Miraron equí

9 abr. 2012

CATÁLOGU D’HABILIDAES


Aquella xente nunca sabía aú llevaben les carreteres xunta les que vivíen
Héctor Pérez Iglesias
Premiu “Elvira Castañón” 2010
Uviéu, Trabe, 2011

     Depués d’una triloxía espléndida, que situó a Héctor Pérez Iglesias (Arlós, Llanera, 1978) como referencia de la nueva poesía asturiana, l’autor parez tantiguar caminos nuevos con esta entrega de títulu llamativu, Aquella xente nunca sabía aú llevaben les carreteres xunta les que vivíen, dividida en cuatro partes diferenciaes. Los cinco poemes iniciales, que conformen la primera, “Cosmogoníes”, intenten poner orde na incertidume d’un “llinaxe condergáu” que busca tierra nuevo onde asentar y que termina poblando la oriella del mar. Pa esplicánoslo sírvese de versículos llargos pelos que despliega la so rica y feliz imaxinería, anque da la sensación de que la serie termina abruptamente, como si la idea inicial previera un desarrollu más llargu y per dalguna razón se truncara.
     “Nocturnos”, la segunda parte, compónse de siete poemes nos que reconocemos ensiguida al poeta descriptivu y minuciosu d’otros llibros, al que-y gusta’l desbordamientu verbal y sorprender al llector con símbolos poderosos y nuevos: esi calabazón que rueda pela caleya, el llimón qu’arrestalla... Héctor Pérez ye quien a construir una renovada visión de l’aldea, alloñada de tópicos anque utilice elementos tan característicos (y en desusu poéticu) como la pasera, el llavaderu, el carru o les quintanes. Demuestra nesta parte que nun ye’l tema lo que fai actual determinada poética, sinón l’enfoque, la maestría con que s’aborda.
     Dalguna vez tenemos la tentación de dicir que la poesía d’esti escritor ye una sabia condensación de los dos caminos que s’enfrentaron nos ochenta, el que se vien etiquetando como figurativu frente al diferencial. Na tercer parte, la que se titula “Estielles”, Pérez Iglesias rompe esa síntesis decantándose hacia la construcción fragmentada y l’hermetismu, nuna propuesta que resulta la menos interesante del llibru, sobremanera porque poco puen facer les llaparaes de la desconexión imaxinista frente al oru verdaderu de la modulación reflexiva, poderosa y nueva, con qu’esti poeta tresmite lo cotidiano.
     La conmoción existencial, la descripción o l’asociativismu d’eses partes dexen pasu a la introspección na última, “Rumbos”, onde vuelve’l poeta que más apreciamos, el qu’indaga na realidá y nos tresmite los sos llogros formales con esplendor verbal. D’imaxinativu y fértil caracterizamos a Pérez Iglesias en dalguna ocasión, adxetivos a los qu’habría qu’añadir agora, a lo menos, el de plural, atendiendo a les distintes voces que se sienten nesta entrega, menos unitaria que les anteriores, pero con mayor carga simbólica y un tonu épicu novedosu en dalgunos poemes. A diferencia d’esa xente a la que se refier el títulu, l’autor parez saber ónde lleven los distintes caminos poéticos que tantexa equí, pelos que se mueve cola intensidá a la que nos tien avezaos.
(Publicao en «Cultura», La Nueva España, el 7-4-2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario