu Llibros de Frou dos fueyes plegaes con poemes respectivamente de Miguel A[ngel] García (La ingrata fuea del augua, en prosa) y de Marta Madronal. Como agora, esqueirando per casa, alcuentro otru poema supongo qu’inéditu d’esta autora, el que se titula «Santiago» y que pieslla esta páxina, parezme oportunu recuperar tamién los cuatro poemes d’aquella fueya, publicaos col títulu Eros de nueo.
     Como-y conté hai unos años a Xosé Lluís Campal, siempre atentu a estos datos que se mueven pelos araxales de la nuesa lliteratura, a Marta y a Miguel conocílos na presentación del mio llibru de poemes Estoiru, un actu social minúsculu que se celebró na antigua Llibrería Alborá de Xixón, nel local que tuvo inicialmente al otru llau d’onde la conocimos tantos años na plaza Romulado Alvargonzález. Presentábame’l llibru García Martín. Al terminar l’actu arimóse a min una pareya, él altu y mui delgáu y ella con carina de ser mui nueva, con unes gafes gordes que-y daben pinta d’empollona con tendencia a ganar pesu. Falamos brevemente, lo suficiente como pa que me dixeran qu’él trabayaba (¿camareru?), que yera del conceyu Valdés, y qu’ella, estudiante de primeru d’Historia, yera de la parte Villaviciosa. Ella falaba asturianu y él non. Pasáronme unos poemes, los que terminaron saliendo naquelles fueyes.
     Volví a ver a Marta delles veces per Uviéu, fugazmente, lo bastante como pa que me dexara claro que Miguel y ella nun yeren pareya o que nun s’apellidaba Madronal (¿sería Rodríguez l’apellíu que me dixo?). Falábamos de poesía, de la llingua asturiana, d’Asturies... Díxome que tenía un llibru de poemes casi termináu, que se titulaba Nun removias la llera, un versu de Safo na traducción asturiana de Xosé Gago. Y poco más. Un día perdí-yos la pista y nun volví a saber de nengún de los dos hasta finales de los años 90, cuando nun Liber que se celebraba en Madrid vieno a saludame una muyer totalmente desconocida pa min que se presentó como Marta Madronal. Apurrí-y el mio teléfonu, pero sigo esperando esa llamada.


CUATRO POEMES




PALLABRA TRES PALLABRA TRES
les mañanes qu’entá a ti
me lleven.
                Amor de tolos besos,
amor que dexes más amor
na piel que vistes
coles manes, na que los deos
descanses, viaxes o afalagues,
amor tres les pallabres.


SOMORGUIÁBASE NES ESQUINES ESNÚES
d’esti cuerpu como un aire polvorientu.
Pruyía ente sábanes d’holanda
escazar en cama ayena amor y más amor
y nos caxones d’azul pintao del cielu
pesllar la palomba blanca del mio sexo.

Pero yo amo aquella baillarina
na que les manes non miren
cómo nieva la vida.


ESPESU PUBIS
resquebraxáu placer filo amarguxu
abrazu qu’abrasa y me desborda
nuiche ardiente
                        pezones
dulces húmedos tragos
abiertu cáliz qu’espera
amor los muslos atereciendo
muyer tendía abierta
fería que les sagraes dioses
ornien de lloréu
           de tienros besos.


NON YE QUE YO NON T’AME,
que’l to pelo non seya lo fermoso,
que’l to sexo non seya una cerimonia
que nós ca día cellebremos.
Non ye talu.

Anque tamién los mios deos sepian
cómo apalpar el cantu rotu
d’una lluna,
o onde atopar la mio mesma piel
y faeme compaña d’amor solitaria,
non ye talu.

Ye que yo solo deseo.

(Publicaos n’Eros de nueo, «Tresvel» n. 2. Uviéu, Llibros de Frou, 1984).

SANTIAGO

I

La ciudá viste
la to mesma piel d’orbayu
y nella empongo
los mios pies
pel ecu d’unos pasos;
nesti corazón húmidu
alcuentro manes ciegues
(y como un velu la lluna)
que regresen a min
con caricies nueves.

II

Les tos places tienen
la mesma boca fría
qu’arropa los mios llabios,
pero’l corazón ye fueu
y el tremor címblame,
flor eterna de suañu,
amor y más amor
esta ciudá qu’amo.

III

Toa, la nueche entera,
navego la pasión
del infinitu
nes tos cais.
Les estrelles miren,
les piedres lloren.
Quiero guardar amor
na candela del tiempu
y caltenelu ardiendo
na mio piel
pa los nublaos instantes
de tristura:
que la blanca color
de la mañana
güei m’afate
con ropa de tenrura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario