Miraron equí

20 abr. 2012

JOAQUÍN FERNÁNDEZ, SABIU ASTURIANISTA


A Joaquín Fernández García la muerte llegó-y enantes de tiempu. A los sos sesenta y ocho años, esti home grande en tolos sentíos de la palabra taba llenu d’idees y de ganes de llevales a la práctica. Nes necrolóxiques que nos esplicaben quién yera aquel uvieín que se sentía ayeranu, feches seguramente dende la impresión de la noticia inesperada, eché de menos les referencies a una actividá que lu ocupó munches hores a lo llargo de munchu tiempu: la d’escritor n’asturianu. Foi esa ocupación la que nos punxo en contactu. A finales de 1992, cuando yo daba los primeros pasos con Ediciones Trabe, acercóse Joaquín hasta mio casa p’apurrime l’orixinal (una llibreta d’anielles manuscrita) del so llibru Coses d’osos, que marcaría la pauta de los siguientes, esa manera d’escribir qu’elli llamó recreación etnográfica: narraciones qu’esplicaben con gran detalle distintos aspectos de la vida del Altu Ayer. Curiosamente, nun m’entregaba aquel llibru pa que lu editara, sinón pa que lu lleera y-y contara lo que me parecía.
     Cuando volvimos venos, pocos díes más tarde, yá diba yo revistíu d’editor, dispuestu a convencelu de la necesidá de publicar cuentos tan guapos. Nun foi difícil. Falamos muncho, daquella, del asturianu y les sos variantes. Joaquín yera coleccionista d’ediciones del Quijote, y per bien d’años quixo que yo editara esta obra n’asturianu. La particularidá de la idea de Joaquín yera que cada capítulu se traduciera a un bable distintu, y tenía acutáu pal mio asturianu de Tinéu’l de la dueña Dolorida. De la mesma edá que’l grupu de persones que punxo en marcha Conceyu Bable, Joaquín entendía l’asturianu más como una realidá del pasáu qu’había que dexar por escrito pa que se tresmitiera, que como una proxección hacia’l futuru. El diccionariu de Neira y Piñeiro, editáu pol IDEA, yera la so fonte d’información fiable, anque s’esfotaba sobremanera na so memoria prodixosa y nes palabres que conocía de casa, de cuando pasó temporaes n’Ayer col güelu.

Joaquín Fernández García
(1945-2012)
     Como editor primerizu, pensaba yo qu’aquellos cuentos sobre osos yeran una contribución lliteraria escelente, pero nun tenía claro a quién podía interesar un llibru sobre estos animales escritu na variante del Altu Ayer. ¡Qué sorpresa, ver cómo s’agotaba en pocos meses la primer edición, y cómo se vendía per toa Asturies, y fuera, aquel llibrín ilustráu por Isaac del Rivero padre! Nos años siguientes fui sacando con Trabe nuevos llibros de Joaquín, tolos que me quixo apurrir, los qu’escribía cola so lletra grande y ordenada siempre que tenía un ratín, nos sitios más inesperaos, col so peculiar pulsu narrativu. Quiciabes el más complexu de los que llegamos a editar foi Siete vides, una novela en cinco llibretes manuscrites que s’encargó de trescribir Ana Recio, una aventura total que saca al protagonista ayeranu (un nenu saludaor) a rodar pel mundu, zarrando’l ciclu de la vida otra vuelta nos montes d’Ayer, yá vieyu.
     Cuesta creer que nun vamos volver topanos, alredor de dalguna llibrería d’Uviéu como nos últimos tiempos, con esti sabiu asturianista, de vida tan apasionante como discreta. Actor de teatru na so mocedá, antifranquista activu, médicu del cuerpu y de l’alma, hematólogu, etnógrafu, narrador, biógrafu del so amigu Jaime Salom, impulsor de les donaciones de sangre... Joaquín dexa inédita una gran producción lliteraria, tanto n’asturianu como en castellanu. Per llargues temporaes trabayó nuna novela n’español que pensaba titular Dies iræ, sobre’l mundu de la política y la medicina n’Asturies, anque hai tiempu contóme que la abandonara pa empezar otra serie a la que se refería como los Cuadernos, de la que nun quixo desvelame’l conteníu. Agora, Joaquín camina yá pa contra los Praos del Cielo, depués de la Llaguna de los Muertos, qu’él mesmu imaxinó nel País de los Gorretinos. Ye verdá que colos sos llibros quedamos un poco menos güérfanos, pero fai falta qu’esos inéditos vean la lluz. ¿Iniciará’l RIDEA una colección de lliteratura n’asturianu publicando la obra d’esti distinguíu miembru del Institutu? Taría bien que, dende una institución belixerante pa col tema, se rindiera homenaxe a quien fexo meyor que naide de ponte ente les postures irreconciliables de bablistes y antibablistes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario