Miraron equí

1 mar. 2012

EL LLABERINTU ASTURIANU (I)

La existencia d’una parte de la sociedá que s’expresa n’asturianu sigue siendo una realidá palpable a estes altures del sieglu XXI. Comparte’l territoriu cola que fala n’español, y asistimos d’unos años p’acá a la reivindicación del gallego-asturianu, que completa’l mapa llingüísticu d’Asturies. Tres llingües distintes, con tres lliteratures diferenciaes, son una riqueza cultural que pocos territorios tan pequeños como Asturies se puen permitir, ainda más si pensamos que la población malapenes supera’l millón d’habitantes.

La conciliación llingüística
Los problemes de cada una d’estes llingües, y de les lliteratures que producen, son bien distintos. Desde hai munchos años l’español ye una llingua totalmente asentada n’Asturies, y una gran parte de la población, especialmente ente los más mozos de les zones urbanes, ye na práctica monollingüe y recibe l’asturianu como una forma d’expresión completamente ayena. La enseñanza, los medios de comunicación, la industria cultural y la sociedá en xeneral presten atención mayoritaria al castellanu, y namás ceden espacios reducíos al asturianu más como una concesión extraordinaria que como un fechu natural. A pesar d’ello, la mayor parte de los sectores que conformen eso que llamamos asturianismu muévense nuna realidá que tiende a aisllase del entornu y a configurar un llaberintu pel que dan vueltes ensin topar salida, convencíos de tener la razón y a la espera de que la sociedá tenga una revelación que la ilumine y la tire del caballu.
Igual ye esti’l motivu pol que ye difícil alcontrar, na bibliografía asturianista de los últimos trenta años, nin una sola llinia de reflexión teórica sobre la conciliación social del asturianu y del español. A mediaos de los años setenta, dientro d’una política d’afirmación cultural que s’expresaba nun discursu maximalista, Conceyu Bable plantexó la reivindicación llingüística partiendo de la idea de que la llingua asturiana yera la común y corriente d’Asturies, y que bastaba con devolver la voz al pueblu pa que l’asturianu se sintiera per dayures y pasara a ocupar el llugar que l’español-y furtara. Una idea que sigue vixente na moderna reivindicación, onde naide, desde l’asturianismu, s’atreve a explicar qué modelu de sociedá futura s’espera p’Asturies atendiendo a la diversidá llingüística, y que se complica ainda más cola presencia del gallego-asturianu. Dende fuera del asturianismu, les cabeces pensantes (eruditos, políticos y empresarios toos ellos con poder real) yá va tiempu que condenaron al asturianu a una muerte dulce, y dedíquense a controlar esi procesu dende los sos puestos d’observación y mandu.

La normalización
Dende los sos sos inicios reivindicativos, una y bones creada l’Academia qu’había de normativizar l’idioma, l’asturianu aguantaba la so normalización en tres exes que se repitieron como una lletanía: l’enseñu, los medios de comunicación y la toponimia, a los que s’añadió l’actividá política a primeros de los ochenta y la cultural per esi mesmu tiempu. Trenta y pocos años depués el balance ye descorazonador: la enseñanza ye parcial, y más una asignatura voluntariosa que voluntaria, que na secundaria se convierte en xera de titanes. La universidá escuéndese detrás de la clas política cola disculpa de que l’asturianu nun ye oficial (como si lo fueren el llatín o’l griegu antigu), y prefier dir tirando con soluciones parciales enantes que crear una filoloxía asturiana. Asina les coses, nun se ve claro’l propósitu final de l’asignatura de llingua asturiana que s’imparte. Seya recuperar falantes, seya concienciar sobre’l fechu llingüísticu, nun paez que se tean cumpliendo ningunu d’estos oxetivos. Sorprende qu’en toos estos años naide plantexara nin siquiera la posibilidá de crear una Escuela Asturiana, na que tola enseñanza pudiera impartise n’asturianu, inglés y español, por exemplu.
Cola desaparición de Les Noticies (el mantenimientu d'esti selmanariu a lo llargo de quince años foi ún de los meyores llogros del asturianismu, y la so perda irreparable), los medios de comunicación limítense a unos diarios dixitales con escasa incidencia social, a un conflictu tovía irresueltu por una radio que pon de manifiestu la debilidá negociadora del asturianismu, y a los espacios que ceden otros medios bien por convicción personal del responsible de turnu, bien por aprovechar les pequeñes ayudes qu’a tal fin concede l’alministración asturiana, pero en xeneral nun se ta llogrando llevar nengún mensaxe a la sociedá, nin s’abre dende ellos nengún debate real sobre’l presente o sobre’l futuru llingüísticu d’Asturies. 
Foi na toponimia onde se dieron dalgunos pasos alministrativos con más voluntá normalizadora, onde hai un mayor consensu políticu y social en favor de recuperar los nomes tradicionales de les poblaciones asturianes, quitando, eso sí, una docena de llugares, emblemáticos, que van tener qu’optar por una denominación billingüe, a lo menos de manera transitoria. Pero nun nos engañemos, pa los dirixentes asturianos, pa la sociedá en xeneral, aceptar la toponimia n’asturianu ye reconocer un pasáu innegable y un presente, pero nun asegura nengún futuru a la llingua: la toponimia nin da nin quita falantes.

Una cultura viva
Fracasada elección tres elección toa propuesta política asturianista, ye nel campu de l’actividá cultural onde l’asturianismu consigue recoyer dalgunos de los meyores frutos d’estos años. Si a finales de los años setenta la música n’asturianu llograba facese oyer y nos ochenta la lliteratura acutaba’l so sitiu na cultura d’Asturies, nos primeros años del nuevu mileniu consiguíase trespasar la barrera del Payares. José Ángel Hevia triunfaba pel mundu alantre cola so gaita electrónica, y Xuan Bello, más modestamente, ponía agora Paniceiros nel mapa d’España. Pero l’éxitu d’entrambos, que nos presta considerar como de toos, nun ye un llogru de la cultura asturiana, sinón un triunfu personal y puntual.
Igual por eso mesmo sorprende comprobar el rixu de la creación lliteraria n’asturianu, si falamos en términos relativos, pero que se mantién nun nivel similar al quefacer lliterariu que publiquen n’Asturies los escritores que lo fain n’español. Ello nun quita pa qu’empiecen a vese los primeros síntomes de fatiga editorial, que yá se manifestaron nel fracasu de les traducciones d’obres interesantes de la lliteratura universal a esta llingua. Yera seña evidente de que l’asturianu ta supeditáu culturalmente al castellán. Nun debería chocar (ye lo esperable nestes condiciones), pero pa los que decidimos a mediaos de los ochenta que l’asturianu diba ser la nuesa llingua de comunicación cultural y social a tolos efectos, siempre impresiona comprobar qu’esi camín nun lu anda contigo’l restu de la sociedá.
El panorama lliterariu ye mui ricaz y despierta l’almiración, por cantidá y por calidá, de la mayor parte de les demás llingües minoritaries europees. Si quitamos los exemplos catalán, gallegu y vascu (que son excepción n’Europa), el casu asturianu resiste bien la comparación con otres minoríes llingüístiques, tanto en protección llegal como en producción musical o editorial, o incluso en presencia social. El problema ye que sabemos que la lliteratura, por mui bona que seya, nun salva una llingua de nada: si llega a la sociedá a lo más que pue aspirar ye a crear llectores y conciencia social. Nun nos consuela muncho percorrer con cincuenta o cien años de retrasu’l camín de desaparición qu’andaron otres llingües primero que nós. Los qu’insisten en que la salvación de la llingua va venir de la mano del prestixu cultural y lliterariu deberíen mirase nel casu occitanu, con premiu Nobel y reconocencia como llingua en tol mundu, pero ensin falantes dende hai más d’ochenta años.

El cambiu social
Nun paez que se plantexe, nel horizón más cercanu de la llingua asturiana, nada que vaya cambiar el camín pel que vamos, que nel meyor de los casos ye una lenta y dulce desaparición. Llevamos más de trenta años repitiendo mensaxes, reproduciendo esquemes y echando los mesmos discursos, como si esta sociedá asturiana del 2006 se paeciera a la de 1974. Hai trenta y cinco años la cultura española n’Asturies taba tan desarticulada y cásique tan asobayada como la d’expresión asturiana, pero güei les coses nun son asina. Primero porque, como comprobamos a diariu, el potencial económicu y cultural del español ye infinitamente más grande que’l que pueda xenerar l’asturianu, y, segundo, porque la universidá y la enseñanza secundaria, arropaes por unes instituciones de gobiernu autonómicu que s’impulsaron desde les files del asturianismu, fueron nestes tres décades los grandes motores del cambiu cultural de l’Asturies que s’expresa en castellanu, creando una ufierta d’actividaes, premios, alcuentros y publicaciones que se financien con munchos recursos públicos y privaos, asturianos y de fuera d’Asturies, pero que tienen un ampliu ecu social (al qu’axuden tolos medios de comunicación ensin excepción) y de les que participen munches persones. Mientres pasaba esto, la implantación de la llingua asturiana fracasaba nesa universidá y nesa mesma enseñanza secundaria, quiciabes xustamente por eso, y nun consiguimos nin texer una rede siquiera cultural qu’arropara les iniciatives más interesantes y diera soporte a los creadores qu’usen l’asturianu como llingua d’expresión. Nel escaezu dexamos iniciatives bien interesantes, como la de constituir los ateneos asturianistes pelos conceyos, y dedicamos munchos más esfuerzos a exercer el control políticu o ideolóxicu del llaberintu qu’a construir un futuru atractivu y abiertu a la sociedá.
Güei nun hai, na gran mayoría de los dirixentes asturianos (los políticos son la cabeza visible, pero namás repiten la opinión d’una gran parte de los intelectuales, de los eclésiásticos y del poder económicu en definitiva), la más mínima voluntá de que la llingua asturiana recupere nin un sacre de tarrén frente al castellanu. Por esa dexadez naide-yos pide cuentes elección tres elección, y ello nun quita pa que la nuesa propuesta de recuperación cultural y social atope dalguna simpatía difusa ente los asturianos d’a pie, siempre que nun-yos pidamos un esfuerzu considerable. Por too ello, la reclamación constante ante los poderes públicos, y lo que ye más importante, dende fuera d’ellos, pa qu’asuman el discursu maximalista del asturianismu y lideren un procesu de recuperación llingüística como nun se vio n’Europa, tengo pa min que nun va llevanos mui lloñe, nin siquiera anque un día d’inspiración nos entreguen una mui improbable oficialidá.
Si la cultura que s’expresa en llingua asturiana tien una mínima presencia na sociedá nun ye porque los poderes públicos concedieren nada. L’asturianismu supo, de xemes en cuando, sacar la cabeza fuera del llaberintu y facer llegar a la sociedá asturiana’l mensaxe qu’esta quería sentir. Cuando eso se llogra siempre hai respuesta positiva. Si queremos consiguir una proxección de futuru pa la cultura que s’expresa n’asturianu hai qu’esforzase por salir del nuesu propiu y afogadizu llaberintu. Llevamos más de trenta años faciendo una llingua en contra de. Igual yera un bon momentu pa empezar a trabayar a favor de.
(Adaptación d’un artículu publicáu nes Noticies, en mayu de 2006).


7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Dice el refrán que "no hay buen viento para los barcos que no tienen rumbo", el de la llingua lo tiene, como también buenos marineros, capaces de navegar largo, lejos. Eso sí: Recojo tu reflexión final, mejor yendo a favor de. Un abrazu.

    ResponderEliminar
  2. Un bon analís (y polo tanto necesariu nestos tiempos que cuerren) pa la reflexón, Antón. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. D´acuerdu cola reflexón, Antón. D´una manera bien reposada espones tolo que se cuez sobre esti asuntu. Hai asuntos qu´a mi me resquemen particularmente y col to permisu voi comentalos brevemente.
    -"Los dirixentes asturianos nun tienen voluntá de recuperación llingüística". Tu das la clave: económica. Si diere perres, políticos, eclesiásticos, monarquía, etc., seríen los primeros en ponese a la cabeza, pero nun ye´l casu.
    - "Les Noticies: perda irreparable". Verdá, pero tamién ¿nun seremos quien a facer un periódicu con eses característiques o paecíes? Yo espero que sí.
    - Y otra pregunta que me vien. Nes poblaciones grandes (Xixón, Uviéu,...) lo que se siente pela calle ye castellano. Yo vivo nun pueblu onde se fala namás asturiano. Ta claro que la gran mayoría decide vivir y falar (falar ye vivir) asina, nun son sólo les instituciones o los dirixentes. ¿Por qué pasa esto? y sobre too,¿por qué esi divorciu (un forfogón bien grande) ente instituciones como L´Academia de la Llingua y los que tovía falen asturiano, la xente los pueblos? Refiérome a esi hiperasturianismu, esi "los eventos consuetudinarios que acontecen en la rua" que tantes veces(con escepciones, afortunadamente)sal d´esa institución.
    Un abrazu.

    ResponderEliminar
  4. Gracies, Anónimu, Julio, Ricardo y Miguel pola llectura. ¿Tu crees, Miguel, que l'aventura de Les Noticies va tener continuidá? Yo creo que non. Pero ye interesante'l filu qu'abres sobre'l forfogón abiertu ente Academia y falantes, otra materia que naide tocó y que guapamente explicaría dalgunes coses.

    ResponderEliminar
  5. Antón, falémoslo dalguna vez y comparto la teoría del llaberintu y les sos inercies autistes. Pienso que, en xeneral, les coses nun se fixeron mui bien nos despachos del asturianismu (política, asociaciones, editoriales...), pero si tamos equí güei ye porque se fixeron munches, y ente toes elles, dalgunes foron maraviyoses y echáronnos lluz.

    Por centrame nun ámbitu y nun m'allargar, apunto tres cuestiones llingüístiques que me paecen de bultu:
    - Un modelu cobarde, curtiu y ayenu ("hiposasturianu") qu'acabamos customizando con ringorangu de too-a-100 ("hiperasturianismos"). Un modelu sacrosantu que dellos defenden cásique violentamente. ¿De verdá foi bono pa la normalización "facer" una llingua más cercana -estéticamente- al español? ¿O ye que la cercanía colos propios falantes yera otra cosa?
    - Alternativismu de chigre: Munches idees, munchísimes crítiques sangrines, pero nenguna producción académica abriendo caminos nuevos. El panorama filolóxicu fuera de l'ALLA ye absolutamente decepcionante nesti planu.
    - Tamos viéndolo davezu na RTPA. ¿Fainos bien esa ponte que ye "l'amestáu"? Tengo pa min que ye importante na cai, pa que nun heba un corte radical cola llingua (esa muerte dulce que dices, Antón), pero pémeque ha ser esterráu de los "focos de normalización".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me interesa enormemente este punto de vista. Gracias

    ResponderEliminar